miércoles, 13 de abril de 2011

El asceta del yoga y el wali de Allah



Hazrat Badiuddin Ahmad Shah Madar (qaddasallahu sirruh) nació en el año 242 Hijri en Aleppo, Siria.  Fue descendiente hassani-husseini del Profeta Muhammad (saaws).  Su Shaykh fue Hazrat Bayazid Bistami (qs), conocido como Sultan al Arifin, quien a su vez fue sexto Maestro de la Cadena Dorada Naqshbandi.

Como uno de sus karamats, Shah Madar vivió una vida extraordinariamente longeva y se narra que conoció a Shaykh Abdalqadir al Jilani (qs).

Fue uno de los primeros awliya que fue a la India, y realizó extensos viajes de da'wah, propagando el Mensaje del Islam en dichas tierras.

Su dergah en Makanpur, Uttah Pradesh, India, fue visitada en señal de respeto por varios gobernantes moghules, incluyendo al célebre emperador Aurangzeb, que Allah esté complacido con él, que fuera discípulo de Khwaja Muhammad Masoom Faruqi (qs), sucesor espiritual e hijo del célebre Imam ar Rabbani Ahmad Faruqi as-Sirhindi (qs) en la Cadena Dorada.

Fatiha por Shah Madar.



Tumba del noble wali Badiuddin Shah Madar


* * *


Un día, un saddhu -asceta o santón hindú- fue donde Hazrat Badiuddin Shah Madar cuando éste estaba sentado a las orillas de un río.  El saddhu le dio a Hazrat Badiuddin una pequeña botella de la que dijo que era al-Aksir (elixir).

Al preguntarle al saddhu acerca de al-Aksir, éste respondió que es un material que a su contacto convierte al cobre en oro.  Al escuchar esto, Hazrat Badiuddin Shah Madar lanzó la botella al río.  El saddhu al ver este acto se encolerizó y dijo que Shah Madar había arruinado el trabajo de su vida dedicado a producir este al-Aksir.

A esto, Shah Madar respondió que el ser humano en sí mismo es al-Aksir, de modo que por qué habría de necesitarse de otra cosa para convertir el cobre en oro.

Le preguntó al saddhu: “¿a qué se parece al-Aksir?”. 

El saddhu respondió: “se parece a la tierra".

Al terminar de decir ello, Hazrat Badiuddin Shah Madar agarró un poco de tierra de la orilla del río y le dijo: "esta tierra también es al-Aksir, así que tómala y haz cuanto oro necesites”.

El saddhu no creía en las palabras de Shah Madar, no obstante, hizo la prueba.  Al frotar con la tierra una vasija de cobre, se convirtió en oro.

Al observar este milagro de las manos de Shah Madar, el saddhu se convirtió al Islam y pasó parte de su vida con Hazrat Badiuddin.

Se narra que miles de personas en India aceptaron Islam de sus manos, en sus extensos viajes.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario