miércoles, 25 de mayo de 2011

Qué es un Shaykh


En el Nombre de Dios, el Más Misericordioso, el Más Compasivo


Maqm de Shah Bahauddin Naqshband



Fuente: Enseñanzas nakshibendi osmanlis de Sahib us Sayf y Maulana Sheykh Nazim Hz.

QUE ES UN SHAYKH


Bismillahi Rahmani Rahim


Tener un shaykh no es complacer al ego diciéndose: ahora sí que soy un esoterista verdadero, ¡tengo a un shaykh!

Tener un shaykh no es tener una guía y consultor para leer libros y una plataforma para aprender más libros y diplomas de conocimiento erudito.  ¡Con un shaykh, podré leer libros rectos y fiables, de 'ulama nobles de Ahlus Sunnah, y descrifrarlos, antes no sabía ni podía, qué bueno es tener un shaykh!  Entiérrate en diplomas de ciencias islámicas si quieres, un shaykh pertenece enteramente a otro campo, al de tu espíritu, no al de tu cerebro.

Tener un shaykh no es convertirse en promotor de traducciones, literatura islámica, revista de publicaciones o magazines de e-books y e-dawa.

Tener un shaykh no es pegarse a una línea respetable y consagrada de un shaykh anterior, ya fallecido hace buen tiempo, y estancarse en el shaykh anterior.  Para eso tienes a un wakil, o a un muqaddem, pero si hay shaykh, ése ahora tiene la autoridad, la misma o mayor quizá que la que reposa en los maestros anteriores de la silsila, ¡éste es ahora el shaykh!

Tener un shaykh no es la oportunidad de que vayas a sentirte 'espiritual' a un retiro en el campo, o en la playa, o en las montañas, flotando melifluamente en sonrisas y color rosa.  ¡Cambia!

Tener un shaykh no es que vayas a escuchar una y otra vez a un productor para ti de palabras de alto conocimiento espiritual sufi, secretos arcanos de elevado calibre, cosas de ésas que te gustan tanto, no es que te inundes de frases y 'sohbtes' sobre maqamats, karamats, awliya, silsilas, historia oculta, los Qutbs, fana y baqa, Khidr, la montaña Qaf, granshaykh tal, granshaykh cual, secretos de los números y de las letras, historias del No Visto y demás información 'sufi'.  ¿Quieres eso? 

Claro que sí.  Qué duda cabe.  Pero quien te complace sin hacerte ver tu negra condición, inflando tu pasión y sin despertarte de tu necedad y rebeldía, ése ... es tu enemigo.

Tener un shaykh no es que vayas a danzar danzas muy místicas, o que cantes y recites poemas, o que aprendas lindos cuentos.

Tener un shaykh no es tener a alguien que te hable siempre con voz dulcísima, angelical, gesticulando con manos largas y finas, cuidando sus pausas y el tono de su voz, incapaz de decirte nada que tus delicados oídos no quieran escuchar.  ¡Un shaykh no es un actor, ni una caricatura, ni una muñeca, ni un afeminado!  Sábete que un shaykh, un shaykh real, así como tiene Jamal, Belleza, tiene también Jalal, Majestad, y así como Ama por Allah, tiene también Ghayratullah. Cólera de la que cuidarte cuando eres rebelde a Allah.

Tener un shaykh no es tener a tu milagrero, a tu amuleto, a alquien que te haga milagros y prodigios.

Tener a un shaykh no es dormirte diciendo: Mi shaykh intercederá por mi en el Día del Juicio.  ¡Necedad!  Dale buenas razones a él para pedir por Ti en ese Día o él puede ser el primero en denunciarte si has hecho caso omiso.

Tener a un shaykh ¡a ver si te enteras! no es tener ingreso a la universidad islámica de un 'alim. 

¿De cuándo acá el conocimiento de los libros es el conocimiento del corazón?  ¿De cuándo acá es requisito para el ikhlas, o el Paraíso, aprender y dominar el árabe?  ¿Es el tasawwuf un asunto de erudición, o de clases pudientes que pueden pagarse estudios clásicos en el extranjero?  ¿La cereza al final de la torre de erudición?

¿No has oído de Habib al Ajami?  ¿No has sabido cómo era nuestro asunto en siglos y siglos de tradición?  ¿De cuándo acá los libros son hombres, y los hombre libros?  ¿No has leído la historia de al Ghazzali, y cómo huyó de su puesto de enseñanza al desierto?  ¿No has leído la historia del 'alim Jalaluddin Rumi, y cómo su vida se resquebrajó y se transformó al conocer al derviche errante, su maestro?  ¿Cuál fue la primera prueba para medir su sinceridad?  ¿No has oído de los numerosos awliya y salihin ummi, iletrados?

Tener un shaykh no es tener a un Catedrático musulmán Anti-sistema.

Ni a un Occidentalista promotor del 'Islam de Europa', o el 'Islam de USA' o el Islam 'para minorías'.

Tampoco es alguien amigo sumiso y conveniente del poderoso, agente de buena voluntad enviado desde el poder, que busca participar en su mesa con el eslógan: 'Desde el poder, haré mi servicio'. 

¿No sabes acaso lo que respondió el Rasul -saaws- cuando los Quraysh le ofrecieron ser Rey de Meca?  ¿Acaso pensó: 'una vez en el poder, haré mi servicio a mi Señor'?.

"No se puede defender a ar-Rahman desde las espaldas del Shaytan" (dicho de Sheykh Effendi Hz.)

Tener a un shaykh no es tener a quien se conforma a tus ideas.  ¡Cambia! 

Vives en Akhir Zaman, y probablemente hayas salido recién hace poco del pozo de Kufr, o, incluso si tienes ascendencia islámica, provienes del entorno de la Segunda Jahiliyya que plaga la Ummah del Islam. 

¿Cómo pretendes que él se conforme a tus ideas? 

"El Murid naqshbandi debe cambiar completamente, externamente y en sus ideas, para que pueda ser amado por el Mensajero de Allah -saaws-"?  ¿Has escuchado esta frase?  La dijo Maulana Sheykh Nazim Hz.

No hay feminismo en el Islam.  No hay democracia en el Islam.  No hay capitalismo, comunismo, socialismo.  No hay evolucionismo en el Islam.  Islam no es una filosofía.  No es Heidegger, Nietzsche, ni demás kuffar.  No hay reencarnación.  No hay malayani ni ghaflat en Islam. 

Nuestro asunto es Islam, no es budismo, hinduismo, filosofía, guenonismo, vedantismo et alia.

¿Osho? ¿Krishnamurti? ¿Quinto o Sexto Camino?  ¿Yoga?  ¿Psicología Transpersonal?

La illaha illa'Allah Muhammadan Rasulullah. 

La shahadah es nuestro tesoro, nuestra luz, nuestra esperanza, nuestra victoria, nuestra intercesión.

La illaha illa'Allah Muhammad Rasulullah.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario