jueves, 12 de marzo de 2009

Mujeres e Islam




¿Por qué miles de mujeres año a año en diversos países no musulmanes aceptan el Islam? ¿Qué ven en las demás mujeres musulmanas que las atrae al Islam?

Este fenómeno de la conversión de mujeres al Islam tiene ya varios años ocurriendo. Así, por ejemplo, el 9 de noviembre de 1993 un artículo aparecido en The Times expresaba lo siguiente:


Existe un número exorbitante de personas británicas, casi todos ellos mujeres, que se están convirtiendo al Islam en un momento de divisiones profundas dentro de las iglesias anglicanas y católicas. La proporción de conversiones ha incitado las predicciones respecto a que el Islam se volverá la religión más importante rápidamente en este país. “Dentro de los próximos 20 años el número de convertidos británicos igualará, o dará alcance, a la comunidad musulmana inmigrante que trajo la fe aquí”, dice Rose Kendrick, maestra de educación religiosa.

...

En los Estados Unidos, las conversiones de mujeres superan en número a los hombres por cuatro a uno; y en Gran Bretaña, estimamos una suma de 10,000 hombres y 20,000 mujeres convertidas, formando parte de una comunidad musulmana de 1 a 1.5 millones de personas.

De más está decir que ningún maltrato, hostilidad, o crueldad está permitido en el Islam. Ni hacia los seres humanos, ni hacia los animales, ni hacia el medio ambiente.

De más está recordar que los grandes maestros del Islam de esta época son los primeros en señalar que las naciones musulmanas necesitan 'islamizarse' pues sus patrones de conducta, y las formas de gobierno que mantienen, frecuentemente se alejan o están en contradicción directa con el Islam.

No estará de más señalar tampoco que no se puede decir qué es Islam leyendo un par de citas y 'entenderlas' sacándolas de contexto, como ocurre con los críticos con demasiada frecuencia, pues hay varias ciencias islámicas, sí, ciencias en el sentido más augusto, hoy perdido, ulum en árabe, que requieren años de paciente estudio y que son el presupuesto necesario para interpretar correctamente los textos y las fuentes de nuestra tradición.

La misma tradición que señala que el intérprete debe aprender tanto las ciencias formales necesarias para la interpretación como el camino del tasawwuf o sufismo para preparar su criterio más hondo y en definitiva su espíritu para esta noble y difícil tarea.

Y no está de más señalar tampoco, contrariamente a una idea quizá muy extendida en ambientes no musulmanes, que el Islam tradicional, es decir, el Islam del Profeta Muhammad, que la bendición y la paz de Allah sean con él, el Islam que las gentes del conocimiento externo e interno (de la Ley y el Espíritu, Sharia y Tasawwuf) nos transmiten, tiene poca relación con algunos fenómenos que ocurren en este campo en Arabia Saudita o de los que dan cuenta las noticias -muy interesadamente seleccionadas, por lo demás- de lamentables hechos en Medio Oriente con respecto al trato a la mujer.

Continuemos. En su edición del 27 de diciembre de 2005, un informativo cristiano, The Christian Science Monitor, bajo el título de 'Por qué las mujeres europeas se están volviendo al Islam', daba cuenta de los siguientes testimonios y hechos:


De hecho, explica ella, le agradó el modo en que "el Islam exige una cercanía a Dios. Islam es más simple, más riguroso y es más fácil porque es más explícito. Andaba en busca de un marco de acción; el ser humano necesita reglas y un comportamiento que seguir. El cristianismo no me dio esos mismos puntos de referencia".

Esas razones reflejan el pensar de muchas conversas, dicen expertos que han estudiado el fenómeno. "Un montón de mujeres están reaccionando a la carencia de certezas de la sociedad occidental", dice el Dr. Jawad. "Les agrada el sentimiento de pertenencia y cuidado y la actitud de compartir que el Islam ofrece".

Otras son atraídas por "una cierta idea de femineidad y de varonilidad que el Islam ofrece", sugiere Karin van Nieuwkerk, quien ha estudiado a las mujeres holandesas conversas. "Hay más espacio para la familia y la maternidad en el Islam, y las mujeres no son objetos sexuales".

Reflexionemos un poco al respecto. Algunos casos de terrible maltrato a la mujer o casos donde más bien juzgamos las apariencias a partir del etnocentrismo (la tendencia a juzgar todo desde la propia cultura) son la razón de que se genere en este tema, cuando se trata de 'analizar' la situación de la mujer en el Islam, una 'comidilla' favorita de algunas feministas y algunas organizaciones así llamadas de derechos humanos (que a veces lo mismo condenan la forma de vida del Islam como defienden apasionadamente la quimérica 'libertad gay' o la 'libertad de abortar' bajo la bandera falaz de los malcomprendidos derechos humanos) .

Pero como de costumbre, el bien no hace noticia. La paz no hace noticia. La calma, la seguridad, el amor del hogar, la esperanza, no hacen noticia. En este campo, sólo hace noticia lo que escandaliza, lo que reafirma los prejuicios, lo que sirve para trasladar a otros nuestros propios rechazos, o lo que sirve a una agenda que a veces es ideológica (como la exportación de modelos occidentales al resto del mundo 'bárbaro') o a veces, como en el caso de Fox News o tantos medios de prensa influyentes a nivel mundial de propietarios judíos y poco proclives al Islam, es una agenda claramente política.

Pero como señalamos, algo muy sutil, poco 'noticiable', pero intenso, debe haber en lo que el camino del Islam trae a las mujeres que explique el gran número de mujeres que llegan al Islam.

Encontrar a Dios, encontrar un orden de conducta claro, coherente, explítico y racional, encontrar sus identidades femeninas en paz interna, encontrar otros seres humanos moralmente íntegros, confiables, encontrar un enorme cuidado y respeto por la familia, hallar la espiritualidad fascinante del Islam, todo eso debe de estar detrás de la explicación más a fondo del crecimiento del Islam entre las mujeres.

Las alabanzas sean a Allah.

No está de más acercarse con estos nuevos ángulos a este tema a quienes siempre se preguntan acerca de la condición de la mujer en el Islam.

Repetimos: hablamos del Islam, no de algunas prácticas culturales que más bien, cuando no estamos ante un simple caso de percepción etnocentrista, están alejadas o muchas veces en contradicción directa con el Islam.

Hablamos del soplo de vida de la mujer que reconoce la importancia inmensa de Dios, nuestro Señor, y que, siguiendo la forma de vida que estableció el Mensajero Muhammad (BP), misericordia para los mundos, obedece la Voluntad de Dios y recibe de Él, exaltado sea, Su bendición y gracia en esta misma vida.

Los dejamos con unos rostros del Islam:



Y unas fotos favoritas nuestras: Shaykh Abdul Kerim Effendi y su esposa Hajjah Meryem, norteamericana que tomó el Islam, y Mawlana Shaykh Nazim y su esposa, que Dios esté complacido con ella, Hajjah Amina Adil.







3 comentarios:

  1. Este artículo es realmente muy interesante y mas alla de eso explica claramente el xq de la conversion de muchas mujeres al Islam, gracias x compartirlo. Salams

    ResponderEliminar
  2. Salam,
    Buen articulo, resume bien el punto de vista de la mujer en el islam.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante en grado sumo. Esta explicación, didáctica seguro, abre mi mente y me hace empezar a ver con nuevos ojos a "la mujer" en el Islam. Se trata de averiguar, indagar de buenas fuentes, claro está, estos asuntos y no dejarse influenciar así como así. Las imágenes sin duda bellas y enternecedoras. Gracias Nureddin. Verónica.

    ResponderEliminar