jueves, 26 de marzo de 2009

Ascenso a las Luces


Del Hikam o Libro de la Sabiduría, del maestro sufi Ahmad Ibn Ata'illah (Egipto, mediados del siglo XIII).

* * *

Envuélvete en una vida oscura: el grano que germina
antes de sembrarlo no llega a madurar.
Nada mejor para el corazón que una soledad que le dé
paso al reino de la meditación.

¿Cómo recibe iluminación el corazón
en cuyo espejo se refleja la imagen de las criaturas?
¿O cómo vuela hacia Allah encadenado a las pasiones?
¿Puede acaso querer entrar en presencia de Allah
quien primero no se ha purificado de sus vicios?
¿O anhelar la íntima comprensión de los misterios
quien no se ha arrepentido de sus menores caídas?

Tiniebla es el mundo entero, que sólo lo ilumina
la manifestación de Allah.
Quien, al contemplar el mundo, no vea a Allah en él
o cerca de él o antes o después de él, aún carece de luz.
Para él los astros del conocimiento están cubiertos
por las nubes de lo creado.
 
* * *
 
El rayo de tu mirada interior
te permite ver Su cercanía;
la realidad de tu mirada interior
te hace ver que no eres nada ante Su ser;
la verdad de tu mirada interior
te permite ver Su ser
sin tu nada y sin tu ser.
Allah era, y nada era con El:
¡Y ahora es como era entonces!
 
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario