martes, 27 de octubre de 2015

La Espiritualidad Femenina en el Islam

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo





LA ESPIRITUALIDAD FEMENINA EN EL ISLAM

BismillahirRahmanirRahim


Pregunta [de alguien anónimo a través del internet en la transmisión en vivo]:

¿Dios [Allah] concede Su Misericordia en mayor medida y de modo más rápido a los hombres que a las mujeres cuando se trata de otorgar la santidad [wilayat] o hacerlos un wali/awliya [amigo, amigos íntimos de Dios]?  Porque en general no se menciona mucho a mujeres walis o santas.

Respuesta:

Las mujeres no deberían ser mencionadas en general mucho.  Las santas, las mujeres sahabis [del tiempo del Profeta –saaws] o las esposas del Profeta (sallallahu alayhi wa sallam). 

Hay una razón por la que las mujeres usan hijab [velo], usan purdah.  Ellas portan un secreto de Allah que no puede ser revelado aquí en este mundo.  No corresponde a las mujeres estar mostrándose a sí mismas, ser protagonistas.  Sin importar cuán santas sean, no corresponde.  

De otro modo, las esposas de los Profetas, las esposas del Santo Profeta (saaws) serían las primeras [en hacerlo], o la hija del Profeta (saaws), serían las primeras, corriendo a mostrarse por doquier en ese tiempo.  ¿Hicieron eso?  No, no lo hicieron.

Una lo hizo [mostró protagonismo], Hazreti Aishah, y después dio marcha atrás.  No vamos a entrar allí.  Pero ella dio marcha atrás.  Hazreti Fatima, la hija del Profeta (asws –alayhi salatu wa sallam-), casada con el León de Allah, el sobrino y el yerno del Santo Profeta (asws), Hz Ali (karam Allahu Wajhahu), ¿se mostró a sí misma?

No.

Pero ahora, como sea, hay nuevo estilo de sufismo.  Es el siglo XXI, todo puede ocurrir.  Así que no puedo decir nada en relación a eso.  Éste es un mundo libro, un país libre.  Pero yo también soy libre.  Esto que doy es también libertad de expresión.

Tú eres libre de decir que las mujeres sí pueden hacerlo.  Y yo tengo libertad de decir [otra cosa].  [Pero en realidad] no tenemos libertad de decir [algo distinto a la Ley de Allah].

Así que, ¿hay mujeres santas?

Así es, por supuesto que hay mujeres santas. Las mujeres santas, se vuelven santas o son menos favorecidas que los hombres?

No.

La mujer, ellas alcanzan la espiritualidad de modo más rápido y veloz que el hombre.  Ésta es una realidad.  Hacen progreso muy fácilmente. Rápidamente alcanzan la wilaya [la santidad], muy rápidamente.  Pero caen de allí también muy rápidamente. 

Justo acabo de leer unos hadices del Santo Profeta (asws).  Verás, las mujeres modernas, y eso incluye a las mujeres sufís modernas también, no quieren el rol tradicional de la mujer.  Quieren ser modernas y quieren ser Sufis al mismo tiempo.  

El Santo Profeta (asws) dice, solo un ejemplo simple para darte una idea de cuán rápidamente la mujer puede elevarse en estación espiritual, mucho más rápido que los hombres:

Allah subhana wa ta’ala [Dios, glorificado y exaltado Sea] recompensa a la mujer que se levanta a medianoche para cuidar a sus hijos y no puede dormir a causa de eso. Allah le da una recompense como si ella hubiera liberado setenta esclavos. Sólo haciendo eso, una noche.  Y un vaso de agua que le das a tu esposo, es major que setenta Hajjs [Peregrinaciones a la Meca].

Las mujeres en estos días, já, no hablemos de eso.  Sufis, mashaAllah. De alto nivel de dhikr.  Pero olvídate de servir a sus esposos … así que ¿dónde estamos nosotros y dónde están ellas (las que hubo antes)?

Las mujeres santas, oooh, ni siquiera puedes aproximarte a eso, las mujeres de hoy en día. Pero sí saben decir muy rápidamente ‘el Paraíso está a mis pies.’  Pero ves que sus pies están muy sucios.  Porque no están caminando sobre los pasos del Profeta, o de la esposas del Profeta (saaws), o de las mujeres Sahabis.  Están caminando sobre los pasos de los kafir (los incrédulos). ¿Y piensas que en ese entonces el Paraíso va a estar bajo tus pies? 

No, no lo estará.

Los hombres, es mucho más lento, su progreso.  Es muy difícil para los hombres. Pero no es tan fácil para ellos caer.  Para las mujeres especialmente, es muy fácil caer, y muy fácil para ellas levantarse.  Sus lenguas.  Salen palabras erróneas de allí, uff … rápidamente te caes.  Una vez que la palabra ha salido, no la puedes hacer regresar.  Así que te vuelves ahora un esclavo, un cautivo de tus palabras.  Caes.

Allah swt es justo.  Él es justo.  Él ha dado lo que le corresponde a la mujer y ha dado lo que le corresponde al hombre.  Y ni siquiera estamos hablando acerca de los actos de adoración que ellas, las mujeres, están haciendo.  Sólo sus vidas, sus deberes como madres, como esposas, pueden alcanzar la más alta estación en el Paraíso.  

El dolor por el que pasan en el nacimiento de un bebé, del que la ciencia dice, lo dicen y miden, ya olvidé los números, pero miden el dolor y dicen por ejemplo que el dolor que un hombre puede soportar, que una persona normal puede soportar, como el de un hueso que se rompe, ese dolor es una medida.  La mujer cuando está dando a luz, cuando pasan por los dolores del parto, es como si se hubieran roto a la vez setenta huesos en su cuerpo.  Y cuando ellas pasan por ello, están allí ya en la estación de la Santidad.  Pero ¿quién cree esto?  ¿Quién se aproxima a eso con estas creencias?

Porque ahora, no nos estamos fijando en nuestras abuelas, en nuestras bisabuelas.  Nos fijamos en lo que ofrecen los incrédulos. Y decimos, respecto a nuestras abuelas, que no queremos eso.  Queremos lo que los incrédulos ofrecen.  

Así que, inshaAllah ar-Rahman, toda la idea para nosotros es conocer nuestras propias órbitas y girar en nuestras propias órbitas.  Conocer lo que nos corresponde.

Eh, Allah swt lo hará muy fácil, muy muy muy fácil para la mujer.  En el Día del Juicio, Allah swt le preguntará a su esposo, o a su padre, o a su hermano, diciéndoles: ‘¿estás contento con ella?’  Y si ellos dicen: ‘Sí Ya Rabbi [Oh Señor], estamos contentos con ella´, Allah dirá (a los ángeles): ‘tómenla y llévenla, y ella puede ingresar al Paraíso por cualquier puerta que ella quiera’.  Y no habrá preguntas para ella.  Nada.  Para el hombre, es algo lento, un proceso muy largo.  Todo lo que tiene debe irse.

Sí.  Esto se ha olvidado.  Ahora las mujeres se apresuran en convertirse en imams.  Y los eruditos musulmanes aplauden.  Las mujeres vienen y hacen zikr, dirigen a los hombres y a las mujeres.  Ahora están muy envidiosas.

Después de todo es envidia, y la envidia no es buena ¿cierto?  La última vez que me fijé, la envidia es una cosa muy mala ¿correcto?  Si no es para ti, no es para ti.  ¿Por qué debes tener envidia?

Miran a la gente girar [en el zikr], el hombre gira y ahora la mujer también quierer girar.  MashaAllah.  Vistiendo ropas rojas muy lindas, que es haram [está prohibido] vestir, ahora usan ropas rojas y están girando.  Y los hombres las observan. ‘SubhanaAllah,’ dicen ellos. [Pero ellos] están haciendo una clase diferente de zikr. SubhanaAllah.

Bueno, es un mundo libre.  Es ahir zaman (el final de los tiempos).  Haz como quieras, pero todos tendrán un precio que pagar.  Que Allah nos perdone nos lo haga fácil para nosotros.

Si no te gustan mis palabras, no tienes que escucharlas.  Di éste es un loco, está hablándose a sí mismo.  Pero estas palabras, si no te gustan, yo las tomaré.  Como tú quieras.

- Sheykh Lokman Effendi Hz


17 de octubre del 2013.  

Dergah Osmanli de Nueva York, Estados Unidos.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario