lunes, 30 de enero de 2012

Al celebrar con amor al Mensajero de Allah

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo





Como es conocido, el noble Imam Busairi (que Allah esté complacido con él) escribió un hermoso poema hacia el final de su vida [la Qasida Burdah] en honor y abundancia de amor al Mensajero de Allah (sallallahu alaihi wa sallam), mientras estaba paralítico. Y la noche en que terminó de componerlo, vio al Profeta Muhammad, la bendición y la paz de Allah sean sobre él, en un sueño.  

El Mensajero de Allah (saaws) le dijo que recitara el poema que acababa de componer y que había disfrutado mucho. Después, el Mensajero frotó sus manos sobre la parte afectada de su cuerpo, derramó perfume y cubrió al Imam con un manto.  Cuando el Imam se levantó, su parálisis se había ido.  Tuvo el manto, del cual salía una fragancia con el aroma más bello y a su lado estaba la flor más espléndida

Ahora bien, hubo también, en otra de las tierras del Islam, un murid de Shaykh Ahmadu Bamba, que Allah santifique su secreto, de nombre Bouna, que Allah esté complacido con él, que tenía una voz resplandeciente con la cual cantaba los khassaids (poemas) que compuso su Shaykh en honor al Mensajero (saaws).

El noble Shaykh le daba preferencia en la recitación de muchos mawlids, reuniones y ocasiones.  Por decreto de Allah (el Elevado e Inmenso) Bouna falleció siendo joven durante el tiempo en que el Shaykh estaba bajo arresto [domiciliario] en Diourbel (1912-1927) [por órdenes del régimen colonial francés].   Todos estaban entristecidos por la pérdida.  Al saber las noticias de su fallecimiento, el Shaykh dijo que él personalmente llevaría a cabo el janaaza (la oración fúnebre, empezando con el lavado del cuerpo).  Cuando el Shaykh fijó el tiempo para el proceso [de lavado], la gente salió a esperar al frente de su casa a que saliera.

Ocurrió que le tomó un largo tiempo en salir.  Durante ese period de espera, muchos escucharon que el Shaykh conversaba con alguien en árabe en su casa. Una voz que no habían escuchado antes y con la que no estaban familiarizados.  Cuando el Shaykh salió de la habitación, tenía en su mano un bello manto con un aroma que todos en la reunían podían disfrutar.  Tanto el manto como el aroma no se originaban en África Oriental ya que no eran familiars a la multitude.  

El Shaykh les dijo que antes de que saliera, el Profeta Muhammad (la bendición y la paz de Allah sean sobre él) salió a decirle que la gente de Diourbel –que conocía a Bouna- no han incurrido en una pérdida, sino que él (la paz sea con él) es quien ha perdido ha alguien que le ensalzaba bellamente [recitando y cantando las obras en alabna del Profeta –asws- del Shaykh].  Y añadió que quien quiera que leyera o cantara las khassaids (poemas) de Shaykh Ahmadu Bamba, el Mensajero, la paz sea con él, les debería como recompensa un manto con el que serían envueltos en sus tumbas. 

Y el cuerpo del hermano Bouna fue lavado y enterrado cubierto en el bello manto.

Traducido y extraído, con pequeñas ediciones, de: El legado de Shaikh Ahmadu Bamba, su Bibliografía, escrito por Abdul Ahad Thiam.


Shaikh Ahmadou Bamba, qs.  1853-1927





1 comentario: