martes, 15 de mayo de 2012

La Puerta para Abrir los Ojos

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



LA PUERTA PARA ABRIR LOS OJOS

Todos dicen: `La Misericordia de Dios está allí [en todo].'

Definitivamente.  La Misericordia de Allah cubre todo pero no le estamos dando misericordia a nuestro propio ser porque no estamos manteniendo la misericordia de Allah, subhana wa ta’ala [glorificado y exaltado Sea]. 

Afuera está lloviendo.  Si te sientas bajo la cubierta la lluvia no va a llegar a ti.  Si permaneces de pie afuera entonces te mojarás del todo. 

La Misericordia de Allah subhana wa ta'ala está lloviendo por doquier pero también está lloviendo la maldición y los hijos de Adán corren a estar bajo esa maldición.

Y somos las últimas naciones sobre la faz de la tierra.  No es el principio del mundo.   No estamos empezando con Adam [Adán], la paz sea con él.  No.  Somos los últimos de los últimos.  Akhir del Akhir.

El Santo Profeta, la bendición y la paz de Dios sean sobre él, dice que ha sido enviado en Akhir Zaman, en el final de los tiempos.  El Santo Profeta (saaws) dice: `He sido enviado a este mundo al igual que el tiempo que hay entre las oraciones de ‘Asr [media tarde] y Maghreb [atardecer].'

¿Qué hay entre la oración de ‘Asr y la de Maghreb?  Antes que te vuelvas a la derecha e izquiera, el Sol ya se ha ocultado.  El día se ha ido.  Y desde ese día en que el Santo Profeta (saaws) vino al tiempo de la oración de ‘Asr hast ahoy dia han pasado casi 1,500 años.  El Sol está a punto de ocultarse.  El mundo está por terminarse.  Y todo está por acabar.  

Pero los hijos de Adán aún están ocupados las veinticuatro horas del día con este mundo y con sus deseos egoístas.

No piensan: `Si Azrael [el arcángel de la muerte] viene a mi ahora, ¿cómo me iré de este mundo?'

¿Te mantienes ocuado con Allah o te mantienes ocupado con este mundo?  Si estás ocupado con Allah subhana wa ta'ala entonces todo lo demás viene a ti.  Si estás ocupado con este mundo, entonces los problemas no te dejarán.  

Y vemos eso en nuestras vidas.

Y Allah subhana wa ta'ala está dando la misericordia y nosotros estamos aspirando y expirando el aire.  Él aún nos está dando la posibilidad de pedir perdón y dar la vuelta.

Nunca es demasiado tarde, nunca es demasiado tarde.  En cualquier momento en que te venga y llegas a esa estación despierta, debes comprender: `No he sido creado para esto.  He sido creado para el servicio a mi Señor y debo correr tras ello.'

Si no estás haciendo eso, entonces no tienes mucho valor.  Como dice Allah subhana wa ta'ala:`Tu valor será como el de los animales.  Así también es como viven los animales.  Comen, beben, hacen su propio trabajo y acaban.  Se van.  Pero no hemos sido creado como animales.

Allah subhana wa ta'ala le ha concedido el secreto de la vida a este cuerpo; este cuerpo recibió vida y se mueve por ahí.  Este cuerpo se va a la tierra y tu espíritu regresa al origen.

Debemos pensar con cuidado, y correr con mucho cuidado; debemos observar con cuidado. Todo lo que hacemos debemos hacerlo por nuestro Señor.  Si hacemos algo por nuestro propio ego, no es aceptado y solo viene un placer temporal que viene con esto y todo se acaba.  

Así que Allah nos pregunta, nos fuerza a pensar.  Nos dice: `Les hemos dado inteligencia.  ¿Por qué no piensan?  ¿Por qué no piensan?  Les hemos dado inteligencia. ¿Por qué no piensan?', nos dice.

Con la inteligencia, debes pensar. Debes usarla en este mundo. No en la tumba, no en la otra vida.  Y la inteligencia no es decir: `Soy muy astuto y corro a hacer en este mundo así, hago construcciones y hago …’

Eso no es inteligencia.  Eso es mundanal.  Inteligencia es que el hombre se conozca a sí mismo y conozca a su Señor, y que se comprenda a sí mismo y comprenda lo que su Señor Allah subhana wa ta'ala quiere de él, y debe correr a cumplir esa orden.

El Santo Profeta (saaws) dijo: `La vida [de la gente] de mi Nación es de 60 a 70 años'.

¿Cuánto puedes capturar en 60 a 70 años de vida?  Lo que quiera que está allí vendrá a ti de todos modos. Y lo que no está para ti, no importa cuánto corras, no vas a tenerlo.  Pero el Akhira [la otra vida] está allí.

Y Allah subhana wa ta'ala mantiene la puerta abierta para cada uno de nosotros. Ha escogido a alguna gente y los ha hecho profetas.  Ha escogido a otro y los ha hecho Awliya [Amigos Íntimos de Dios], pero él nos va a decir que la puerta de los Awliya está abierta.

En la medida en que te esfuerces, en la medida de la sinceridad que tengas, en la medida del Taqwa [temor de Dios] que tengas, puedes llegar a estaciones más elevadas y puedes abrir esa puerta.

Y asegúrate que nos vayamos de este mundo libres de la ceguera.

Porque nuestro Señor dice: `Si mueres ciego, si te vas de este mundo ciego, entonces te levantarás en el Día del Juicio también ciego.' 

Allah subhana wa ta’ala –Dios, glorificado y exaltado sea- no habla acerca de la ceguera de estos ojos [físicos].  ¡No!  Él está diciendo: `Ciego es el ser humano que no ve su propia realidad, lo que está frente a él.' 

Debes abrir tus ojos.  Debemos abrir esos ojos y debemos ver lo que está allí para nosotros, lo que nuestro Señor subhawa wa ta’ala nos ha preparado.  Y debemos irnos de este mundo con esos ojos abiertos.  Si el ser humano se va de este mundo ciego, está acabado.

Tanta gente ha venido, amigos de Dios, que no veían físicamente.  Pero veían espiritualmente.  Y ésa orden se nos ha dado a cada uno de nosotros.  Debemos abrir esos ojos.

Así que debemos estar ocupados, no con esta Dunya [este mundo]; debemos estar ocupados con eso, tratando de abrir esos ojos.  Una vez que esos ojos están abiertos, de cualquier modo dejas Dunya completamente.  Ya no interesa nada de este mundo.  Pero debes estar ocupado corriendo a abrir esos ojos. 

Debes correr a esa gente que tiene los secretos, que tiene el código que te darán para abrir esos ojos.  Allah subhana wa ta’ala le da nuestros secretos a las manos de algunos.  Debemos correr a encontrarlos. 

Él nos está dando la orden: `Estad con los Salihin.  Estad con la gente recta.'

Y estar con ellos es aprender de ellos, escucharles y hacer nuestra vida menor, inshaAllah ar-Rahman.

- Sheykh Abdul Kerim Effendi



No hay comentarios.:

Publicar un comentario