miércoles, 8 de julio de 2009

Represión china contra los musulmanes uigures


Los uigures son una minoría de nueve millones de musulmanes que residen en la región autónoma del Este de Turquestán en Xinjiang (conocida extraoficialmente también como el Turquestán Oriental o Uiguristán). De ascendencia turca, son uno de las etnias más fuertemente reprimidas por el gobierno comunista chino.

De El Periódico (escribe Adrián Foncillos), leemos lo siguiente:

“Dos problemas amargan a la minoría étnica uigur de Xinjiang: la política de Pekín y el desdén global. Los lamentos de los uigures, de religión musulmana y raíces turcas, son un calco de los tibetanos, sus mediáticos vecinos del sur: acusan a Pekín de promover la repoblación de la zona con chinos de la etnia han para disolver su cultura propia, de represión religiosa y de esquilmar sus ricos recursos naturales, principalmente petróleo y gas natural.

Pero los musulmanes cotizan mucho más bajo que los tibetanos en la bolsa de simpatías mundiales. La empresaria Rebiya Kadeer es la líder uigur en el exilio. Llegó a participar en el Parlamento chino antes de ser acusada de fomentar el separatismo y hoy vive en Washington. Aunque ha sido nominada varias veces para el premio Nobel de la Paz, sus esfuerzos por popularizar la causa uigur distan de tener el eco del dalái lama”.

Anna María Hollain de El País nos da mayores luces en cuanto a la situación uigur:

“Asgar Can, vicepresidente del Congreso Mundial Uigur, con sede en Múnich, dice que "hay 800 muertos en Urumqi".

(...)

"Legalmente, las mujeres en China pueden tener dos hijos, pero cuando las uigures están embarazadas del segundo tienen mucho miedo porque las autoridades chinas suelen obligarlas a abortar. En los hospitales se esteriliza forzosamente a las madres uigures. Además, nos tratan como esclavos. Nuestras mujeres son obligadas a ir a trabajar en un régimen de esclavitud en fábricas en el centro de China", relata Can. "El Gobierno de Pekín también practica una política de reasentamiento de la mayoría han en Xinjiang, lo que obliga a los uigures a desplazarse de sus hogares y empleos", añade.

"La protesta [del domingo] se inició de un modo muy pacífico. Algunos uigures hasta portaban banderas chinas para demostrar que su malestar no iba dirigido contra los chinos. Pero como la manifestación no estaba autorizada por el Gobierno, pronto llegaron miles de policías y soldados y, en algún momento, empezaron a disparar contra la multitud. Murieron al menos dos uigures y, casi de inmediato, se desataron los enfrentamientos", explicó Can.

"Las manifestaciones del domingo sólo pretendían forzar una investigación oficial sobre lo ocurrido en Guangdong el pasado 26 de junio", explicó el vicepresidente de la diáspora uigur. "Allí murieron más de 20 personas según nuestros datos. Existe un vídeo en Youtube en el que se ve la persecución de las víctimas", agregó. El 26 de junio, varios trabajadores chinos atacaron y mataron a otros empleados uigures de una fábrica de juguetes en la provincia de Guangdong (sur de China). Pekín sólo reconoció la muerte de dos uigures en el incidente”.

El medio La Gran Época informada lo siguiente en enero de este año en entrevista con Rebiya Kadeer:

"La Gran Época (LGE): ¿Por qué hay tan pocos medios occidentales que informan acerca de los uigures y tanto acerca del Tíbet?

Rebiya Kadeer (RK): La razón principal es el Dalai Lama, que ha conseguido mucha atención en los últimos años en el occidente. Fue afortunado de poder huir con gente de su pueblo y miembros de gobierno. Como él también es el líder espiritual tibetano, la gente lo reconoce como el líder del Tíbet.

Para nosotros, los soviéticos obligaron a los líderes uigures a negociar con Mao, y se suponía que debían volar a China continental. Hay declaraciones de que el avión explotó y que siete líderes uigures, el presidente y otros ministros, fueron asesinados. Desde entonces, el control de nuestro territorio está en manos de los chinos/soviéticos. Nuestra administración política fue incapaz de huir.

Después de eso, el régimen chino dispersó a todos los uigures que hubieran podido convertirse en líderes, haciendo imposible seleccionar a un líder global para todas las organizaciones uigures en el mundo.

El régimen chino ha despachado a muchos espías e informantes en este juego de “Divide y conquista”. Pero esta vez, después de la aguda represión, los uigures han decidido unirse".
¿Quiénes son los uigures?

Los uigures existieron como federación tribal, gobernada por los Juan Juan entre el 460 y el 545, Conocidos como los huihe (回紇 huíhé) o huihi en los documentos chinos, establecieron un khanato en el siglo VIII.

Su khanato se extendió desde el Mar Caspio hasta Manchuria y duró entre el año 745 al 840 cuando fueron derrotados por los Kirguiz. Como consecuencia de la derrota, algunos grupos de uigures emigraron hacia nuevos territorios, incluyendo las actuales regiones de Xinjiang y Gansu en la República Popular China.

Durante la dinastía Ming, los uigures estrecharon las relaciones con el resto de grupos étnicos que habitan en China.

En 1759, la dinastía Manchu (Qing) invadió y conquistó la ancestral tierra de los uigures. Estos se rebelaron repetidamente contra la invasión Manchu. Desde el 1759 al 1862, los uigures tuvieron 40 grandes revueltas contra los Manchus y en 1862, consiguieron hacer retroceder a estos volviendo a gozar brevemente de su independencia. No obstante los Manchus volvieron a tomar el control en 1876, y renombraron esta tierra, Xinjiang, que quiere decir "territorio nuevamente conquistado. Y anexaron oficialmente este territorio en 1884.

En 1911, el imperio Manchu (Qing) fue derrocado por la Revolución Nacionalista China (Kuomintang-KMT). Sin embargo, el Kuomintang no tomó control total sobre Xinjiang. Desde el 1911 al 1944, la región fue gobernada por los Señores de la Guerra chinos locales. Los uigures continuaron su lucha para reclamar el control de su tierra y consiguieron establecer dos repúblicas, aunque de poca duración. En 1933, los uigures del sur de Xinjiang se rebelaron contra la ley china y establecieron una república, pero fue rápidamente reprimida por los ya citados Señor de la Guerra locales.

Los uygures emprendieron otra rebelión en el norte de Xinjiang en 1944. Los uygures ganaron el control sobre la mayor parte de Xinjiang. Mao Zedong, presidente del Partido Comunista Chino, prometió a los líderes de la república que el Partido comunista permitiría a los uygures elegir entre autonomía e independencia de China si primero consentían en ayudar a los comunistas a batir al Kuomintang. Los líderes confiaron en la promesa de Mao y permitieron a los comunistas entrar en Xinjiang pacíficamente. No obstante, cuando Mao y el Partido Comunista vencieron al KMT y tomaron el poder, Mao rompió su promesa de permitir a los uigures ejercer su derecho de auto-determinación. En lugar de ello, creó el concepto de regiones, provincias y distritos autónomos étnicos para calmar a la gente indígena que no estaba de acuerdo. Estableció la Región Autónoma Uigur de Xinjiang en 1955.

Breve sobre el Islam en los uigures

A partir del siglo X, los uigures iniciaron el proceso de conversión hacia la fe musulmana. Antes de la conversión, muchos uigures eran budistas o cristianos (nestorianos).

El Islam en Xinjiang ha estado fuertemente marcado por la comprensión del sufismo islámico, la espiritualidad islámica, a través de diversas corrientes y cofradías sufíes.

La cofradía (tariqa) que llegó a tener un papel religioso, político y social preponderante en la historia de esta zona fue la tariqa naqhsbandi, con la dinastía de los Majdumzada que reinó en Turkestán oriental, convirtiéndolo en un estado casi sufí, hasta la ocupación china de 1759, y luego pasó a la oposición, desde donde organizó varios le­vantamientos contra el estado chino hasta mediados del siglo XIX.

La religión ha influido de forma notable en los sistemas judiciales, económicos y educativos de las familias uigures. La región de Xinjiang tiene más de 15,000 mezquitas y centros de oración, uno por cada pueblo musulmán.

Escribe Michael Dillon de la BBC:

"El Islam es una parte integral de la vida e identidad de los uigures de Xinjiang. Una de las principales quejas hacia el gobierno chino es alto número de restricciones que Pekín ha impuesto a sus prácticas religiosas.

En la actualidad hay muchas menos mezquitas en la región que las que había en 1949 y las actividades de éstas están sometidas a importantes restricciones.

Por ejemplo, a los jóvenes menores de 18 años no se les permite acudir a las mezquitas, así como a los miembros del Partido Comunista o a los funcionarios del gobierno.

Las escuelas islámicas también están siendo vigiladas y otras instituciones islámicas que antes eran parte central de la vida religiosa en Xinjiang han sido prohibidas, incluyendo muchas de las hermandades sufíes que proporcionan servicios sociales a la comunidad.

En China todas las religiones están bajo control estatal, pero las restricciones al Islam entre los uigures son bastante más que las que se imponen a otros grupos, incluyendo los hui, quienes también son musulmanes pero hablan mandarín.
Esta severidad es resultado de la asociación entre grupos musulmanes y el movimiento de independencia de la región".

Que Allah libre de la opresión a nuestros hermanos uigures prontamente.




-------------

Según la tradición de los musulmanes chinos, el Islam llegó a China en vida del mismo Profeta Muhammad (la bendición y la paz de Dios sea con él). Se narra que el emperador T’ai-tsung vio en sueños al Profeta Muhammad (BP) con rasgos orientales. El Profeta (BP) envió más tarde a uno de sus compañeros, Sa’d ibn Abi Waqqas, conocido en China como Wan-ko-ssu. Éste llevó las partes del Corán que en aquellas fechas estaban puestas por escrito, y prometió al emperador enviarles después el resto.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario