viernes, 27 de abril de 2012

Los Awliya

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo


LOS AWLIYA

¿QUIÉN CONOCE EL ISLAM?




Los Conocedores auténticos en el Islam son los Awliyá-ullah o amigos (íntimos) de Allah, nombre que reciben en el Islam aquellos siervos de Dios, firmemente establecidos, de modo puro, en el camino del Mensajero de Dios, las bendiciones y paz de Dios sean sobre él. Son los Grandes Maestros del Islam, o, como también podría llamárseles, los siervos Santos del Islam.

Seguir la guía que imparten es encontrar la Vía del Islam auténtico, pues ellos están establecidos en la morada permanente del sometimiento a Dios, en la morada de la proximidad continua a Dios y a Su Mensajero, la paz sea con él, y en la estación de atestiguamiento directo, por permiso y gracia de Dios, de las Realidades Sublimes que reserva Dios al creyente puro y leal.

Dice Dios Todopoderoso en el Sagrado Corán:

“¡Oh Vosotros que creéis! Temed a Dios y permaneced con los Sadiqun” [los plenamente veraces y dignos de confianza]
Sagrado Corán 9, 119

Dijo de ellos Dios Altísimo, a través de un dicho (hadith qudsi) del Profeta Muhammad, las bendiciones y paz de Dios sean sobre él:

“Mi siervo no se acerca a Mí con nada más querido por Mí que lo que le he dado establecido como obligatorio, y Mi siervo continúa acercándose a Mí con obras voluntarias [adicionales a lo obligatorio] hasta que Yo lo amo. Y cuando Yo lo amo Me convierto en su oído con el que escucha, en su ojo con el que ve, en su mano con la que golpea y en su pie con el que camina. Si Me llegase a pedir algo seguramente se lo concedería, si me llegase a pedir refugio seguramente se lo otorgaría. No dudo sobre nada como dudo sobre tomar el alma de mi siervo fiel: el odia la muerte y Yo odio hacerle daño” (Sahih Bukhari)
El Profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo también:

“La tierra nunca dejará de tener a cuarenta personas, cuyos corazones estarán (asentados) sobre Sayyidina Ibrahim (el Profeta Abraham). Por causa de ellos, la tierra permanece en existencia y en virtud a ellos Allah les provee a ustedes la lluvia. Nadie de entre ellos muere sin que Allah lo reemplace con otro” 
(at-Tabarani, al-Aswat).
“Los elegidos de esta nación son 500, y los Abdal son 40 en cada generación, y ni los 500 ni los 40 disminuirán, cada vez que uno de ellos muere, Alláh lo sustituye con otro en su lugar”. Los Compañeros dijeron: “Háblanos de sus acciones”. Él dijo: “Ellos perdonan a aquellos quienes cometen opresión (Dhulm) hacia ellos, y se comportan bien con aquellos que se comportan mal hacia con ellos”. 
(Nuaym, al-Hilya).

Los Awliyá son, por tanto, los que tienen en sus manos las Llaves del Conocimiento real en el Islam. Su guía viene con una autoridad concedida desde lo Alto para llevarnos hacia Dios, glorificado sea.


* * *

Proporcionamos a continuación información respecto a los awliya según la exposición del notable Shaykh Abdelqader al Jilani (qs), él mismo uno de los más grandes awliya, reconocido como tal por todas las vertientes de tasawwuf al islami.  

De hecho, Sheij al Jilani es reconocido incluso como gran wali del Islam en los escritos del polémico Imam Ibn Taimiyya, autor tenido en gran estima por Muhammad ibn Abdulwahhab y el salafismo / wahabismo, y de quien pretenden derivar alguna legitimación o seguimiento intelectual los detractores actuales de los awliya dentro del Islam.

Éstos últimos, los eruditos del salafismo / wahabismo, si se les presiona al respecto, reconocen la existencia de awliya, pero se apresuran en negar que se pueda señalar a una persona concreta como wali o que se les pueda conocer o que existan hoy en día.

No obstante, algo muy distinto es lo que enseña el notable Sheij.

En palabras de Sheij Abdelqader al Jilani, que Allah esté complacido con él y multiplique en la otra vida las luces sobre su corazón, de su libro fundamental Sir al-asrar:

“Allah pide a su Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él):

`Dí: Este es mi sendero. Yo llamo a Allah con el conocimiento de la certeza [lograda mediante la intuición], yo y quienes me siguen y la gloria sean con Allah; y yo no soy de los que atribuyen iguales a El.'
Sagrado Corán, Sura Yusuf, 12:108.
En este versículo, "los que me siguen" son los hombres perfectos, los verdaderos maestros espirituales que vendrán después del Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), los que serán poseedores de su conocimiento interior e intuición y quienes estarán cercanos a Allah. Una persona así es descripta como `protector y guía verdadero.' (Sagrado Corán, Sura Al-Kahf, 18:17)”.

Y asimismo, nos dice:

“Para la formación espiritual uno necesita la instrucción y el ejemplo de un guía en la forma de un maestro vivo. Estos maestros son [en primer lugar] los profetas, y [tras ellos, siguiéndolos] los cercanos a Allah que heredan su sabiduría.

Solamente a través de sus lecciones y ejemplo es que el corazón y el ser se iluminan y arrojan luz sobre la senda. Uno encuentra el alma inspirada en uno mismo por medio de estos instructores.

Allah dice:

`El es el Exaltador de rangos, el Señor del Trono del Poder. Por Su orden El envía el [alma] inspirada a cualquiera de Sus servidores que El dispone, para que él pueda dar aviso [a los hombres] del día del encuentro [con su Señor].
Sagrado Corán, Sura Al-Muminun, 23:15.
Para la salvación de tu corazón debes hallar un maestro que te inspire con esta alma”.

Por definición, nadie conoce el Islam mejor que el Mensajero de Allah, la bendición y la paz de Dios sean sobre él, y, por ende, de aquellos que tienen contacto con él.

El notable Sheij lo expone de este modo:

“Para ser receptor de la manifestación divina y tener contacto con el espíritu de nuestro Maestro el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) uno ha de ser enseñado y educado, y llevado a un determinado nivel espiritual.

El buscador que ha ingresado recién al sendero espiritual no puede esperar ser capaz de relacionarse con Allah El Más Elevado ni con Su Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) sin un intermediario.

Ha de ser primeramente preparado y educado por un maestro que esté cercano a ellos. Entre un maestro puro que esté cercano a Allah y a nuestro Maestro el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) existe una relación que trasciende lo físico.

Si el Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) estuviese vivo uno podría tomar el conocimiento directamente desde él y no habría necesidad de ningún intermediario. Pero como él ha pasado al más allá, se encuentra separado de lo mundano y en una condición inmaterial. Por lo tanto uno no puede tener contacto directo con él. Ocurre lo mismo con los maestros verdaderos. Después que abandonan este mundo, uno ya no puede aprender de ellos.

Comprenderás si eres perceptivo; si no es así, intenta serlo.

Intenta hallar esta comprensión con contemplación para que superes la obscuridad de tu ego con la luz de la iluminación. Necesitas luz para ver, para comprender: no puedes ver en la obscuridad.

La luz llega solamente a los lugares que han sido puestos en orden y limpiados, a los lugares honrados con dignidad.

El principiante solo, no puede ponerse a sí mismo en orden y en consecuencia se halla en necesidad de un maestro.

Un maestro viviente ha de tener conexión con nuestro Maestro el Profeta de Allah (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), es decir, si él es verdaderamente el heredero del Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él).

En su enseñanza, él recibe guía del Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) y es instruido para ser un verdadero servidor de Allah.

Con esta ayuda, se convierte en el medio de continuación del sendero interior”.

¿Existen awliya en nuestra época?

Los hadices mencionados al inicio confirman que así debe ser.  “La tierra nunca dejará de tener cuarenta personas …”.

Y las palabras de Sheij Abdelqader al Jilani lo indican de este modo:

“No todos cuantos poseen conocimiento han alcanzado tal estado. Los que han logrado esto se hallan más cercanos al Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) que a sus propios hijos y familia. Son como sus hijos espirituales, con una afinidad más estrecha aún que la relación de sangre ... El Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean él), explica este secreto al decir que es `... un conocimiento especial, como un tesoro oculto, que solamente pueden encontrar quienes conocen la Esencia de Allah. Sin embargo, cuando el misterio es revelado, nadie que sea consciente y sincero, puede negarlo.'

Ese conocimiento fue colocado en nuestro Maestro [el Profeta, que la bendición y la paz de Allah sean con él] durante la Noche del Viaje de la ascensión a su Señor. Ese misterio se hallaba escondido en él detrás de treinta mil velos. No otorgó ese secreto excepto a aquellos entre sus discípulos que eran los más cercanos a él.

Es por la propagación y la bendición de ese secreto que el Islam continuará reinando hasta el último día de los mundos".





Vínculos relacionados:

Hostilidad contra los awliya

¡Tener un Sheij!





No hay comentarios.:

Publicar un comentario