miércoles, 24 de agosto de 2011

Laylatul Qadr




LAILATUL QADR
(La Noche del Decreto) 


Entre las noches de Ramadán se encuentra una llamada "Lailatul Qadr", la cual es destacada por sus grandes bendiciones. El Corán Al Karim la describe como una noche que posee más bendiciones y virtudes espirituales que mil meses.

Afortunados son aquellos que obtienen la bendición completa de esta noche gastándola en adorar a Alláh Ta'álá, pues habrán obtenido la recompensa de ochenta y tres años y cuatro meses de adoración. Y aún más, significa que su virtud es mayor que mil meses. Realmente, es un gran favor de Alláh que no tiene límites para aquellos que saben apreciarlo.

El origen 
Acerca de esta noche, en un hadith narrado por unas (radialláhu 'anhu) en Ad-Durrul Manthúr, Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "Lailatul Qadr fue concedida a mi Ummah y a ninguna otra Ummah anterior". Respecto a las razones para haber recibido el regalo de Lailatul Qadr, se mencionan varias, una de ellas es que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) solía mirar la gran longevidad de hombres en la antigüedad, y se afligía al pensar en la corta vida de los miembros de su Ummah, ya que debido a esto sería imposible competir con los primeros en la cantidad de buenas obras. Para compensarlos por la duración menor de sus vidas, Alláh Ta'álá por Su Infinita Misericordia les concedió esta noche de tantas bendiciones. Esto quiere decir que si algún afortunado de entre los miembros de la Ummah de Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) se encuentra con esta noche, adorando a su Creador, en diez oportunidades de su vida, será su recompensa equivalente a ochocientos treinta años y más de 'ibádah. También se ha reportado que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) en cierta ocasión narró a sus sahábah acerca de un hombre de Bani Isráil que estuvo en el yihád durante mil meses. Al oír esto, los sahábah sintieron envidia de este hombre ya que nunca podrían obtener un recompensa como la de él, por ello Alláh Ta'álá les regaló Lailatul Qadr como recompensa.

Otra narración dice que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) mencionó en cierta oportunidad los nombres de cuatro personas de Bani Isráil quienes dedicaron ochenta años de su vida a servir a Alláh Ta'álá sinceramente, adorándolo, y no pecando en lo más mínimo, ellos fueron el Profeta Aiyúb ('aleihis salám), Zakariyyá ('aleihis salám), Hizqil ('aleihis salám) y Yúsha' ('aleihis salám). Los sahábah (radialláhu 'anhum) escucharon esto con asombro, entonces Yibril ('aleihis salám) apareció y trajo la surah donde se mencionan las bendiciones de esta noche.

Además de estas narraciones, hay otras que explican el origen de la Noche del Decreto. La razones de estas diferencias, es que cuando un versículo es revelado, después de un período en que ocurren distintos incidentes, éste puede ser relacionado a cada uno de ellos. No obstante, realmente el hecho más importante es que Alláh Ta'álá nos ha concedido esta noche como un gran favor y nosotros sólo podemos cumplir con nuestros 'amál gracias al taufiq de Alláh
  
“Aquella gente cuyo destino está vacío y mal,
qué puede obtener de un guía experto,
pues un guía experto como Khidr
trajo a Alejandro de regreso
desde la fuente de la vida
con las manos vacías” (1)
  
¡Qué afortunados son aquellos que nunca han perdido una de estas noches en adorarlo! ¡Cuán dignos de sana envidia son aquellos masháij que no han perdido la 'ibádah de ninguna Lailatul Qadr desde que ellos tuvieron edad!.

Ahora, acerca de ¿Cuál sería esta noche? existen más de cincuenta opiniones que han sido mencionadas, y no podremos enumerarlas todas, así que veremos las más aceptadas en las páginas siguientes.

Diferentes virtudes y muchas narraciones se mencionan en los libros de hadith respecto de esta noche. Algunos de los cuales serán mencionados más adelante. Pero, debido a que las virtudes de esta noche han sido mencionadas en el Corán, es importante que se escriba un breve comentario acerca de la surah de Lailatul Qadr:
  
"En el Nombre de Álláh, el Clemente, el Misericordioso.Es cierto que lo hicimos descender en la noche del Qadr"
(Surah Al Qadr [97], áyah 1)

Aquí se hace referencia al hecho de que durante esta noche tan especial, el Corán fue hecho descender desde "Al Lauhul Mahfúdh" (la Tabla Protegida) hacia el cielo (que esta sobre la tierra). Por el sólo hecho de que el Corán haya descendido en esta noche, es razón suficiente que explica su excelencia, sin necesidad de mencionar otras bendiciones y virtudes que trae consigo. En el versículo siguiente, para dirigir y elevar nuestro interés acerca del tema se pregunta:
   
¿Y cómo hacerte saber qué es la noche del Decreto?
(Surah Al Qadr [97], áyah 2)

En otras palabras, el asunto acerca del cual se plantea la pregunta aquí es: ¿Sabes acaso algo acerca de la gran importancia de esta noche? ¿Sabes algo acerca de los grandes favores y bendiciones que se encuentran en ella? Luego, el versículo siguiente procede a enumerar algunas de sus grandes virtudes:

“La noche del Decreto es mejor que mil meses”
(Surah Al Qadr [97], áyah 3)
  
El verdadero significado aquí, es que la recompensa por dedicar esta noche a las 'ibádát es más y mejor que haber cumplido con mil meses de ‘ibádah, es de hecho mucho más pero, cuánta mas recompensa hay, eso es algo que no se nos ha dicho aquí.
  
“En ella descienden los ángeles y el espíritu...”
(Surah Al Qadr [97], áyah 4)

Una explicación de este versículo ha sido entregada por el Imám Rázi (rahmatulláhi 'aleihi) diciendo que cuando el hombre apareció por primera vez sobre la tierra, Alláh Ta'álá lo creó como su Jalifah (representante) en ella, los maláikah le miraron con cierto desprecio. Cuando Alláh Ta'álá les informó acerca de Su intención de poner al hombre en la tierra, ellos le preguntaron ¿Acaso vas a poner en ella a quien sembrará el mal y derramará la sangre?

Del mismo modo, cuando sus padres notaron su forma original como una simple gota de esperma, lo vieron como algo despreciable, tanto que le consideraron como algo que ensucia la ropa y debiera de ser lavado. Pero cuando Alláh Ta'álá hizo de esa misma gota despreciable de esperma una hermosa forma humana, empezaron a amarle y cuidarle. Ahora vemos como han avanzado las cosas hasta que en esta noche del Qadr, vemos a este mismo hombre adorando a Alláh Ta'álá y a los mismos ángeles que antes le veían con desprecio, descendiendo hasta él, obviamente arrepentidos de haber pensado mal de él.

En este versículo se menciona al espíritu, quien es claramente Yibril ('aleihis sallam). Los comentaristas del Corán han dado varias explicaciones para esta palabra. Veamos algunas de ellas:

a. La mayoría de los comentaristas están de acuerdo en que se trata de Yibril ('aleihis salám) y, de acuerdo con Imám Rázi (rahmatulláhi `aleihi) esta es la explicación más correcta. Alláh Tá álá primero nombra a los ángeles (maláikah) y debido al estatus que Yibril ('aleihis salám) posee entre ellos, se le menciona especialmente.

b. Algunos comentaristas sostienen la opinión de que "Espíritu" significa aquí un ángel de tamaño tan extraordinario que frente a él, los cielos y la tierra aparecen como casi nada.

c. Otro grupo de comentaristas opina que "Espíritu" se refiere aquí a un grupo de maláikah que sólo aparecen durante esta noche y sólo pueden ser vistos por otros maláikah.

d. Algunos comentaristas creen también que "Espíritu" se refiere aquí a una criatura especial de Alláh Ta'álá, que aunque comparte la comida y la bebida, no es ni hombre ni ángel.

e. También algunos opinan que "Espíritu" se refiere aquí a 'Isá ('aleihis sallam) quien durante esta noche desciende junto con los ángeles para observar las buenas obras de esta Ummah.

f. La última opinión que quisiéramos mencionar aquí, es que "Espíritu" se refiere aquí a una Misericordia especial de Alláh Ta'álá que viene siguiendo a los ángeles que descienden.

Además de estas, hay otras opiniones más, pero volvemos a repetir que la primera opinión es la más aceptada.

Respecto a esto, el Imám Baihaqi (rahmatulláhi 'aleihi) narra un hadith de .finas (radialláhu 'anhu) donde Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) ha dicho: "En Lailatul Qadr, Yibril ('aleihis salám) desciende con un grupo de ángeles y hace du’á implorando misericordia por todos aquellos que se encuentren ocupados en ‘ibádah".

El mismo versículo dice después:
  
"...con las órdenes de tu Señor para cada asunto"
(Surah Al Qadr [97], áyah 4)

El autor de "Madháhire Haq" escribe que en esta noche fueron creados los maláikah; también en esta noche comenzó la creación de Ádam ('aleihis salám) pues se había reunido la materia con la cual fue creado; durante esta noche fueron plantados los árboles en el Yannah y un gran número de ahádith afirman que los du'á son aceptados. También leemos en el libro Ad-Durrul Manthúr, que de acuerdo con lo que se ha relatado en un hadith, fue en esta noche que 'isá ('aleihis salám) fue elevado corporalmente hacia los cielos y fue también cuando el arrepentimiento de Bani Isráil fue aceptado.

“Paz”
(Surah Al Qadr [97], áyah 5)

Esta es la encarnación de la paz. A lo largo de las horas, los maláikah recitan "salám" sobre aquellos siervos piadosos que adoran a su Señor. Un grupo desciende mientras otro asciende como ha sido explicado en los ahádith. Otra interpretación es que esta es una noche completamente segura del mal.
  
"Ella dura hasta el despuntar del alba"
(Surah Al Qadr [97], áyah 5)

Estas bendiciones permanecen durante toda la noche hasta el amanecer sin que se encuentren limitadas a alguna hora específica. Habiendo notado algunas de las virtudes de esta noche en la explicación de las palabras de Alláh Ta’álá, no hay necesidad de citar ningún hadith. Sin embargo, dado que numerosas virtudes han sido relatadas en los ahádith, mencionaremos algunos a continuación.


(...)


CARACTERÍSTICAS DE LAYLATUL QADR


Hadith Número Seis 

'Ubádah Ibn Sámit (radialláhu 'anhu) narra que le preguntó a Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) acerca de Lailatul Qadr, él (sallalláhu 'aleihi wa sallam) respondió: "Es en Ramadán durante los diez últimos días, en las noches impares, puede ser la del veintiuno, veintitrés, veinticinco, veintisiete y el veintinueve, o la última noche de Ramadán. Cualquiera que este levantado en 'ibádah durante esta noche, con una fe sincera y con la genuina esperanza de obtener su recompensa, todos sus pecados anteriores le serán perdonados. Entre los signos de esta noche encontramos, que se trata de una noche serena, quieta, luminosa, ni calurosa ni fría; la luna es clara sin emitir rayos; las estrellas no son arrojadas (para golpear a los shayátin) hasta el amanecer. Otros signos son que el sol aparece sin emitir rayos resplandecientes, parecido a la luna llena. En aquel día Alláh Ta'álá prohibe a los shayátin que se levanten junto con el sol". (No como otros días en que shaitán aparece al salir los rayos del sol).
  
Comentario 
Parte de lo que ha sido mencionado en este hadith ya ha sido tratado. Los signos son claros y no necesitan más explicaciones. Sin embargo, hay otros signos además de los que ya se han enumerado y que están en los ahádith y en las experiencias de los que han tenido la bendición de encontrarla. El signo que más comúnmente se menciona es el de la salida del sol "sin rayos resplandecientes", los otros signos no necesariamente se ven siempre. Un sahábi llamado 'Abdah Bin Ab! Lubábah (radialláhu 'anhu) dijo: "En la tarde del veintisiete yo probé el agua del mar y estaba dulce" Aiyúb Bin Jálid (rahmatulláhi 'aleihi) dijo: "Una vez hice gusl con agua del mar y estaba dulce. Esto ocurrió en la noche del veintitrés". Algunos masháij han escrito que en la tarde de Lailatul Qadr todas las cosas se prosternan y vuelven a su posición. Estas son cosas que sólo pueden ver a quiénes Alláh Ta'álá, con Su generosidad les permite esta posibilidad, y no la gente común.





Libro: Virtudes de Ramadán
Sheij Muhammad Zakariyya Khandhalwi
Traductor: Suleman Yusef Jada
Sanitiago, Chile
Yumadal Ujra 1428- Julio 2007
Publicación: Nurelislam



-------------

NOTAS

(1) Éstas son líneas de poesía, no una fuente de conocimiento en relación a los asuntos que se mencionan.  El poeta parece que parte de asumir, como parte de los comentadores, que Alejandro Magno fue Dhul Qarnain.  No obstante, Alejandro no fue Dhul Qarnain.  Otros comentadores identifican a esta figura coránica con Darío o con Ciro el Persa, por su apoyo a los Banu Israel.  Sin embargo, hablando de modo autoritativo en virtud al conocimiento de nivel de certeza que tienen los awliya, Sheykh Abdul Kerim Effendi mencionó hace poco que Dhul Qarnayn es Oghuz Han (ra), figura majestuosa de la antigüedad en Asia Central, de quien descienden varias tribus turcomanas incluso previas a la de la Casa de Osmán. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario