lunes, 19 de noviembre de 2012

El Arcángel

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo





EL ARCÁNGEL


Y le pregunté, que Dios esté complacido con él, acerca del abrazo de Yibríl [el Arcángel Gabriel] al Profeta [Muhammad], la bendición y la paz de Dios sean sobre él, por tres veces, cuando Yibríl fue donde él a decirle: 'Recita en el nombre de tu Señor' (Sagrado Corán 96,1) [es decir, al inicio de la Revelación del Corán] (1).  Y el Profeta, la bendición y la paz de Dios sean sobre él, respondió: ‘No soy capaz de recitar’.  Y Yibríl abrazó al Profeta con toda su fuerza.

Él respondió, que Dios esté complacido con él:

'El primer abrazo fue a fin de llevarlo ante Dios, glorificado y exaltado Sea, y obtener el contentamiento eterno de Dios con él [con Yibríl], tras el cual no hay Cólera [Divina].

El segundo abrazo fue para que él, es decir Yibríl, pudiera ser incluido en la dignidad del Profeta, la bendición y la paz de Dios sean sobre él y encontrar refugio en su noble protección.

Y el tercer abrazo fue para que él, es decir, Yibríl, perteneciera a la noble comunidad del Profeta’.

Y añadió, que Dios esté complacido con él:

'Y las palabras de Yibríl, la paz sea sobre él, al Profeta: "¡Recita!", significan: "Transmite lo increado (qadīm) por medio de lo contingente (hādith)."  Y entonces todo el Qur’an fue enviado al Profeta, la bendición y la paz de Dios sean sobre él, en ese lugar (2).  Y éste es el significado de las palabras de Dios el Sublime: "El mes de Ramadán, cuando el Qur’an fue hecho descender como guía para la gente y con signos claros de guía y discernimiento" (Sagrado Corán, 2-185).'

Y prosiguió:

'Ciertamente, Yibríl le pidió transmitir los significados increados y la palabra pre-eterna especialmente dirigida a él en ese momento, las bendiciones y la paz sea sobre él.

Y el Profeta, las bendiciones y la paz de Dios sean sobre él, le respondió:  "No soy capaz de recitar", es decir, no soy capaz de impartir la palabra increada y el habla pre-eterna con esa lengua contingente.  Yibríl entonces le enseñó cómo impartirla con la lengua contingente.  Por esta razón, el Profeta, la bendición y la paz de Dios sean sobre él, le amaba encarecidamente.'

Después el Shaykh habló sobre este tema tales asuntos que deslumbran nuestra mente, que Dios esté complacido con él, y prosiguió hablando casi por un día entero.  Lo que dijo contenía secretos que no está permitido escribir.  ¡Pero Dios sabe más!

Narración de las sabidurías, anécdotas y relatos de sidi Ahmad al Lamati, ‘alim marroquí de profusa y reconocida erudición en su época en las ciencias islámicas, con su Shaykh, el extraordinario y noble wali ummi, iletrado, Shaykh Abdalaziz ad Dabbagh (qs).  Del libro Kitab al Ibriz (1717).


NOTAS

(1) Este acontecimiento se ubica al inicio mismo de la Revelación del Sagrado Corán, cuando se le comunica por primera vez a Sayyidina wa Maulana Muhammad, sallallahu alayhi wa sallam, que él es en adelante Mensajero de Dios.

(2) El Sagrado Corán es Kalam, Palabra Eterna increada, de Dios.  A lo que se hace referencia aquí es al descenso de la misma como tal al Mensajero de Dios, sallallahu alayhi wa sallam.  En cuanto a su reflejo divinamente elegido y señalado en el árabe, como ropaje de lengua sagrada, el Sagrado Corán fue descendiendo en su manifestación así envuelta a lo largo de 23 años, descendiendo las primeras aleyas, los primeros versículos, con ocasión del incidente que se narra.



Vínculos relacionados:
Notas sobre el Sagrado Corán
La interpretación del Sagrado Corán


No hay comentarios.:

Publicar un comentario