martes, 3 de julio de 2012

Laylatul Baraah

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo

ENSEÑANZAS SOBRE LAYLATUL BARAH





Entramos a otra de las noches sagradas del año, la noche 15 del mes de Sha'ban o Laylatul Bara'ah (la Noche de la Absolución). Es asimismo la noche de la rendición de cuentas y de la fijación de Decreto Divino para nuestras vidas para el año próximo.

En esta oportunidad, insha'Allah estaremos preparándonos para esta Noche Sagrada desde la noche del 3 julio y, de modo especial y con un dhikr en yamah, mantendremos la observancia de esta noche el 4 de julio.

Esta particular noche de Bara’ah estará marcada en nuestros corazones con el paso a la otra vida de nuestro amado Shaykh, y su énfasis en esta importantísima noche.

Cada noche 15 de Sha'ban, se elevan a la Presencia de Allah el registro de todas nuestras acciones y, según cuál hayan sido las mismas, Allah, subhana wa ta'ala, ordena los Decretos para nuestro siguiente año.

Shaykh Abdul Kerim Effendi explicaba esto de la siguiente manera:

En el caso de los estudios, hay una evaluación anual para la que uno se prepara de antemano. No importa si durante el año hayas dicho que eres buen alumno, un genio o lo que sea. El examen te espera. Allí se verá quien aprendió y quién no. El 15 de Sha'ban, si el examen de tus acciones desde el 15 de Shaban previo hasta entonces no resulta favorable, el próximo año te será fijado con mayores dificultades y problemas.

Allah le preguntará a sus ángeles: ¿qué hizo mi siervo en este período de tiempo?

Y ellos pueden decir: Ya Rabbi, Oh Señor, él intentó sinceramente acercarse a Ti, pero hubo obstáculos y cosas que han complicado su avance, pero realmente lo ha intentado. Allah dirá: ábranle entonces para este año una vía más fácil hacia Mi.

O podrán decir: Ya Rabbi, él se ha dejado llevar por el amor al mundo, ha puesto prioridades antes que Tú y no ha despertado ni un poco de su olvido, ocupándose de problema en problema sin sentir la necesidad real de acercarse a Ti ni hacer el esfuerzo correspondiente. Entonces Allah dirá: a ése, dénle un año en el que esté más atado aún a este mundo, más atado aún a los problemas y engaños de este mundo.

Shaykh Effendi nos puso una vez, al respecto, al ejemplo del mal estudiante y su profesor. Puedes tener a un alumno perezoso, que no estudia, que no se interesa, decía, pero ese alumno sabe que no va a pasar la prueba anual que se le viene, y hacia el final, se apresura en estudiar y se esfuerza en recuperar su tiempo perdido. Aunque él no te agrade, si se ha esforzado, pasará el examen. Pero puede haber alguien que tenía todas las condiciones favorables para aprender, rodeado de buenos alumnos, sin embargo se dejó llevar por los placeres de su ego y desatendió lo que debía atender. Ése no va a pasar el examen.

Nuestro shaykh, por tanto, nos recomienda poner ante nosotros mismos en este mes, día y noche antes de que llegue esa noche, nuestra propia rendición de cuentas. Quizá hayamos pensado, engañándonos, que hacíamos algo por Él, pero en el fondo nuestras motivaciones eran otras. O que no podíamos hacer algo por Él cuando sí podíamos haberlo hecho.

Nos dice: siéntate en las noches y haz el recuento de tus acciones. Mira con sinceridad. Podrás engañar a algunos en este mundo, pero no te engañes a ti mismo. Definitivamente no podrás engañar a Allah cuando llegue esa noche. Así que mejor sé tú tu juez, advierte aquello por lo que debes pedir perdón a tu Señor, reconoce tus deficiencias y tus faltas, y despiértate de tu situación.

La gente hoy en día, proseguía, llora de muchos problemas. Nada es en verdad un problema como para que loren. Pero hay algo por lo que nadie está llorando: por sus faltas ante su Señor.

Llora esa noche, abre tus manos en súplica hacia Allah y pide Su Misericordia y Su Auxilio.

Ésa es la noche de la absolución, y de la fijación de tu destino del próximo año.

La gente dice (respecto al Islam): todo está decretado de antemano, no se puede hacer nada al respecto. No es así. Los ángeles han estado escribiendo todos los días de año tus acciones, tu conducta, tu sinceridad o tu falta de sinceridad. Esa noche todo eso será examinado y en función de lo que se encuentre se programará el destino de tu próximo año. Puedes cambiar tu destino, claro que sí. Según lo que vayas haciendo. Pero cuando llegue esa noche, esos decretos no podrán ser cambiados.

Así que ten mucho cuidado. Después podrás llorar, pero si no te has despertado a ti mismo a tiempo, tendrás que llevar contigo el decreto que te ganaste para todo el siguiente año.

Por tanto, despiértate, obsérvate, mueve tu corazón, dirígete hacia tu Señor. La noche sagrada se acerca, y Él está dispuesto a derramar su Misericordia sobre aquel que se lo pida. No dejes pasar esa ocasión, pues sufrirás la consecuencia de tu olvido por todo el próximo año.

Nosotros nos reuniremos por esta Noche Sagrada, insha'Allah, para tener un zikr y realizar oraciones en conjunto, entre ellas, la práctica de los 1,000 ikhlas repartidos en salats voluntarios (por ejemplo, 100 rakats en total), práctica denominada Salat ul Khair, del cual ofrecemos en los textos a continuación un hadiz en relación a su importancia, aceptado por los awliya.










-------------------------


LA NOCHE SAGRADA EN LOS HADICES

Sayyidah Aishah Siddiqah (que Allah esté complacido con ella) transmitió que el Profeta Muhammad, la bendición y la paz de Allah sean sobre él, dijo:

`Allah el Supremo desciende al Cielo más próximo en la noche de la mitad de Sha’baan y perdona a más gente que el número de cabellos en la piel de todos los corderos de las tribus de Kalb'” (Narrado por las colecciones de hadices sunnis del Imam Ahmad, Ibn Mājah y Tirmidhi) [La tribu de Kalb era la que poseía más corderos].

Asimismo, nuestra madre Aisha Hz. narra que el Profeta (sallallahu 'alayhi wa sallam) dijo:

“Cuando llega la noche de la mitad de Sha’baan, Allah mira a sus siervos, y entonces perdona a los que buscan perdón y envía su misericordia a los que la imploran, y deja al resentido abandonado a su resentimiento mientras permanezca en dicha posición" (Narrado por Tabarani y Bayhaqi)

Se narra asimismo que Sayyiduna Ali, el Shah e Mardan, narró que el Santo Profeta (sallallahu 'alayhi wa sallam) dijo:

“Que todos ustedes pasen la noche de la mitad del mes de Sha`baan en adoración (esto es, de modo parcial) y su día en ayuno. Pues ciertamente, Allah desciende en ella al Cielo más cercano, empezando al atardecer, y dice: 
¿Hay alguien pidiendo perdón de modo que pueda perdonarle? ¿Hay alguien pidiendo sustento de modo que pueda concederle sustento? ¿Hay alguien bajo dificultades de modo que pueda aliviárselas? [Y sigue diciendo] Hay alguien así y así, y continúa de ese modo, hasta que llega el alba".

(Narrado bajo las colecciones de hadices sunnis de Abd alRazzaaq e Ibn Maajah).

Shaykh Abdul Qadir al Jilani (qs), narra el siguiente hadiz, que aceptamos bajo la confianza en su conocimiento especial como wali de Allah -confianza que no es obligatoria ciertamente para los musulmanes en general pero que es definitivamente merecida con creces como testimonian los más grandes sabios y líderes espirituales de nuestra Ummah en los siglos- con respecto a la noche sagrada que se acerca:

"Cuando era la noche del medio de Sha`ban, el Profeta (saws) había tomado un vestido mío". Entonces ella agregó, "¡Por Allah! Ese vestido no era de seda, ni de seda cruda, ni de lino, ni de seda y lana, ni de lana". El que reporta dijo:"¡Gloria a Allah! Le dije a ella, ¿de qué estaba hecho?" Ella contestó: "Su urdimbre era de cabello y su trama era de seda. Yo pensé que él (saws) podría haber ido con una de sus otras esposas, por lo que me levanté e investigué en la oscuridad de su aposento. Mi mano hizo contacto con sus pies, que estaba postrado en adoración.

De su oración (saws), yo recuerdo estas palabras:“Me postro antes de que Tu seas mi forma y mi espíritu, y mi corazón esté en Tu cuidado. Yo reconozco Tus favores, y a Ti confieso mis pecados. Yo he hecho mal, así que perdóname; ciertamente nadie perdona los pecados sino Tu. Yo busco el refugio con Tu perdón de Tu castigo,con Tu misericordia de Tu venganza, con Tu aprobación de Tu disgusto.Yo busco el refugio en Ti de Ti. Yo no exclamo Tus alabanzas, ya que es como de Ti a Ti te Has exaltado”.

Ella continuó: "Así que él no cesó la adoración, parándose y sentándose sobre sus talones, hasta que la mañana llegó. Entonces levantó sus pies y mientras los masajeaba, le dije: “¡Que mi padre y mi madre sean rescatados por ti también! Ciertamente Allah ha perdonado tus faltas pasadas y presentes. Ciertamente Allah ha hecho un pacto contigo. ¿No es así? ¿No es así?”

Él contestó (saws):“O Aisha, ¿no deba ser por consiguiente un sirviente agradecido? ¿Tú sabes lo que pasa durante esta noche?”. “¿Qué es lo que pasa?”, le pregunté, y él dijo:

“Es en esta noche cuando se graban todos los nacimientos y las muertes que se sucederán durante este año. Es cuándo se reparten las provisiones para la humanidad, y sus hechos y acciones son recogidas”.

Y, para los que busquen la Misericordia de Allah, la puerta que se abre es inmensa. Narra otro hadiz lo siguiente, según recoge Shaykh Muzaffer Ozak (qs):

"De acuerdo con una Tradición citada en Zubdatu-l-Majâlis, AbuHurayrah informa que nuestro Maestro dijo: “La quinceava noche de Sha’bân, Gabriel vino a verme y dijo: ‘Oh Mensajero de Allah, hoy esla quinceava noche de Sha’bân. Hoy están abiertas trescientas puertas del cielo. Hoy se destraban trescientas puertas de la misericordia. Levántate y realiza la oración. Adora a tu Señor. Alza tus manos al cielo y suplica. Pídele a tu Señor por tu Comunidad’.

‘Oh Gabriel’, dije yo, ‘cuéntame sobre la virtud especial de esta noche’. 

Entonces Gabriel respondió:

‘Oh Mensajero de Allah, en esta noche las oraciones son aceptadas. En esta noche se te concede tu Comunidad. En esta noche el océano de la misericordia desborda. Esta es la noche del perdón, la noche de la misericordia. Esta noche la Comunidad entera disfruta del perdón.

Sólo a los siguientes se les retiene el perdón: a los que le adjudican socios a Allah; a los hechiceros que practican la brujería; a los adivinos que hablan de lo no-visto; a los que guardan un rencor contra un compañero creyente durante más de tres días; a los que no se arrepienten de beber; a los que no abandonan la fornicación; a los usureros que devoran intereses; a los que descuidan a sus padres, los desprecian y no les dan lo que les corresponde; y a esas personas inmorales que difunden chismes maliciosos, haciendo que un grupo de Musulmanes se enemiste con otro. Ni tampoco se les concede el perdón a los que abandonan familiares y amigos y no les dan lo que les corresponde.

Aparte de ésos, la Comunidad entera ha recibido perdón y absolución en honor a esta noche. Aquellos que se arrepienten y abandonan sus malos hábitos también pueden disfrutar de las bendiciones de esta noche’”.

SALAT UL KHAIR

En la décimo quinta noche del mes glorioso de Sha'ban se recomienda que uno el Salat ul Khayr, que usualmente se compone de 100 rakats, recitando en cada rakat 10 veces la Surat al Ikhlas.  La gente piadosa en la antigüedad solía reunirse con el fin de realizar este salat.

De entre quienes recomiendan este acto de adoración, se encuentra a Hujjat ul Islam Imam al Ghazzali en su Ihya Ulum ad Din.

Sayyidina Hassan al Basri (radiallahi anhu) dijo:

"Cerca de treinta compañeros del Santo Profeta (saaws) me dieron la noticia de que quien a quiera que realiza esta oración en esta noche, Allah el Poderoso le dirige Su mirada setenta veces, satisfaciendo una de sus necesidades en cada vez, siendo la menor de ellos el obtener Su perdón".

INTERCESIÓN DE FATIMA AZ-ZAHRA (AS)

Abu Anis Muhammmad Barkat Ali (qs), uno de los walis de Allah, informa lo siguiente:

"Quienquiera que realiza durante el mes de Sha'ban ocho ra'kats de oraciones nawafil (voluntarias), recitando en cada rakat la Sura al Ikhlas once veces, y transmite su recompensa al espíritu santo de Hadrat Sayyidun-Nisa Fatima az-Zahra (as), tiene su promesa de que no pisará el Cielo hasta que haya intercedido por él" (Risala Fada'il as-Shuhur). 

Sayyina Fatima, que Allah esté complacido con ella, es la hija más amada del Profeta Muhammad (sallallahu 'alayhi wa sallam), de quien él dijo, bajo la narración de Miswar bin Makhramah:

'Ciertamente, Fatimah es mi rama fructífera; lo que sea que la hace feliz, me hace feliz también a mi; lo que la hiere me hiere también a mi'.

(Registrado bajo las colecciones de hadices sunnis: al Mustadrak de Hakim; al Musnad del Imam Ahmad bin Hanbal, y por Shaybani, Tabarani y Haithami).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario