martes, 23 de junio de 2009

El Mes Sagrado de Rajab



¡Bienvenido sea el bendito mes de Rajab! Es un mes sagrado que Allah ha concedido a la humanidad para que nos volvamos hacia Él en arrepentimiento y en búsqueda de Su generoso perdón. Allah ha concedido en este mes el regalo de una de las noches sagradas del año: Laylatul Raghaib o la Noche de los Deseos, que en esta ocasión se celebra desde el atardecer hasta el amanecer de este jueves 25 próximo.

Según nos informó el Mensajero de Allah, que la bendición y la paz de Allah sean con él, el mes de Rajab es el mes de Allah, glorificado sea, el mes siguiente, es decir, el mes de Sha'ban, es el mes del Mensajero, que la bendición y la paz de Allah sean con él, y el mes siguientes, es decir, Ramadhan, es el mes de la Ummah o la Comunidad de los Creyentes.

Rajab marca el inicio de nuestra aproximación al mes de Ramadhan, y marca nuestra preparación para llegar al Ramadhan, el mes más sagrado del año, en un estado agradable a Allah.

Tal como nos lo explica Shaykh Effendi, nuestro maestro, en Rajab se siembra, en Sha'ban se cultiva y en Ramadhan se cosecha.

Se recomienda iniciar una práctica de ayunos en Rajab y en Sha'ban; en especial, el ayuno del primer jueves de Rajab, a fin de entrar tras un ayuno a la noche sagrada de Laylatul Raghaib.

En la dergah de Shaykh Effendi, a todos los murids se les pide mostrar respeto y obediencia a Allah de modo especial en esta preparación al Ramadhan, a través de un ayuno todos los lunes y jueves de Rajab y Sha'ban.

Dijo el Mensajero de Allah, que Dios le bendiga y le prodigue paz: "Aquél que observa un día de ayuno en Rajab es como aquél que ha ayunado por cuarenta años".

También nos ha dicho: "En el Paraíso hay un canal llamado Rajab. Su agua es más blanca que la leche, más fría que el hielo y más dulce que la miel. Aquél que observa al menos un día de ayuno en Rajab podrá beber de su agua".

Una vez, un Compañero del Profeta (asws), Hazrat Subaan, que Allah esté complacido con él, acompañó a nuestro Profeta mientras éste estaba en un cementerio. Y vio que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, se puso triste y dijo:

"Subaan, la gente enterrada aquí está siendo castigada. Le pedí a Allah que redujera su castigo. Si tan sólo hubieran observado un día de ayuno y permanecido despiertos una noche en adoraciónen Rajab, se habrían salvado de este castigo en las tumbas".

Su Compañero le preguntó: "¿Ayunar un sólo día y permanecer despierto ocupado en la adoración los habría salvado?"

Le respondió: "Así es. Juro por aquél en Cuya Mano se encuentra mi alma que no hay hombre o mujer musulmanes que si observa un solo día de ayuno en Rajab y permanece ocupado adorando a Allah por sólo una noche, Allah no escriba para esa persona un año entero de actos de adoración en su libro de obras".

En particular, la celebración, mediante ayuno y oraciones nocturnas, de Laylatul Raghaib, es uno de los actos más valiosos que podemos hacer durante el año.

En esa noche bendita informan muchos shaykhs y hombres de conocimiento que la Luz Pura del más amado de Allah, nuestro Maestro y Mensajero Sayyidina Muhammad, que la bendición y la paz de Allah sean sin límite sobre él, pasó de su padre, 'Abdullah ibn Abdal Muttalib, que Allah esté complacido con él, al vientre de su bendita madre Amina, que Allah esté complacido con ella, por ser la noche de la concepción física de Sayyidina Muhammad, sallallahu 'alayhi wa sallam.

Esa noche los ángeles se reúnen en número incontable para recibir de Allah bendiciones para sus siervos en la humanidad, bendiciones en un número que sólo Allah conoce. Allah concede a sus siervos adorándoLe esa noche un inmenso perdón, gracias que este mundo no es capaz de soportar si se pusieran al descubierto, y atiende las súplicas que se Le dirigen.

En Laylatul Raghaib el Mensajero de Allah (saaws) recibió a lo largo de su vida numerosos obsequios de su Señor.

Y en el mismo mes sagrado de Rajab, la noche 27, Allah hizo ascender en cuerpo físico a su más amado siervo a Su presencia, más allá de lo que concedió jamás a nadie acercársele, en lo que recordamos como Laylatul Mir'aj, la Noche de la Ascensión.

Nuestro shaykh nos llama a aprovechar este mes para despertarnos de nuestro estado de negligencia, y abrirnos a los ríos de misericordia que nos envía directamente Allah.

Allahumma salli 'ala Muhammadin wa 'ala ali muhammadin wa sallim

As salam alaikum.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario