martes, 15 de enero de 2013

Conducta y Disciplina: Sohbet Esencial

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



CONDUCTA Y DISCIPLINA

Sohbet de Sheykh Abdul Kerim el-Hakkani el-Kibrisi, Viernes 20 de Muharram, 1425 / 12 de marzo del 2004.  39th Street Dergah, Manhattan, Nueva York.
* * *

Selamun aleykum. Meded Ya Sayiddi, Ya Sultan Evliya, Mevlana Sheykh Nazim al-Hakkani. Meded.

Lo más importante en lo que nos estamos concentrando son las buenas maneras (el adab, o comportamiento correcto)
. El Profeta (alayhi salatu wa salam) dijo: "He sido enviado a completar las buenas maneras".  Todos los demás profetas vinieron para enseñar a la gente cómo tener un comportamiento correcto.  Comportamiento (maneras) entre uno y otro; comportamiento con el ambiente en el que viven; comportamiento entre ellos y su Señor; comportamiento con su gente de santidad; maneras entre el hombre y la mujer y maneras entre los niños y los adultos.  Si un hombre no mantiene todo esto, entonces de algún modo, de alguna forma, caerá durante en el camino en las zonas erróneas.

La conducta y la disciplina son de mucha importancia en la vida del hombre.  En cualquier lugar, en cualquier país, aquí o allí, las leyes están para poner a la gente bajo ciertos modos discipinados.  No somos animales.  Somos seres humanos.  No podemos vivir solos en las montañas por nosotros mismos.  Tenemos que vivir unos con otros.  Tenemos que respetar los derechos de los demás y tenemos que aprender cómo amarnos unos a otros.

Entiendan lo que les estoy diciendo.  Aprendan cómo amarse el uno al otro.  No nos estamos amando el uno al otro.  Debemos aprender cómo hacerlo.

El Santo Profeta (alayhi salatu wa salam) dice: "No entrarás al Paraíso, no serás considerado como alguien que tiene fe, si no dices ‘La ilaha illallah’ (No hay más dios que un solo Dios)".  Él dice: "Si no dices ‘La ilaha illallah’, no entrarás al Paraíso", es decir, si no crees que hay un dios Dios Único, entonces no puedes entrar al Paraíso de ese Dios Único.

Es justo, ¿no? ¿No le aceptas y acaso después vas a decir: "¿Quiero entrar a tu Paraíso?" Él te dirá: "Te di Dunya (la vida de este mundo, que sí aceptaste).  Quédate allí.  No vengas al Paraíso".

Aceptar a Allah, aceptar tanto Dunya (este mundo) como el Akhirat (la Otra vida) (ambas creaciones de Allah), eso te da el derecho de entrar en Su Paraíso.  De otro modo, vas a saber por ti mismo que no eres bienvenido.  Si yo voy a tu casa y tú eres la autoridad en esa casa, entonces tengo que aceptar las leyes que pones para mi en esa casa. Si no, tú me dirás: "No puedes hacer lo que quieras en mi casa.  ¡Fuera de aquí!"  No me aceptarías en tu casa.

Así que el Creador, Allah (subhana wa ta'ala –glorificado y exaltado sea) nos dice: "Tu origen, tu realidad, es del Paraíso.  Tú vienes del Paraíso.  Ésa es tu casa.  Lo único que vas a hacer en esta Dunya es aceptarme como tu Señor y regresar a tu casa.  De otro modo, Yo soy quien te he enviado allí, y allí te quedas.  No regresarás a tu casa".  Tanto como puedas estar en esta Dunya, estáte allí.  Por eso es que hay tantos que no regresan a su casa.  Dicen: "No hay Dios.  No hay tal cosa como la creación.  Morimos y nos acabamos".

No acabas allí, pero tu cabeza sí que está acabada.  Tu comprensión está acabada.

Así que no puedes entrar al Paraíso si no dices ‘La ilaha illallah’. Si no dices ‘La ilaha illallah’ entonces no se te considerará como un creyente.  Tienes que decir ‘La ilaha illallah’ para tener fe.  Ése es el paso para poder tener fe.

¿Qué significa ‘La ilaha illallah’?  Significa: "Creo en un Creador.  Creo que alguien me ha creado".  Llámalo Allah, Dios o como quieras llamarLe; él es Uno, y Aquél no comparte ese poder con nada.  El Nombre Divino de ese Uno es Allah.  Él dice: "Ése es Mi Nombre".  Por ejemplo, te puedo llamar Hamdi, Gandhi, Mindi, Bindi, Yandi, pero tú me dirás: "Mi nombre es Ali".  Y si yo digo: "Pero aún así te quiero llamar Hamdi", si hago eso, no vas luchar conmigo pero sí me dirás: "Cuando vengas a mi casa me vas a llamar Ali".

Así pues Allah dice: "Mi Nombre Divino es Allah.  Tú podrás decir Dios, Jehovah o lo que quieras, pero yo soy el Creador.  Te he creado a ti y a tus padres".  Y eso no acaba allí.  Más aún, Él dice: "No solo a ti sino a tus ancestros y a todo lo demás.  Yo soy Aquél que lo ha creado.  Soy el Señor de los Cielos y la Tierra.  Si Me aceptas, entonces entrarás a Mi Paraíso.  Si no Me aceptas, no tienes derecho a pedir estar en Mi Paraíso".

De modo que el Santo Profeta (alayhi salatu wa salam –la bendición y la paz de Allah sean sobre él) nos dice: "Aceptar la Unidad de Allah (subhana wa ta'ala) es una visa para la entrada al Paraíso".  De allí que si un cristiano acepta y dice; "Allah es solo un único Dios.  No hay separación.  No hay Trinidad ni esto o aquello (encarnación, etc.), entonces ése tiene fe. Y estará entrando al Paraíso.  Igualmente, si un judío dice: "Hay un Dios que creó a Muhammad (saw) al igual que creó a Moisés, Adán y los demás," ése también estará entrando al Paraíso.  Pero ambos serán interrogados de acuerdo a lo que hicieron.  Mas la visa para entrar al Paraíso es decir ‘La ilaha illallah’. Ésa es la visa.

Así pues, el Profeta (alayhi salatu wa sallam) nos dice: "Cuando dices eso, se te considerará que tienes fe".

Pero también dice esto (y ahora les está hablando a los musulmanes): "Sin embargo, si no se aman unos a otros entonces no se considerará que han dicho ‘La ilaha illallah’ de manera propia. Eso significará que no tuviste fe de manera propia".

El Islam no se concentra en uno mismo; no se concentra en el individualismo.  El Islam se concentra en aquél que tienes frente a ti.  Concéntrate en la persona que tienes frente a ti.  Tú dale a ése y Allah te dará a ti.

El amor viene de la entrega.  No de decir:

"Oh cariñito, te amo".

"¿Qué? Me amas y cuando me voy por este lado a trabajar tú traes otro hombre a esta casa por el otro lado? Mashallah".

Lo mismo cuando el hombre dice: "Te amo queridita".

"¿Ahh? ¿Me amas pero en cuanto doblo la esquina haces todas estas cosas en el otro lado?"

Es lo mismo con los hombres y las mujeres en estos tiempos.  Tiempos terribles.  Ésta época es el tiempo de la mayor ignorancia.  El tiempo más sucio de la Humanidad.  Por supuesto, la mayoría está haciendo eso detrás de las paredes y piensan que nadie lo sabe.  Pero Allah sabe.  Y esto debes saberlo.  Y aquellos a quienes Allah quiere darlo a conocer, ésos también lo saben.

No pienses en cómo es que lo saben.  Lo saben.  Tu rostro es tu libro.  Lo que está en tu corazón se puede leer desde allí.  Los que tienen una vision especial, los que tienen los binoculares, se los ponen y pueden leerlo en tu rostro.  Cuando el corazón se te abre, puedes leer lo que hay allí.

Allah (subhana wa ta'ala) es el Más Misericordioso.  En especial para estos tiempos, porque ésta es la época de la mayor ignorancia.  Al menos en el tiempo del Profeta (saw), en la primera época de la ignorancia la gente no sabía.  De allí que no creyeran.  Cuando vinieron los Sahaba (los Compañeros del Profeta trayendo el Islam con ellos) y les dijeron ciertas cosas, esa gente escuchó y aceptó.

Hoy en día, la gente ‘sabe’ (son ‘educados’), y con ese conocimiento se vuelven aún más ignorantes porque son tercos, egoístas y niegan todo porque creen que saben.  De modo que no te escuchan y no se abren ninguna puerta para ponerse a pensar: "Quizá en esto haya realmente algo".  

¿Acaso no ves cómo dicen: ¿Cuál es tu grado de educación? ¿En qué universidad estudiaste?" `X' aquí dice que estudió en Columbia y yo le digo [el shaykh se mofa amigablemente]: ‘yo estudié en Harvard’.  Así que ahora empezará a escucharme.  Si le dijera que estudié en la Universidad de Fordham (de menor categoría) jamás me escucharía.

Alhamdulillah. Lo que digo es algo en general.  Hoy en día hay tanta gente que se fija en el diploma que otros tienen y dicen: "Yo voy según eso".  Ehh, pero el diploma también puede comprarse fácilmente.  No se equivoquen.  En estos días puedes comprar el diploma fácilmente.  Le dices a los que están tras las computadoras: "Pon mi nombre allí.  Di que estudié en tal año en ese lugar, di esto y lo otro.  Dame un diploma".  Y listo.  Se imprime y esa persona ya tiene otro diploma.  Pero tener ese diploma no te da ese conocimiento.  Sigues siendo ignorante.

La gente hoy en día, la mayoría, millones y miles de millones no tienen ningún conocimiento acerca de la Otra vida.  Y sin embargo se comportan de manera ignorante, pues cierran toda puerta al conocimiento al decir:
"No hay nada.  No existe nada después de esta vida".  ¿Sabes por qué dicen eso? Porque esto es lo que el Shaytan les está diciendo: "No aceptes nada.  Vive tu vida.  Si aceptas, ya no vas a poder vivir como un animal.  Si aceptas, vas a tener que vivir como un hombre.  Vas a poner algo de disciplina en tu vida.  Vas a poner alguna autoridad en tu vida.  Vas a poner algunas leyes".  

Así que el Shaytan dice: "Nada de leyes.  Deja todas las leyes, porque las puertas que dicen: ‘aquí no hay leyes’ te conducirán al mismo Fuego al que yo me dirijo".  Ésta es la ruta que el Shayan le está ordenando a la Humanidad.

La Jahiliyya de hoy en día, la ignorancia de hoy en día, es peor que la ignorancia del tiempo del Profeta (alayhi salatu wa salam).  Ésa gente era ignorante a causa del conocimiento que no tenían.  Cuando alguien les hablaba acerca de ese conocimiento, se sentaban y escuchaban.  Pero un par de cabezas como las de Abu Jahil sin embargo no eran ignorantes.  Ésos sí tenían algo de conocimiento.  De allí que se volvieran ignorantes.  No escucharon.  Pero los que no sabían, escucharon y aceptaron.  Abu Jahil dijo: "Yo sé algo.  Yo tengo un diploma".  Abu Lahab dijo: "Yo tengo un diploma.  Soy un hombre educado.  Tú no eres alguien educado".  Así que ambos se convirtieron en los padres de la ignorancia.

Ésta época es peor que ésa.  Un niño de diez años se para frente a ti y te dice: "No hay nada". Y le digo: "Niño, ni siquiera sabes cómo entrar al baño.  Dime, ¿por qué lado sale el sol?"

"Por el Norte".

"Ni siquiera te han enseñado todavía eso" (El Sheykh sonríe).

No saben nada y no aceptan nada porque sus padres en casa les enseñan cómo ser egoístas y cómo dar órdenes.  Los niños pequeños les dan órdenes a sus madres y a sus padres.  Adiós a la disciplina. Mashallah.

El Santo Profeta (saw) vino a completar las buenas maneras.  La gente primero debe tener buenas maneras, buena conducta, y entonces cuando siguen las huellas del Profeta (alayhi salatu wa salam) completarán sus buenas maneras.  Seguir al Profeta (saw) debe llevarte a la más elevada estación que te hará comprender entonces: "Oh, mi Señor me ha creado en Ahsani Taqweem (la más perfecta de las formas [-referencia a un versículo del Corán-])".

Así es, la más perfecta de las criaturas.  La más perfecta en todo, en la forma, en lo material, en lo espiritual, en todo lo más perfecto.  Así que aquél que acepte lo que Allah le dé se convertirá en lo más perfecto.  Un día, llegará a esa estación.

Aquél que dice: "Mi piel es negra y no me gusta así", tu lucha es contra Allah.  El que dice: "Mi piel es blanca pero quiero que sea negra", tu lucha es contra Allah.  Otros se miran a sí mismos diciendo: "Soy muy pálido, muy verde, muy esto o muy lo otro, mi cabello es muy crespo y quiero que sea lacio".  El que lo tiene lacio dice: "Quisiera ser crespo". El de ojos azules dice: "Debo tener ojos negros".  

Por eso van por allí tomando estos lentes de contacto (coloreados), se los ponen en los ojos, haciéndose ciegos, ganándose astillas en los ojos, y cuando les digo: "Mira, tus ojos se parecen a los de un gato", no les gusta (el Sheykh sonríe) … Cuando les digo: "Parecen los de un gato", no les gusta.  Pero si digo: "Parecen los de un león", (se hinchan y) dicen: "Ah, debe ser cierto". (El Sheykh se ríe).

¿No te gusta lo que Allah te está dando?  ¡Cuán ignorante es el hombre!  Es algo que se te ha concedido. Te ha sido dado a ti.  A nadie más en toda la creación.  ¡Qué bendición más grande es ésa!  Él te está dando esa perfección solo a ti.  Tu forma y todo lo demás es perfecto.  ¿Estás contento por eso?  (Cuando entiendas esto) entonces encontrarás el contentamiento. 

De otro modo, saldrás de la oficina del doctor, jalando aquí, poniendo esto y aquello … no me gusta usar nombres pero es necesario decirlo, después te volverás como Michael Jackson, ya no tienes nada de donde jalar y la nariz se empieza a caer y todo empieza a caerse.

No te equivoques.  Estáte contento con lo que Allah te ha dado.  Lo que sea que te haya dado, Su bendición está allí y él está contento contigo en esa forma.  Conténtate con eso.  De otro modo, nunca encontrarás felicidad en este mundo ni encontrarás felicidad en el otro mundo.

El Santo Profeta (saw) vino para traer la más perfecta disciplina y la estación más perfecta al hombre.  Cualquiera que siga realmente las huellas del Profeta (alayhi salatu wa salam), olvídate ya de que vaya a hacerle daño a la gente, no dañarán ni siquiera a una hormiga ni a nada que esté a su alrededor.  Pero cuando ésos luchen por la causa de Allah bajo el gobierno de aquél que está por venir, entonces no tendrás ningún lugar a donde escaparte.  No podrás escapar.

Wa min Allahu taufiq

Bihurmatil Habib

Bihurmatil Fatiha.

________________________________________________________________
Traducido por la dergah osmanli del Perú de Shaykh Abdul Kerim Effendi Hz.
La transcripción original del discurso en inglés se encuentra en:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario