lunes, 4 de julio de 2011

Los Monos de Darwin



Breves notas sobre el contenido del sohbet de Sheyj Abdul Kerim Effendi del 30 de junio de 2011.

* * *

Entre otras cosas Sheyj Effendi dijo que el Profeta (saws) surgió como una luz en el desierto entre tanta oscuridad e ignorancia. La gente se había vuelto similar a murciélagos. El Profeta (saws) llegó para enseñar un estilo de vida que los llevaría del nivel más bajo hacia la obediencia del Señor. Los que buscaban los bienes del dunya (este mundo), los lujos del dunya, le dieron la espalda y se convirtieron en murciélagos que, huyendo de la luz, no cesaron de oponerse al mensaje profético. ¿Ganaron algo? No, sino que perdieron para sí mismos.

Lamentablemente hoy en día los Musulmanes siguen ciegamente a los judíos y a los cristianos, pero no en cuanto a sus creencias, sino en el estilo de vida apócrifo que han forjado: el secularismo. Esta es la ideología de tiranos como Namrud, Faraon y de los "monos" de Darwin.



El hombre del siglo 21 se mira en el espejo y cree que es alguien hermoso y asimismo que desciende del mono. ¿Como es esto posible? Porque quiere vivir salvajemente, como los animales, sin responsabilidades. Esa es la herencia Darwinista de nuestro mundo moderno.

El Profeta (saws) dijo que en los últimos tiempos los creyentes van a olvidar "ordenar la virtud y rechazar lo reprobable", y es exactamente lo que estamos haciendo. "No me importa" decimos cuando vemos que sucede algo reprobable a nuestro alrededor. El final de esa actitud es el Fuego. Harás del dunya tu Fuego.

Debemos conocernos, saber de donde venimos, quien es nuestro Señor y qué quiere de nosotros. Cuando nos conocemos a nosotros mismos podremos alcanzar las Estaciones Celestiales, cuando hacemos descender este cuerpo (en saydah, postración) nuestro espíritu podrá elevarse a las Estaciones elevadas. Ese será nuestro Mira'j. Acaba de pasar el Mira'j. Tantos han ido a la mezquita para esa noche. "Oh, es una buena tradición", dicen. Pero, ¿Que obtienes de eso cuando sales de allí y sigues hundido en tu dunya?

Debemos observar nuestras acciones diarias y ver si hemos enviados luz o escorpiones a nuestras tumbas, porque todo lo que hacemos tendrá su resultado tras la muerte. Debemos cuidar atentamente lo que hacemos y cuales son nuestras intenciones.

Allah-swt- nos dió libertad de voluntad para que sepamos discernir qué es lo correcto y qué es lo equivocado, no para actuar libremente de acuerdo a nuestros egos y sus inclinaciones. Nos dió libertad de voluntad para que elijamos nuestro Paraíso o nuestro infierno.

Si abandonas las enseñanzas del Profeta (asws) estarás siguiendo el Islam de acuerdo a tu ego. Tomarás de aquí, tomarás de allí, y lo que se ajusta a tu ego lo aplicarás a tu vida.

No debemos olvidar que esta vida es sólo temporal y que nuestro tiempo es acorde a la cantidad de alientos y respiraciones que Allah nos ha concedido. Al menos, Allah nos da 24.000 respiraciones por día. ¿Cuantas veces agradecemos esta bendición? Debemos volvernos a nuestro Señor y ser sievos agradecidos.

Debemos despertar. Nuestro apego al dunya es como sostener un trozo de hielo que se escurre derritiéndose entre los dedos de la mano.

Debemos asegurarnos de alcanzar el nivel de Humanidad para cuando llegue el Ángel de la muerte por nosotros.

Fatiha.

(De ninguna manera esto pretende ser una síntesis de la enseñanza de Sheyj Effendi, sino un breve comentario que desde nuestra humilde atención hemos querido compartir con ustedes. Quiera Allah-swt- perdonar nuestras imperfecciones e incrementar las estaciones espirituales de nuestro Grandsheyj Maulana Nazim al-Haqqani y de su Jalifa, nuestro amado Sheyj Abdul Kerim Effendi) 

Osmanli Nakshibendi Dergahi de Argentina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario