miércoles, 18 de marzo de 2009

A los Mártires de la Batalla de Galípoli


En honor a los 253,000 mártires que sacrificaron sus vidas por el Islam.  Fatiha.

* * * * * * *

Fragmento del sohbet dado por Sheykh Abdul Kerim el-Hakkani el-Kibrisi


Sábado 18 de Safar, 1427 / 18 de marzo de 2006. Osmanli Naks-i’bendi Hakkani Dergah, Siddiki Center, Nueva York.


Medet Ya Sayyidi Ya Sultanul Awliya, Medet.

… Cuando miramos a la historia y tratamos de entender cuánto valor tiene esto (ser musulmán) y cómo lo estamos manteniendo, entonces deberemos examinarnos a nosotros mismos una vez más. 91 años atrás en este día, los creyentes, aquellos que fueron sinceros con su fe, con su Señor, probaron y mostraron su fe a Allah (subhana wa ta’ala). Ellos pasaron su prueba y a causa de ellos todavía somos capaces de caminar hoy sobre la faz de la tierra y somos capaces de decir que somos musulmanes. Pero el precio que pagaron es muy alto. Eso ocurrió un paz de veces más en el Islam pero esta vez fue sin embargo distinta a aquellas veces. Cuando las así llamadas Fuerzas Aliadas vinieron en grupo, venían de cada lado del Imperio, tratando de acabar con el Imperio e hicieron sus cálculos y sus planes. Acabar con el Imperio significa acabar con el Islam. Ése era su objetivo. El Khalifah (Califa) y los soldados del Khalifa los sorprendieron muy duramente. Cuando hicieron todos esos planes y llegaron por todo el Yemen, Arabia y Egipto, y de cada lugar de las tierras del Islam con la ayuda de tantos traidores dentro del Islam, su objetivo era la capital del Islam, Estambul. Una vez que hubieran entrado allí declararían el fin y lo acabarían. Ése era su objetivo. Acumularon soldados por todo el camino de Australia a Canadá, desde un límite al otro del mundo. Vinieron y rodearon todo el territorio. Los soldados otomanos estaban luchando en 28 frentes de batalla. El mundo jamás ha visto una cosa así antes. El mundo ha estado en guerra pero jamás ha visto una guerra así donde todas las naciones se juntaron y arrinconaron a una sola nación en la esquina y estaban listos a lanzar el último martillazo y acabar con el Islam.

Vinieron con casi 525,000 soldados tratando de pasar a través de Canakkale, Galípoli. Allí es donde los soldados del Islam los sorprendieron a todos, la última área para la que hicieron todos sus cálculos y dijeron: “Esto se acabó. Es el fin. Pasaremos este lugar y Estambul se habrá acabado”. La gente que creía en Allah y Su Profeta (saaws) y que se sometieron a sí mismos, sus voluntades y sus vidas a Allah y Su Religión se pusieron en pie y todos esos planes se hundieron en esas aguas y esos soldados los ahogaron en su propia sangre, enseñándole una lección al mundo entero desde ese entonces hasta ahora de que jamás piensen que el Islam será derribado tan fácilmente. Es imposible. Pareciera como que está abajo ahora porque hay musulmanes necios alrededor. Pero no es así. Todavía haya otros que se sientan y esperan como esos soldados que sacrificaron sus vidas por Allah y Su Profeta (saaws).


Esto es lo que estos soldados hicieron en Canakkale. Nadie puede decir, o darles el trato o darles el título que se merecen, tal como el poeta dice: “No puedo darles nada ni hacer nada por ustedes, pero el Santo Profeta (saaws) está esperando frente a ustedes. Él ha abierto su manto para cada uno de ustedes”. Cuando nos sentamos, pensamos, nos concentramos y tratamos de entender qué es lo que ocurrió y cómo esa gente dio sus vidas, ni encontramos en nuestros corazones que somos capaces de decir: “Si yo hubiera estado en esa situación, también sacrificaría mi vida”, entonces examina tu fe. Con esa fe no puedes llegar a aningún lugar. Necesitas esa clase de fe para pasar el Sirat, el puente [que se tiende sobre el Fuego hacia el Paraíso], si entiendes qué es sacrificar tu vida por Allah, por Su Profeta (saaws) y por Su Religión. Si no encontramos eso en nuestros corazones entonces debemos examinarnos a nosotros mismos y debemos trabajar en nosotros mismos para ser capaces de comprender qué es el sacrificio por el Islam. Cuando se trata de hablar, es fácil. Debemos pensar y concentrarnos para comprender. Entonces eso hará que nuestra fe crezca.


Un incidente que ocurrió fue que un capitán estaba observando profundamente y pensando “Si ellos pasan de este lugar, ¿qué vamos a hacer?” Todos comprendían que si (los enemigos) pasaban por Galípoli entonces Estambul estaría acabada. El Sultán y la Khilafat (el Califato) estarían prisioneros en las manos del enemigo. Y todos ponían algo de sí en esa guerra, desde los soldados hasta los generales. Un hombre llamado Ali Chawsh apareció detrás del capitán. El capitán lo miró. Ese hombre estaba con un gran dolor y sin embargo estaba sonriendo y confortando al capitán diciendo: “Oh capitán, no se preocupe. Todavía tenemos mucho detrás como para hacer una montaña de hombres para que estos enemigos no pasen”. Y dijo: “Pero tengo un gran dolor”, porque un bala grande le llegó, golpeó su mano, se destruyó toda y solo un pedazo sujetaba la mano al cuerpo. Tomó su cuchillo y dijo: “Por favor, corte esta parte. De ese modo seré capaz de luchar más libremente”. El capitána miró, tomó el cuchillo y cortó su mano. Entonces ese hombre se volvió y corrió al frente (que como digo estaba a solo diez metros de ellos) diciendo: “Debo entregar mi vida. Antes que muera sentado aquí debo morir de esa manera”. Entró en las líneas enemigas y muchas balas le alcanzaron. Estaba tendido en el suelo. En ese momento otros soldados también atacaron y tomaron la línea enemiga. Fueron donde ése y el capitán pidió si alguien tenía un pedazo de pan para este soldado que estuvo listo a dar su vida. Ese batallón no tenía un pedazo de pan que comer desde hace una semana. Un pedazo de pan apareció desde el otro lado y les llegó a sus manos. Ése estaba tendido sonriendo y diciéndole al capitán: “Oh capitán, por favor guarde ese pedazo de pan porque ya estoy contando los minutos para irme de esta vida. Guarde ese pedazo para otro de mis hermanos para que pueda darles energía para luchar”.

Si esto no está moviendo tu corazón entonces estás perdiendo tu fe. Allah (subhana wa ta’ala) nos ha dado de todo. Ellos no tenían nada, ni siquiera un pedazo de pan que comer. Pero se levantaron por su fe, para salvar el Islam y darnos posibilidad de vivir, inshaAllah ar-Rahman. Como dije, si nos sentamos y hablamos sobre ellos hasta el próximo año, no es suficiente. Si los honramos hasta el otro año, no es suficiente. No es uno, son 253,000 soldados que murieron de esa manera. El enemigo vino con 525,000 soldados. Si comparamos lo que el enemigo tenía y lo que estos soldados tenían, si comparamos las tecnologías que tenían, es imposible de comparar. Pero fue imposible que ellos pasaran.


Así que alhamdulillah –las alabanzas a Alllah- 253,000 soldados dieron sus vidas. Aquellos que no lo hicieron, corrieron a escaparse. No se equivoquen. La Nación del Islam dejó sola a la Khilafah. No había más que soldados turcos luchando en esa guerra. Los soldados del Khalifah estaban luchando y todas las demás naciones musulmanas se hicieron atrás. Y en esto nos estamos concentrando para que ustedes entiendan que esos soldados fueron solo de una nación. Y ellos comprendieron y dijeron: “Si nosotros también nos rendimos, entonces todos los musulmanes en este mundo van a estar acabados. No podemos rendirnos”. Así, hoy nos estamos volviendo más Fuertes en cada nación. Esas naciones que atacaron y vinieron a destruir el Islam, ahora sus nietos están aceptando el Islam. Es imposible que triunfen contra eso de ninguna manera. Pero el Shaytan (el demonio) nunca se sienta cómodo y siempre stá corriendo por todos lados tratando de engañar a la gente y traerlos abajo. No debemos rendirnos y debemos aferrarnos firmemente a nuestra fe. Debemos aferrarnos firmemente a lo que el Santo Profeta (alayhi salatu wa sallam) nos trajo. Es la única cosa que tenemos.

Ir a la versión original completa en inglés


* * * * * * *


Del folleto titulado "Crónica de la Guerra, mes de Octubre de 1915"

"La ya respetable lista de los casos de grave violación del derecho de gentes, en la cual nuestros enemigos han incurrido para con Turquía, recibe un constante aumento por la siguiente serie de nuevos casos:
1º El 21 de abril del año actual, ha sido bombardeada la ciudad de Galipoli, que carece de todo tipo de defensas y no sirve a fines militares de ninguna clase: numerosas mujeres y niños han sido víctimas del bombardeo.
2º El hospital que se halla fuera de la zona militar de Naidos, ha sido bombardeado por aviones militares. Diez heridos han sido quemados. Los aeroplanos han echado en esta ocasión publicaciones, según las cuales, otras poblaciones situadas dentro de la zona de los Dardanelos serán incendiadas de igual forma.
3º El 28 de abril del año corriente, fue torpedeado sin previo aviso el Ittihad, un barco completamente indefenso que tomaba mercancías para Bandîrma.
4º El buque mercante no armado Toughan, que se hallaba en el camino de Bandîrma a Constantinopla con más de 700 pasajeros, gran parte de ellos mujeres y niños ha sido atacado en iguales condiciones el 5 de mayo por un submarino inglés.
...
8º El vapor Willi Rickmers cargado con varios centenares de heridos, ha sido atacado el 19 de mayo, cerca de San Estéfano, sin previo aviso, por un submarino inglés. El vapor no estaba armado y llevaba izada la bandera de la Cruz Roja.
...
En su nota de protesta añade el gobierno turco a estos detalles lo siguiente:
"Las autoridades militares turcas hasta ahora no han contestado con represalias a estos numerosos actos de violación de las leyes más elementales de la humanidad y del derecho de gente. Sin embargo, en caso de no cesar estos excesos, las autoridades imperiales otomanas se verán obligadas a tomar represalias".

Norddeutsche Allgemeine Zeitung del 26 octubre de 1915.


*  *  *  *  *  *  *

A la memoria de nuestros héroes, los shuhada de Canakkale:


Haciendo salat (la oración de los musulmanes)


El Califa Sultan Reshad (el segundo de izq. a der.), con el Kaiser


Salat del 'Id en Canakkale


No hay comentarios.:

Publicar un comentario