martes, 3 de julio de 2012

Fallecimiento de Shaykh Abdul Kerim Effendi

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo




Inna lillahi wa inna ilayhi raji’un

De Allah venimos y a Allah volvemos.

Nuestro amado maestro, as Sayyid Hassani Husseini Sheykh Abdul Kerim Effendi Hz. ar Rabbani el Kibrisi, siervo de Allah, mu'min, murid y khalifa osmanli muy amado de nuestro Sultán Maulana Shaykh Nazim al Hakkani Hz., falleció repentinamente,  este 30 de junio, de un ataque al corazón tras comer, en Chipre, a donde Maulana le había llamado hace poco para continuar con su obra en Chipre de instalar una dergah osmanli nakshibendi.

La oración fúnebre por este wali impecable de Allah se llevó a cabo en la Mezquita Lala Mustafa Pasha en Magosa, y fue enterrado en el cementerio de los mártires antiguos.

La vida no será igual para los que le amamos, tras su dolorosa y tan inesperada partida.

Pero su presencia y su misión no han hecho más que cambiar de posición para acrecentarse, con la bendición de Maulana Shaykh Nazim y en presencia de GranSheykh Abdullah ad-Daghestani (qs).

Al conocer su fallecimiento, Maulana Shaykh Nazim (qs) dijo: “Se ha ido a reunirse con Shaykh Abdullah (qs) en Shams”.  La tierra de los awliya.

Y las noticias que nos da Maulana respecto a él, que han sido publicadas en un video de la página saltanat, sólo abundan en el matiz especial que ha tomado ahora la misión de Sheykh Abdul Kerim Effendi.

Libre de las ataduras de esta dunya, ahora su secreto espiritual es libre para obras aún mayores en el servicio a nuestro amado Maulana y el triunfo y expansión de la Bandera del Rasul (saaws).

Las dergahs osmanli nakshibendi en el mundo que crecieron bajo su amparo, portan ahora en su nombre y bajo su apoyo espiritual, el estandarte de la misión y la claridad que trazó en este mundo visible Sheykh Abdul Kerim Effendi, y el sonido del Takbir de nuestro Sahib us Sayf se prolonga en cada takbir osmanli nakshibendi.

La claridad frente a Batil y la firmeza de Haqq en medio de cualquier circunstancia, que le caracterizaron, como algo no negociable, incluso a costa del desagrado y hasta ataque renovado a su persona de muchos que se sintieron afectados por su extraordinaria firmeza en el Islam, de ningún modo nos deja.

Incomprendido por muchos, atacado por muchos otros, degradado, calumniado y/o difamado por aquellos por quienes él no obstante jamás dejó de perdonar y de mantener en sus súplicas, es a su vez amado con un amor leal y sincero, un amor que envuelve, por todos aquellos que vimos nuestras vidas renovadas y súbitamente bendecidas por la luz potente que Allah depositó en su corazón noble y secreto, un corazón con un secreto conocido sólo por Maulana Shaykh.

Bajo la senda de sus pies, continuamos escuchando y moviéndonos con el Takbir del León Osmanli. 

Y con él, desde allí donde le rodea sólo las más extraordinarias bendiciones para los grandes awliya, seguimos la senda de nuestro servicio, bajo la tutela experimentada y noble de uno de sus más especiales murids, nuestro amado y venerable Hoja Lukman, quien recibe por autorización de Maulana la amana del árbol osmanli nakshibendi en servicio continuo y a los pies de Sahib-us Sayf Sheykh Abdul Kerim Effendi Hz.

Las enseñanzas de este notable wali y Soldado de Allah pueden accederse aquí:


Y en español:




Una reseña de su vida se encuentra aquí (en inglés) y aquí (en español).


Días antes de su paso a la otra vida, y en signo de nuestra gratitud continua con él, se pudo completar la traducción de una muy pequeña muestra de su legado y enseñanza, en un libro denominado La Majestad y la Belleza del Islam:


Texto de la Majestad y la Belleza del Islam (en word)


Texto de la Majestad y la Belleza del Islam (en inglés)


* * *

PALABRAS DE MAULANA SHAYKH NAZIM 
RESPECTO A SHEYKH EFFENDI TRAS SU DECESO FISICO




Palabras de Oro de Maulana Sheykh Nazim sobre Sheykh Abdul Kerim Hz. (ra)

Bismillahi Rahmani Rahim

Maulana: Él (Sheykh Abdul Kerim) vino a mí al anochecer, a medianoche. ¿Qué es lo que dijo? Ellos le dijeron que “Tu Sheykh no lloró por ti”. A medianoche me sobrevino un estado de llanto. Dije: “¡Oh Abdul Kerim, lloraré por ti!” Él dijo: “Mi Sheykh no lloró por mí”. Tal estado de llanto me sobrevino a medianoche, ni siquiera preguntes. Me sentí aliviado, me sentí aliviado.

Cuando suceda, lo llamaré a él. ¿Lo entiendes? Cuando el Sahib, al Mahdi (as), venga, lo llamaré aquí. ¡No tengas miedo, oh Bahlul! ¿Qué es esto? Todos estos Awliya’, todo este poder…¡ellos pueden dar vuelta todo!

S. Husseyn: ¡Él fue como un león! Yo fui y lo vi. Él es como un león.

Maulana: Ellos se lo llevaron al otro lado para prestar servicio. Ellos lo hicieron desaparecer de aquí, como si estuviese muerto, ¿lo entiendes?

Tal vez lo sepas. Por lo tanto, tú completaras la misión aquí. Todo está bien con él.

(…)

Él dijo: “Mi Sheykh no lloró por mi”. Estas noticias me llegaron a medianoche. Y yo dije: “Oh, Abdul Kerim, ¿puedo llorar por ti?” Lloré por él, lloré por él. Él se puso felíz, se sintió aliviado. 

Le dije: “Continúa preocupándote por tu propia misión.” Ellos ahora se lo llevaron al otro lado, hacia el otro lado del Monte Qaf. ¿Lo entiendes? Hacia el lado de los Awliya’; los poderosos están en ese lado. 

Ellos lo hicieron desaparecer de aquí. ¿Lo entiendes?

Huuu, vamos a guardar las manifestaciones. Su espiritualidad es diferente. Él tiene un poder en sí mismo. En sí mismo él tiene el poder de un dragón.

Él se enfrentó al mundo de la incredulidad, solamente un hombre. Él se enfrentó contra los incrédulos de Turquía, ¡poniéndolos patas para arriba! Y también Estados Unidos, otro centro de la incredulidad, ¡él también les enseño su lección y límites!.

Él llegó aquí como un león. Y aquí regresó a su misión.

(…)

Él es un hombre sorprendente. Sus Tajalli (Manifestaciones espirituales) parecen ser así en este momento, pero él vendrá. Cuando el Sahib ul Waqt (Mahdi) se manifieste, él vendrá.

En este momento, él ha comenzado allí su misión. Él no es una persona común, ¡no! ¡no!... Un hombre, un solo hombre por sí mismo despertó a todo el país.

(…)

S. Husseyn: ¿Alguien puso algo en su comida para envenenarlo y matarlo?

Maulana: Eso no lo toca, no le afecta. Su misión es diferente, la mentalidad de esos es diferente.

(…)

Él se sintió conmovido, entonces dijo: “Mi Sheykh no lloró por mi”. Tal estado de llanto me sobrevino y dije: “Oh Abdul Kerim, no digas que no he llorado. Tú eres como mi hijo. Tú conoces tu misión y tú continúas con ella. Tu marchas con tu misión.” Sin embargo, lloré, lloré a medianoche. Lloré en la cama, un largo rato. “Mi Sheykh no lloró por mi”, él llegó diciendo esto. “Yo lloré por ti, ¿puedo llorar ahora así lo ves?” Lloré, lloré mucho a medianoche. Oh Husseyn, lloré mucho.

En este momento, él ha comenzado con su misión, él ha sido recibido al otro… Ellos colocan a estos tras el Monte Qaf.

Este fue un dragón, uno que se enfrentó al mundo entero…

S. Husseyn: Con el poder/apoyo que viene de ti, no por propia voluntad.

Maulana: No hay nada en nosotros, sino en nuestro Grandsheykh…

S. Husseyn: No Maulana, con tu apoyo…

Maulana: …un dragón, un dragón…

Fatihat.


* * *



A NUESTRO SHAYKH

Bismillahi Rahmani Rahim.

Tú eres la luz para nuestras vidas, oh Sheykh. No nos abandones. Permanece con nosotros con tu apoyo; con tu sonrisa nosotros podemos obtener alivio y con tu fortaleza podemos continuar por el camino que querías que viviéramos.

Por siempre contigo, oh Sheykh.  Permanecerás siempre con nosotros, mantennos contigo, oh Sheykh.

Lloramos por ti y también estamos felices de que Allah nos haya permitido conocerte y besar tus manos y pies.

Permanece cerca de nosotros, oh Sheykh.

Sólo somos huérfanos que necesitamos tu asistencia. Nosotros lloramos, pero tú nos brindas alivio.

Por siempre contigo, oh Sheykh.

Que el mundo entero sepa que el León Osmanli todavía está entre nosotros en las sombras que vienen desde sus dergahs y en el sonido del takbir que vendrá por ti desde tus dergahs, con tu apoyo.

Tu obra únicamente se volverá más visible, tu grandeza permanecerá en contra de cada uno de los enemigos de Haqq.  Tu sombra vendrá a infundir miedo en los tiranos y el sonido de tu voz abrirá muchas tierras para el Islam. Llévanos contigo, oh Sheykh. Llévanos o seremos como pobres huérfanos.

Que el mundo sepa que tú eres desde ahora incluso más poderoso contra todos aquellos que temían tu lengua al servicio de Haqq. Y que tus dergahs están llenas de lanzas en contra de Batil, con tu apoyo.

Vamos a vivir con la esperanza de ver el día en el que podamos reunirnos contigo nuevamente. El día en el que nuestros corazones alcancen la felicidad al contemplar la sonrisa de tu rostro.

A tus pies, oh Sheykh, nosotros permanecemos por siempre a tus benditos pies.


As salatu wa salamu alaika, ¡Ya Sheykh!


SIGNOS EN EL CIELO

Como ya ocurrió en su presencia en su bendita dergah en las montañas, en ocasión de su entierro, Allah y su Mensajero (saaws) mostraron su complacencia con nuestro Maestro, con signos visibles en el Cielo.


Las fotos las recogemos de la galería de fotos del janazah de nuestro noble maestro.


Éste es un testimonio solemne para quien fue y es un hombre puro de Allah.








Fatiha por ti oh nuestro Shaykh.

Hasta nuestro encuentro, insha'Allah.

2 comentarios:

  1. Bismillahi Rahmani Rahim
    Que Allah Todopoderoso eleve Su estación de cercanía y lo acepte complacido en Sus Océanos de Misericordia, Amín.
    Humildemente continuaremos con su legado, a la luz de su poderosa Baraka.
    El Islam ha llorado la partida física de uno de sus leones más poderosos. Su espíritu, en cambio, crecerá en luz sobre estos dolidos corazones....
    Los murids Osmanlis de Argentina afirman su bayat contigo, ya Sheykh Effendi, que es bayat con Haqq.

    ResponderEliminar
  2. bismillahi rahmani rahim
    allah swt llamo junto a el a su hijo mas amado el hombre mas sabio que pude conocer el rayo de luz para esa gran lampara que es allah swt nos dejo sus enseñanza su sabiduria siempre recordaremos siempre vivira en nuestro corazones se esta en el sitio mas especial del paraiso observandonos guiandonos allah nos de fortaleza en nuestro din

    ResponderEliminar