sábado, 27 de octubre de 2012

La Gloria del Takbir y la Esperanza del Mundo

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



El Takbir del Id es el Takbir con el que Maulana Shaykh Nazim a la usanza otomana ofreció un muy poderoso sohbet a la juventud islámica en Alemania acerca del Islam, nuestra tradición y el mundo de hoy.

Aun cuando lo teníamos en nuestra página web antigua, lo ofrecemos hoy nuevamente a nuestros lectores, seguido de la traducción del texto en español:





LA GLORIA DEL TAKBIR Y LA ESPERANZA DEL MUNDO


Digamos el Takbir. Que sea el Takbir de la conquista.

Esto apenas representa una millonésima parte de la grandeza y el sultanato de nuestros grandes ancestros.

Ni el mundo entero, ni los que están aquí, pueden tener ni una millonésima parte de la grandeza Otomana. No hay otro modo de que el mundo Islámico se levante o de que la nación turca recupere su reputación y honor perdidos a menos que este espíritu se mantenga vivo.

Los sonidos del Mehter (banda militar otomana) que hicieron temblar al mundo, han llegado a nuestros oídos desde la historia. Pero si no continuamos con lo que vemos aquí, nunca podremos ver nuevamente nuestro glorioso lugar en la historia; y, ciertamente, tenemos la esperanza.

Algo que conocemos es nuestra fe; y nuestra fe nos dice que una vez más el espíritu Otomano será resucitado.

¡Que el relámpago de Allah golpee a los que guardan enemistad a los Otomanos, quien quiera que sean! ¡Que el relámpago Divino golpee a quienes odian y desprecian a los Otomanos!

 Ya que mientras la espada de los Otomanos estuvo cortando, el Islam estaba de pie. Hoy en día, con nuestras propias manos, nos deshicimos de la cabeza (el líder) del Islam. El Islam permanece sin cabeza y los Musulmanes están sufriendo sin fin a manos de estos kafirs y malditos enemigos del Islam. Qué vergüenza.

Si se vierte la sangre de un solo creyente, o si una creyente es violada, todo el mundo Islámico debe levantarse. Es wayib y fard. ¡Allahu Akbar!

Oh creyentes, ¿Cuánto tiempo más vais a dormir? Aparte de vuestros nombres, ¿qué pruebas hay de vuestra fe?

Si un solo creyente es atacado, el Amir al- mu’minin (el Comandante de los creyentes) debe dar una fatwa y declarar el Yihad, y ordenar que ni una sola piedra permanezca en su lugar, ni la cabeza permanezca sobre los hombros de los kuffar.

No tenemos la estación para declarar Yihad porque no tenemos nuestro Sultán, nos guste o no. Si el vestido de una sola creyente es tocado, será como si todo el mundo Islámico hubiese sido violado. Todos los Musulmanes deben estar preparados para el Yihad.

Este Mehter (banda militar) no está aquí para divertirnos. Este espíritu se verá levantado. Habrá a quienes les guste y a quienes no. ¿Qué dice esa escritura allí? Hablaremos la Verdad. El relámpago golpeará a quienes no acepten la Verdad.

Deben estar advertidos. Sólo hay un solo deber para nosotros. Dijimos Bosnia. Bosnia es Otomana. Por serlo, los turcos no prestan atención. También el mundo Islámico aborrece que sea Otomana y no prestan atención a lo que ocurre. Los kaffirs serbios, y con ellos todos los kaffirs europeos, intentan estrangular y remover el Islam desde el día en que éste nació.

Sólo una cosa puede asustarlos.

Los turcos (actuales) no pueden asustarlos, sino que ellos asustaron a los turcos, y el mundo Islámico mira hacia otro lado. No van a ver hacia este lado.

Les diré lo que les dará temor. Sembraré la semilla y luego germinará. No importa si lo aceptan o no. La semilla habrá sido plantada. Caminará y crecerá, y lo que el kafir no quiere, ocurrirá.

Nuestros ancestros fueron Otomanos.

Déjenme decirles el nombre que revolverá los estómagos y confundirá las mentes de los europeos y que atemorizará a los serbios. Aquí en Alemania ustedes tienen incontables organizaciones.

Están todos divididos en pedazos. Cada uno de ustedes tiene el poder para establecer algo o para destruir. O tienen poder en política, o en negocios, y tienen una organización para cualquier cosa. Ninguno sigue a otro.

Ahora les diré el nombre general. Quienquiera que use este nombre y permanezca constante en el Camino de Allah y de Su Profeta (asws), que Allah y Su Profeta estén complacidos con ellos. Si no, la división estará con ellos. La venganza de Allah les alcanzará.

Déjenme decirles el nombre que se necesita para asustar a los serbios y a los cruzados (a todos aquellos que se esfuerzan contra el Islam), y que traerá un nuevo despertar.

Nosotros no negamos a nuestros ancestros. Nuestros ancestros fueron Otomanos.

No somos un manojo de hongos que simplemente apareció sin más. Nuestra historia no empezó en 1923. Nuestra historia se sucede desde que la historia se puso por escrito por primera vez. Tuvimos nuestro propio Han, nuestro Hakan, nuestro Kaghan, nuestro Padishah, y nuestro propio Sultán. Somos una nación que existe junto a la historia, y pertenecemos a la nación que fue la última en sostener la bandera del Islam en alto y que hizo temblar al mundo.

El país de Turquía no dice que es heredero de eso. Piensa que es uno y que está por sí mismo. No, no es así.

Es un estado que se levanta sobre tierras que fueron conquistadas por los Otomanos.

Todos nuestros padres y antepasados fueron Otomanos. Por tanto, nuestra verdadera identidad debe ser Otomana.

Para despojarnos de nuestra identidad, los cruzados adoradores de ídolos del mundo cristiano intentan hacernos olvidar, ya que arruinamos hasta sus mismos sueños.

Cuando escucharon que los Otomanos se acercaban, esas cosas de dos piernas de Europa temblaban de miedo. Si, los Otomanos venían. Venían con la Verdad. Venían con la justicia. Marchando y haciendo pedazos la tiranía, llamando a la gente a la verdadera humanidad, ya que el Islam trajo buenas noticias acerca de la humanidad. Y hasta hoy en día ellos trabajan para hacernos olvidar nuestra identidad.

Ahora sólo observamos el desastre y la opresión en Bosnia. Sólo parados, y observando. Tenemos nuestros ejércitos, nuestras fuerzas navales, nuestros aviones. ¿Qué es lo que esperan? Nuestro estado lo tiene. El mundo Islámico lo tiene. ¿Por qué están esperando? ¿De quién esperan órdenes?. Permítanme ser breve y decirles el nombre. No hay otra manera de que podamos despertar.

Ustedes están divididos. Algunos son kurdos, otros son turcos, algunos son circasianos, etc. Debemos unir las piezas.

Sólo este nombre nos puede mantener unidos: “Nuevos Otomanos”. Deben hacerlo, y lo harán. Los que se opongan serán alejados de nosotros. No soy un hombre que habla de la nada, hay una Orden Divina que me ha enviado aquí para decirles estas palabras. El espíritu Otomano que se va a despertar, que Allah hará despertar, puede vérselas con esos kafirs.

Todas las naciones unidas bajo el título de “Otomanos”. Hoy, en un país como Turquía no podemos unirnos, porque las leyes nos separan y nos dividen. Después dicen: “reunámonos y estemos juntos”. Ésta es una mentira. Una gente dividida por las leyes no se puede unir con las palabras.

Nos reuniremos bajo el paraguas de los Otomanos, de la misma forma que lo hicimos en nuestro glorioso pasado. Quizás esto les parezca extraño, sin embargo, les hablo de un hecho que ocurrirá. El futuro de la Nación (Islámica) depende de esto. Una clase llamada “jóvenes turcos” surgió aquí; trabajaron hasta que sacaron el trono a Sultán Abdul Hamid. Esa parte de la historia ya pasó y se fue.

“Neo-Otomano” es el lenguaje que los alemanes van a comprender. Tuvieron neo-nazis, eran unas cosas calvas. Lo que necesitamos ahora son los Neo-Otomanos.

Todos hacen alarde su historia. Otros intentan mantener su antiguo honor y antigua gloria. Al menos con sus nombres se mantienen ocupados. Pero nosotros no estamos en un tiempo para jugar. Estamos en un tiempo de acción.

¿Para qué es esta asamblea? Si no va a proporcionar beneficios tangibles, ¿para qué está toda esta multitud aquí? ¿Por qué se han reunido aquí?

Si no pueden obtener nada, entonces esta reunión no es más que “malayani”. Como mínimo, establezcan una conexión con nuestros ancestros, y aprécienlos. Digamos que somos los Nuevos Otomanos de este tiempo, los nietos de los Otomanos de ayer. Declaremos esto al mundo.

Venimos de ellos y seremos como ellos en el futuro. Les he dado las buenas noticias en el hadiz del Santo Profeta, no lo digo por mí mismo.

El título de propiedad no ha sido borrado de los Otomanos. El nombre ha cambiado a T.C. (República de Turquía). La “Casa de Osmán” aún está escrita en el título. Después de que alguien fallece y otro viene, el nombre no cambia. No pueden eliminar ese título. El título todavía le pertenece a nuestros ancestros. Este encuentro será un medio para el despertar del Islam.

Que esto sea una semilla. La llamo “Nuevos Otomanos”. Porque el deber de los Otomanos en este mundo aún no ha acabado. El Señor de la Época (Sahib uz-Zaman, Imam Mahdi) vendrá. El Maestro de la Religión vendrá.

Estas son las buenas noticias del Santo Profeta (asws). Hazreti Mahdi (as) vendrá.

La bandera del Profeta (asws) es un depósito del Califato, escondido y cautivo en el Palacio de Topkapi.

El Mahdi recibirá esta bandera de los Otomanos. Este es una asunto establecido en nuestros libros religiosos y en el hadiz.

Les estoy dando las buenas noticias de esto. Todo el que acepte las buenas noticias con alegría, tendrá su fe completa. Quien tenga un mínimo de duda de todos modos no llegará a esos días.

Habrá mucha fitnah y no llegarán a esos días de honor.

Tengo una esperanza: a pesar de que tengo esta edad, la bandera del Profeta estará en nuestras manos nuevamente.

La gente se ha despertado. El Islam se mueve hacia un despertar.

El Islam pide: ¿Dónde está nuestro líder? ¿Dónde está nuestra bandera? 

¿Dónde está nuestros ejércitos marchando hacia el “Kizi Elma”?

¿Dónde están los leones que conquistarán el Oriente y Roma?

¿Dónde están los comandantes, pashas y generales de los que nuestro Profeta (asws) nos dio las buenas noticias de que conquistarán el vaticano?

Ya vendrán.


-Discurso dado por Maulana Sheyj Nazim en Alemania durante el año 1993 en el marco de un encuentro realizado por la organización turca  “Avrupa Milli Görüş Teşkilatı”-

La traducción del turco al inglés fue realizada por la Dergah Osmanli Naksibendi de Estados Unidos. Del inglés al español realizada por Nureddin Cueva, de la Dergah Osmanli Naksibendi del Perú. 




1 comentario:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar