sábado, 10 de julio de 2010

Historias del Mulla Nasruddín - I



¡Un poco de pan, por favor!

Una vez, Mulla Nasruddín  estaba en la cuarta planta de su mansión, hablando tranquilamente con su mujer. Muy raramente encontraba tiempo para hablar con su mujer, porque siempre estaba ocupado haciendo una cosa u otra. Justo entonces oyó a alguien llamando a la puerta de abajo. Pensó, “¡Si no paro a este hombre ahora mismo, me va a romper la puerta! ¡Y los carpinteros, hoy en día, piden un montón de dinero por cualquier reparación! ¡Y el dinero es difícil de conseguir!” Miró por la ventana y dijo: “¿Quién va?”

El hombre respondió: “Eh Mulla, ¡baja aquí un momento! ¡Tengo un trabajo urgente para ti!”

Mulla baja hasta el nivel de la calle, abre la puerta y pregunta: “¿Qué quieres?”

“Mulla”, dice el hombre, “¡Soy un mendigo que sólo pide un trozo de pan!”

“Así que eres un mendigo”, dice Mulla. “¡Vamos arriba!”

Cuando llegaron a la cuarta planta, Mulla dijo: “Como puedes ver, mi mujer no se encuentra bien hoy. No ha preparado nada de comida. Ni siquiera podemos ofrecer un trozo de pan. ¡Inténtalo en otro sitio!”

Alterado, el mendigo dice: “¡Estúpido Mulla! Si no tienes nada que ofrecer, ¿por qué me haces subir los cuatro pisos? ¡Podías habérmelo dicho abajo!”

Mulla respondió: “¡Persona alocada! Por un simple trozo de pan, ¿por qué me hiciste bajar cuatro pisos? ¿Por qué no me lo dijiste desde abajo?”
  

Mulla Nasruddín


El milagro del turbante

Una vez, un campesino se acercó a Mulla y dijo: “Mulla, mi hijo de Meca me ha enviado una carta”. Tendiendo la carta a Mulla, dijo: “Ésta, léemela, por favor”.

Mulla abre la carta y encuentra que está escrita en árabe. La devuelve a la persona, diciendo: “Lo siento, no sé árabe. No puedo leerla”.

Con aspecto sorprendido, el hombre se levanta y mira el turbante de Mulla, después sus ropas (jubba). Nuevamente, mira el turbante, después la ropa. Mulla preguntó: “¿Por qué me estás mirando así?”

Contestó: “Mulla, si no sabes árabe, ¿por qué llevas este gran turbante?”

Mulla inmediatamente se saca el turbante y lo pone en la cabeza del otro hombre, diciendo: “Si se supone que una persona tiene que saber árabe por llevar un turbante, ahora está en tu cabeza. ¡Léela tu mismo!”

El hombre no tuvo respuesta. Avergonzado, siguió su camino.


Gracias a Maryam Rosseló por los textos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario