lunes, 30 de julio de 2012

La Necesidad de un Guía

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



LA NECESIDAD DE TENER UN GUÍA

Sohbet de Maulana Shaykh Nazim al Haqqani (qs)

En el Nombre de Allah, el Más Misericordioso, el Más Compasivo

Perdón, oh Señor nuestro, pedimos, perdón … necesitamos perdón.  Tawbah, ya Rabbi, tawbah astaghfirullah. Pedimos perdón de Allah el Todopoderoso. 

Meded ya Sultan ul Awliya.

Pedimos perdón por cada paso erróneo.  Pasos erróneos ... quien ha perdido la guía, quien ha perdido a su guía, se vuelve como una persona que está en el desierto, que ha perdido todo y nunca sabe en qué dirección ir y da pasos erróneos, intentando aquí y allá.  El hombre, todos los hombres, que no tienen un guía de parte de Allah el Todopoderoso, son personas así, que han perdido sus caminos en el desierto.  Cientos de personas, miles de personas, millones de personas, miles de millones de personas ... los desiertos son tan grandes y ellos están en necesidad de un guía.

Allah el Todopoderoso, cuando concedió Su perdón a Adán y Eva, les dijo: Los estoy enviando a la tierra, y también les estoy enviando [a vuestras generaciones] guías de Mi parte.  Si no enviara mi orientación y guía a través de esos guías, ustedes jamás van a encontrar su camino.  Allah el Todopoderoso se enojó con satanás porque este último jamás pidió perdón, nunca dijo: Oh mi Señor, lamento lo que he hecho.  Más bien dijo: Yo estoy en lo correcto y tú no.  Por tanto, Allah lo abandonó pues en ese primer momento [satanás] destruyó todo entre Allah el Todopoderoso y él mismo.  Puso TNT bajo el puente que va del siervo hacia su Señor.  Y explotó.  Después Allah les envió a los hombres un guía y desde el principio han estado rechazando y luchando contra su Señor.

Pero Adán y Eva, que Allah los bendiga, dijeron:

'Oh Señor nuestro, no era correcto que un siervo rompiera la orden de su Sultán.  Nosotros lo hicimos, pero nos hemos arrepentido y decimos: Perdón, oh Señor nuestro, lo lamentamos tanto.  Todo castigo que nos puedas enviar, Te corresponde hacerlo, porque cometimos un error.  No hicimos bien.  Hicimos algo erróneo y eso erróneo que fue contra Ti no es nada simple, oh Señor nuestro, pero ahora nos damos cuenta de ello.  En ese momento estábamos ciegos pero ahora lo vemos.  Por favor, perdónanos'.

Adán lloró.  Lloró.  Descendieron tan bajo a la tierra desde el Paraíso del Edén.  No habían estado en la tierra, sino en los cielos.  Adán descendió a la Montaña de Adán en Sri Lanka, como le dicen, cuyo nombre antiguo es Serendip.  Está escrito en los libros sagrados que Adán descendió y se posó en Serendip.  Y estuvo en esa montaña, llorando y pidiendo perdón. Esperando ser perdonado, pidiendo el perdón de Allah el Todopoderoso.  Y por trescientos años estuvo parado sobre un solo pie y la gente de hoy se sorprende cuando miran que no hay allí dos huellas de pies, sino una sola.  Sí, una sola, porque no se paró sobre sus dos pies sino que se estuvo castigando a sí mismo y estaba sobre un solo pie.  Por tanto, pueden ver allí la huella de un pie.  Él sabe.  Trescientos años estuvo Adán llorando y pidiendo perdón.

No es nada simple para un siervo hacer enojar al Sultán en contra suya.  Es algo bastante serio hacer que su Señor esté enojado con él.  Puede matarlo, puede destruirlo, puede borrarlo de la existencia, sin que exista nunca de nuevo.  Eso está en el poder del Sultán.  Cuando está encolerizado con su siervo, puede hacer eso.  Por tanto, Adán, aleyhi salaam, estaba temblando y pidiendo perdón.   ‘¡Perdón, Oh mi Señor!  ¡Lo lamento tanto!’  Trescientos años estuvo llorando y pidiendo perdón.  Y entonces Allah el Todopoderoso le dijo:

'Oh Adán, te concedo mis bendiciones.  Te perdono.  Por el honor de aquél por cuya honra he creado toda la creación, el Sello de los Profetas, Sayyidina Muhammad (sallAllahu aleyhi wa sallam).  Si no Me lo pidieras por su honor, no te perdonaría.  Pero me lo estás pidiendo por el honor de alguien que no puedo rechazar.  Acepto, pues él tiene un valor tan sin límites en Mi Divina Presencia; por tanto, te perdono.  Oh Adán, tú y tus hijos estarán sobre la tierra hasta el momento que he decidido como límite para tus descendientes.  A toda tu descendencia, le pongo un límite a sus vidas sobre la tierra.  Y hasta ese tiempo, le envío a tu generación, a tus descendientes, a tus hijos, hasta el último día, les envío un guía de mi parte.  Envío mi guía y orientación por medio de un guía'.

Porque [Mawlana señala un vaso]: esta agua, ¿estaría aquí sin este vaso?  No puede haber guía sin un guía; no podría alcanzar a los siervos.  Por tanto, Allah el Todopoderoso prometió enviar su guía y debe ser con personas selectas, escogidas, con elegidos.  Se parecen a ti, pero en su estructura interior son diferentes.  Un profeta es un hombre.  No puede ser una mujer.  Hombre.  Parecido a como eres.  Físicamente son como tú, pero espiritualmente son diferentes.  Porque ellos son elegidos y tienen una conexión con los Cielos que hace la diferencia entre la gente ordinaria y los profetas.

Pero hoy en día hay tanta gente tonta, gente necia, gente-mangosta, que anda diciendo que lo sabe todo pero son gente de mente cuadriculada, incapaces de salir de los límites de sus casillas; creen que todo debe cuadrar en los límites de sus casillas y nada más, diciendo que más allá de sus cabezas necias no hay nada.  Ellos están diciendo que entre los siervos y su Señor no puede haber ningún wasit, ningún mediador.  Son, como Allah el Todopoderoso dice, som yinnes, de la descendencia del shaytan, pero aparecen como hombres.  Esa gente que dice: no hay mediador entre el siervo y su Señor.  Pero sólo están haciendo esto para traer abajo la condición de los Mensajeros.

Y con esa idea el shaytan está ahora entre toda la gente.  Dicen que no hay mediador entre el hombre y su Creador; haciendo que la gente niegue el mensajero entre el hombre y su Señor.

Sin Profetas, nadie llega a Allah.  Ellos te deben llevar a la Divina Presencia.  Han recibido Mensajes, mensajes del Cielo que se les da para dárselos a la gente común.  Pero su creación es extraordinaria.  Si fueran como tú o como yo, entonces nosotros también podríamos tomar un Libro Sagrado de los Cielos.  Si no hubiera diferencia entre nosotros y los Profetas, eso significa que podemos llegar a Allah por nosotros mismos y podemos transmitir órdenes de nuestro Señor por nosotros mismos.  Ésa es una nueva corrupción que ha aparecido para quitar la fe de los corazones.

Porque todos, cristianos, judíos y musulmanes, tienen fe en sus corazones que sus profetas traen mensajes celestiales desde la Divina Presencia para ellos.  Todos los creyentes creen que sus profetas son mediadores, eso significa que toman la guía desde la Divina Presencia y la llevan a la gente para mostrarles o enseñarles cómo deben regresar de nuevo a la Divina Presencia.  Todos los libros sagrados tratan de mostrar el camino para la humanidad que se ha perdido en un inmenso desierto, y los mensajeros del Cielo vienen a ellos diciendo: ‘¡sígannos!’  Incluso en mucho aeropuertos he visto un pequeño vehículo que decía: ‘Sígueme’ y un Boeing inmenso seguirle.  En un lugar tan pequeño, un aeropuerto, ubicado al lado del gran mundo, y ese capitán está en necesidad de seguir a ese vehículo que tiene escrito ‘sígueme’ para poder llegar a su última estación.

¿Y qué hay de la humanidad?  Dicen: no necesitamos seguir a nadie.  Ningún mediador.  Ésa es una corrupción demoniaca que se ha extendido recientemente por Oriente y Occidente en el siglo 20 y llega al siglo 21.  Pero la gente se está empezando a dar cuenta de que esas personas son los agentes del shaytan, que producen esa corrupción para hacer que se pierda la fe de la gente y que se pierdan los caminos al Paraíso.  Por tanto, tengan cuidado, oh gente, no permanezcan sin un guía, porque no conocen sus caminos hacia los Cielos.  El capitán de un inmenso avión Boeing debe preguntarle a un guía para saber a qué puerta de embarque debe dirigirse.  Y ustedes deben tratar de conocer con qué llave van a ir ustedes al Cielo.  Sólo pueden saberlo a través de Mensajeros celestiales.  Traten de mantener vuestra fe y de escapar de esa gente shaytanica que son los representantes del gran shaytan y sus seguidores, para salvarse a ustedes mismos aquí y en la Otra vida.  ¡Que Allah nos perdone!

[Mawlana entonces hace el siguiente dhikr]

Allah Allah Allah Allah Allah Allah Aziz Allah
Allah Allah Allah Allah Allah Allah Karim
Allah Allah Allah Allah Allah Allah Allah Subhan
Allah Allah Allah Allah Allah Allah Allah Sultan Allah

¡Allah el Sultán Sin Límite alguno!  ¡Allah el Eterno Sultán!  Desde antes de la eternidad y por toda la eternidad.  Su Sultanato es eterno.  Que Allah el Todopoderoso acepte nuestra fe que sea sólo para Su Eterna Soberanía sin límite.  Y den mucho más honra y loa a Su más amado siervo Sayyidina Muhammad, la paz sea con él.  Bi Hurmatil Fatiha.

………………………………………..

[Después de un tiempo de silencio, Mawlana comenta]

Esto es algo ... algo que viene desde nuestro centro de comando espiritual; no es un discurso preparado, sino que es nuevo conocimiento que viene ahora mismo para ustedes, que vienen desde Italia, para abrir sus oídos, no éstos [Mawlana señala su oído] sino los oídos del corazón, para escuchar algo que es una base para toda fe.  Ninguna religión ni ninguna persona religiosa puede rechazar lo que les hemos dicho.  Así como una pieza de oro no es rechazada ni en la joyería turca, la joyería italiana, la joyería inglesa, la joyería árabe o la griega, no la van a rechazar ni van a decir que es estaño.  Lo que ahora se nos ha concedido decirles a ustedes tiene ese valor.  Nadie puede objetarlo; es nuevo y fresco y poderoso.  Para que la fe se adentre en sus corazones.  Al-Fatiha.

Y en todo Oriente y Occidente nadie ha sido autorizado para hablar al respecto porque éste no es un tiempo en el que los santos de Allah el Todopoderoso, sus amigos, se aparezcan a la gente.  Pero sólo uno, una fuente siempre va a estar corriendo, para que todo el que pida algo de la Realidad llegue allí y beba.  Por tanto, ustedes no pueden encontrar en Italia, o en Turquía, en Arabia, en Pakistán, en el Turquestán, en América, Inglaterra, España o en África, a nadie que hable al respecto.  Es algo sellado, o como un cierre.  Hay un nudo.  Ellos saben, pero no tienen permiso de hablar.

Pero nuestro Gran Shaykh [Abdullah ad-Daghestani], a él se le permitió hablar acerca de tan profundas realidades para dar una apertura, para que cuando venga el Mahdi (aleyhi salaam) entonces podamos entender algo.  Cuando vengan el Mahdi y Jesucristo (a.s.) habrá mucho más apertura para ustedes, para entender lo que Jesucristo trae y lo que le dice a la gente.  Y él hablará a partir de los secretos del Sagrado Qur’an.

Bien, Selam aleykum.

Insha Allah ustedes llegarán a ese momento.  Al-Fatihah 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario