jueves, 23 de abril de 2015

El valor de Rayab

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



 POR LAYLATUL RAGHAIB

Nuestras alabazas más elevadas sean para nuestro Señor, Allah swt y Le agradecemos constantemente, Syukur Ya Rabbi, Alhamdulillah. Y hoy estamos de pie a la puerta del Día más Sagrado que está a punto de llegar para la Nación del Islam.

Estamos de pie a la puerta del mes de Allah, el mes de Rajab. Rajab Shahrullah. Y del mes de Rajab, entraremos al mes del Santo Profeta (asws), el mes de Sha’ban. Y de Sha’ban, entraremos al mes de la Ummat, el mes de Ramazan.

Le agradecemos a Allah swt por enviarnos estos días Sagrados y estas noches Sagradas, para que podamos correr de regreso hacia Él, para que nos corrijamos nosotros mismos, para que nos paremos sobre nuestros egos, para que regresemos al camino correcto.

Y estamos haciendo el du’a del Santo Profeta (asws) “Allahumma barik lana fi Rajab wa Sha’ban wa ballighna Ramadan; Oh, Allah, bendícenos en Rajab y en Sha’ban y haznos llegar a Ramazan.”

Rajab es uno de los meses más Sagrados ante los ojos de Allah swt. Este mes es tan Sagrado que Allah swt lo llama Su mes. Y uno de sus sellos es que Allah swt ama el ayuno de Sus siervos en este mes. Alhamdulillah, a través de la tradición de Sheykh Effendi estamos manteniendo el ayuno en este mes.

Y en este mes se encuentran las noches Sagradas de Raghaib y del Mi’raj. Raghaib es la noche en la que la luz del Santo Profeta (asws), que ha sido llevada en línea continua desde Adam (as), y que se fue transmitiendo, transmitiendo y transmitiendo, llegó esa noche hasta su madre, Aminah Hatun (ra). Y también en este mes se encuentra la Sagrada noche del Mi’raj en la que la luz del Santo Profeta (asws) ascendió al Paraíso y pasó hasta llegar al Sidratul Muntaha.

¡Subhanallah! Cuán bendecidos somos de poder entrar a este mes. Y para demostrar nuestro amor por este mes, debemos correr para realizar los actos de adoración de este mes. En un Hadiz Sharif, el Santo Profeta (asws) dice “Rajab es un mes tremendamente extraordinario. Es un mes inmenso en el que Allah multiplica las buenas acciones.”

Así que a quienquiera que ayune un día de Rajab se le cuenta como si hubiese ayunado un año entero. A quienquiera que ayune siete días de este mes, las siete puertas del Infierno se le cierran. A quienquiera que ayune ocho días de este mes, las ocho puertas del Paraíso se le abren. Y a quienquiera que ayune diez días de este mes, no existirá algo que le pida a Allah que Allah swt no se lo conceda. Quiere decir que Allah le concederá lo que pida. Y a quienquiera que ayune quince días, alguien clamará para él desde el Paraíso diciendo: “Ciertamente tú has sido perdonado de todo lo pasado, así que renueva tus buenas acciones, porque de hecho todas tus malas acciones han sido convertidas en buenas acciones”. Y a quienquiera que haga más, Allah le concede aún más.
Así que éste es un mes para que nos renovemos nosotros mismos, un mes para que nos hagamos mejores, un mes para que volvamos nuevamente al camino correcto y regresar, regresar a Allah swt, éste es uno de los significados de Tawba. Éste es uno de los significados de pedir perdón.

Porque cuando una persona le pide perdón a Allah swt, debe poner la intención de nunca más volver a cometer las malas acciones que estaba cometiendo.

Y el Santo Profeta (asws) nos dice que debemos correr a buscar el perdón de Allah en este Sagrado mes diciendo “busquen intensamente el perdón de Allah en el mes de Rajab. Allah libera del Infierno a un siervo Suyo en cada minuto del mes de Rajab. Además, existen tales mansiones, palacios en el Paraíso a los que sólo aquellos que ayunan en el mes de Rajab podrán entrar.”

Hazreti Abu Bakar ha dicho, “Rajab es el mes de la siembra, Sha'ban es el mes de regar la siembra y el mes de Ramazan es el mes de la cosecha.”

Así que cuáles sean las semillas que sembremos en este mes, vamos a ver su fruto en Ramadan. Si estamos plantando las semillas del perdón, si estamos plantando las semillas del salawat, si estamos plantando las semillas de la recitación del Ikhlas, si estamos plantando las semillas del ayuno, si estamos plantando las semillas de las buenas relaciones con nuestros hermanos, entonces in sha’Allah ar-Rahman, vamos a recibir los hermosos frutos de la complacencia de Allah y de Su Santo Profeta (asws) en Ramadan.

Pero si estamos plantando las semillas de la cólera, de la envidia, de la terquedad, de la arrogancia, de la confrontación, de los malos modales, de la pereza, entonces en Ramadan vamos a cosechar estos frutos podridos. En Ramadan vamos a ser de esa categoría de personas que el Santo Profeta (asws) dice “ellos sólo están hambrientos. Su ayuno no es más que hambre. No han ganado nada para sí mismos.”

Así que ésta es la oportunidad. Ésta es la oportunidad. Estos días no vienen diariamente. Vivan cada día, corran cada día, debemos esforzarnos cada día en este mes como si no fuese a regresar a nosotros otra vez. Intenten atrapar las Bendiciones de este mes, in sha’Allah.

Estamos pidiéndole a Allah que nos perdone, estamos pidiéndole a Allah que acepte nuestro Tawba. Estamos pidiéndole a Allah que podamos entrar limpios y puros al mes de Rajab, y que salgamos de él limpios y puros. Estamos pidiendo que las bendiciones de este mes lluevan sobre nosotros. Estamos pidiendo que seamos mejores Murids, mejores siervos durante este mes.

Estamos pidiéndole a Allah que fortalezca esta yamaat en este mes. Estamos pidiéndole a Allah que eleve más y más alto la estación de Sheykh Effendi en este mes. Estamos pidiéndole a Allah que disipe el sufrimiento de la Ummat de Muhammad (asws) durante este mes, y que envíe a aquel que será el salvador de esta Ummat, Hazreti Mahdi (as). Amin.

Wamin Allahu Tawfiq Bihurmatil Habib Bihurmatil Fatiha.

- Lokman Hoja Effendi


martes, 21 de abril de 2015

Construir una mezquita

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo

Mezquita en Etiopía

CONSTRUIR UNA MEZQUITA

Bismillahi Rahmani Rahim

Construir una mezquita, en términos materiales, no es difícil.

Pero muchos se desviven en buscar financiamientos internacionales, patronazgo de ricos o hacer colecta de dinero con este fin, olvidando el punto esencial.  Y en el proceso, arriesgan empeñar su fe a sus patrocinadores.

De allí que Sheykh Abdul Kerim Kibrisi (qs) siempre prefirió hacer las cosas sin apoyo de gobiernos o instituciones internacionales, que tienen sus propias agendas e intereses cuando ayudan a los 'proyectos islámicos'.

En la foto, se ve una mezquita en Etiopía. ¿Imaginan una mezquita así en los alrededores de Lima?

Hacer una mezquita, como construcción, no es difícil.

Difícil es que haya gente sincera que entienda para qué hay que ir a una, cuál es el valor de una mezquita real, y gente que no quiera tener amor a dunya (a este mundo).

Difícil es que haya gente que quiera ¡despertar!

Despertar duele, y no se logra más que de la mano de la gente de Allah, los Awliya, que harán heridas en tu ego.  Para liberar a tu espíritu para que adore con más fuerza a Allah.

Numerosos son los activistas islámicos que se desviven en obtener patrocinadores, haciendo inclusive viajes al extranjero, pero que quedarían horrorizados ante el proyecto de hacer una mezquita simple y sencilla, donde no tengan asegurada su paga mensual en dólares.

Más de un imam o encargado de una musalla o mezquita pierde los colores cuando se trata de llevar las cuentas, y revela así que su dhikr real es: dólares, dólares, dólares, siendo el primero que denunciaría el dhikr del nombre de Allah como 'innovación'.

El dhikr de “¡La renta!” pesa entonces más que el dhikr “¡Allah!”.

Que Allah nos proteja del amor a dunya y de vender nuestra fe al mejor postor.

La imagen dice en este caso varias veces más que mil palabras.

viernes, 3 de abril de 2015

La vestimenta y los hábitos de Jesús

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



CÓMO VESTÍA Y QUÉ HÁBITOS TENÍA JESÚS, LA PAZ SEA CON ÉL


Jesús ayunaba, como ayunamos también los musulmanes.

Al orar inclinaba su cuerpo hasta postrar su cabeza en el suelo, al igual que hacemos los musulmanes.

Tenía barba larga, como solemos tener los musulmanes.

Realizaba el sacrificio de corderos en el Nombre de Dios, que después se repartía entre los pobres. Como hacemos también los musulmanes.

Jesús adoraba a un Dios Único, que es imposible representar en imágenes. Jesús confirmó su fe en un solo Dios, cuando se le preguntó sobre el más grande mandamiento, a lo cual respondió:

"Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón..." (Marcos 12: 29,30).

Un escriba judío, hombre que creía firmemente en el Dios único y solo, y quien con seguridad habría rechazado el trinitarianismo como paganismo, habiendo oído la confesión de fe de Jesús, comentó: "Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él; y el amarle con todo el corazón... es más que todos los holocaustos y sacrificios" (Marcos 12:32,33). Y Jesús le dijo: "No estás lejos del reino de Dios" (Marcos 12:34).

Y ... los musulmanes adoramos a un Único Dios, más allá de toda imagen y ante quien todos somos siervos.

Y por si faltara más, Jesús, como era práctica general en su tiempo, usaba también turbante, como hoy usamos los musulmanes.

Como se dice, a confesión de parte, relevo de pruebas. Lo reconoce una publicación de un seminario cristiano al publicar:

" ...en los países orientales, la manera de vestir actual es casi la misma de hace siglos. Hay un punto de vista prevaleciente en las tierras bíblicas, y es que está moralmente equivocado el cambiar cualquiera cosa antigua. Así el vestido predominante en Palestina en los tiempos modernos (excepto el de los judíos que han regresado a su tierra de varios países del globo) es tal como era en las épocas en que se escribió la Biblia.

(...)

Los hombres no se cortaban la barba, sino que se la dejaban crecer bastante (2 Sam. 10:4, 5). La barba se la ungían con aceite con frecuencia.
Los judíos siempre usaban un turbante en público, porque en ciertas estaciones del año es peligroso en Palestina exponer la cabeza a los ardientes rayos del sol. Este turbante era hecho de material grueso y se pasaba varias veces en derredor de la cabeza. Eran algo parecidos a nuestros pañuelos y eran hechos de lino. Recientemente se fabrican de algodón. El patriarca Job y el profeta Isaías mencionan el uso de turbantes como tocado (Job 29:14; Isa. 3:23)"

[Extraído de la página web de Seminario Reino Valera].

* * *

Piensa y reflexiona. Descubre el Islam.


[La ilustración es tomada de la página web del seminario referido. Quien vea la foto, verá a musulmanes de hoy]



Vínculos relacionados:
El mandamiento más importante según Jesús
Jesús y el cristianismo según el Islam
Profecías en la Biblia acerca del Islam:Parte 1 y Parte 2
La Verdadera Muerte y la Verdadera Resurrección


Khutbah sobre el Bayat

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



BismillahirRahmanirRahim

KHUTBA SOBRE EL BAYAT
Alhamdulillah, Alhamdulillah, Alhamdulillahi rabbil alamin wasalatu wa salamu ala Rasulina Muhammadin wa ala alihi wa Sahbihi ajmain nahmadulllahu ta’ala wa nastaghfiruhu wa nashadu an-lailaha ilallahu wahdahu la sharika lah wa nashadu anna sayyidina muhammadin abduhu wa habibuhu wa Rasuluhu Salallahu Alayhi wa ala alihi wa azwajihi wa ashabihi wa atbaihi.
Khulafail rashidin mahdin min ba’di wuzerail immeti alal tahkik. khususan minhum alal amidi khulafai rasulillahi ala  tahqeeq. umara il mu’mineen. Hazreti Abu Bakr wa  Umar wa Uthman wa Ali. Wa ala baqiyati wa Sahabai wa tabieen, Ridwanallahu ta’ala alayhim ajmain.  Ya ayyuhal mu’minun al hadirun, ittaqullaha ta’ala wa ati’uh. inna allaha ma allathina-ttaqaw wal-lathina hum muhsinun. Alhamdulillahi Rabbil Alameen. Wa Salatu wa Salamu ala Ashraf al-Ambiya’i wa Imam al-Mursaleen, Sayyidina wa Mawlana Muhammadin wa ala alihi wa sahbihi ajmain.
Todas las alabanzas son para Allah, el Primero, el Último, el Manifiesto, el Oculto, Aquel que tiene Poder y Dominio sobre todas las cosas.  Y que toda paz y bendiciones sean sobre la Corona de las Creaciones, el Sello de los Profetas, el Imam de los Mensajeros, el Maestro de los primeros y los últimos, el Intercesor del Día del Juicio, la Misericordia para los Universos, Sayyidina wa Maulana Muhammad (‘alayhi salatu wa sallam), y sobre su noble familia y sus benditos compañeros, especialmente sobre los cuatro Khulafa-e-Rashidiin, Hz. Abu Bakr el-Siddiq, Hz. Umar el-Faruk, Hz. Osman el-Ghani y Hz. Ali el-Murtaza (ra), y sobre todos aquellos que les sigan hasta el Último Día.

Ya Ayuhal Muminoon. Oh Creyentes.  Bienvenidos en este Día sagrado de Yummuah,  bienvenidos en el último día de Yumad al-Awwal.  Y bienvenidos mientras nos preparamos para ingresar al mes de Yumad al-Ahir.  Y bienvenidos a los que celebran el día de hoy, en la comprensión de que estamos a solo un mes de las puertas de los tres Meses Sagrados de Rayab, Shaaban y Ramazan.

Oh Creyentes.  Muestren el respeto adecuado a este Yummuah, ya que es un Día sagrado.  Muestren el respeto adecuado a este Yummuah ya que es un Día sagrado en los Cielos y en la tierra.  

Hujjatul Islam Imam al-Ghazali (qs) dice: ‘El creyente bendecido con las bendiciones y los beneficios del Yummuah es quien lo espera ansiosamente y con impaciencia.  Y ay de aquel necio que no está interesado en él y que ni siquiera sabe en qué mañana se ha levantado.’

Oh Creyentes, debemos mantener nuestra promesa.  Los creyentes mantienen su promesa.  ¿Qué promesa es ésa?  La promesa más importante (es): la promesa que le hicimos a nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala, en lo pre-eterno, en el Día de Qalu Bala.  En ese día, Allah subhana wa ta’ala reunió a todos los espíritus y les preguntó: ‘¿Acaso no soy Yo vuestro Señor?’ y todos los espíritus respondieron juntos: ‘Bala. Así es, ciertamente eres nuestro Señor.’

Y nuestro deber en esta vida, la prueba en la vida es ver si mantenemos nuestra promesa a nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala, como dice Allah en la Surah al-Mulk: ´BismillahirRahmanirRahim.  Él creó la vida y la muerte para que pueda poner a prueba cuál de ustedes es el mejor en obras.’  Pero ¿cómo podemos mantener esa promesa cuando esta Dunya, nuestro ego, nuestros deseos y el shaytan nos han vuelto tan despreocupados que hemos olvidado el Día de las Promesas?  ¿Cómo podemos pasar la prueba de esta vida cuando hemos olvidado que estamos siendo puestos a prueba?

Debemos estar con aquellos que recuerdan el Día de las Promesas.  Debemos estar con aquellos que nos ayudaron en el Día de las Promesas.  Y para hacer ello debemos ver a los Sahabi e-Kiram.  Debemos fijarnos en lo que hicieron para cumplir su promesa con Allah subhana wa ta’ala.  Y Allah subhana wa ta’ala menciona cómo cumplieron su promesa en el Sagrado Qur’an diciendo: ‘Ciertamente Allah estuvo complacido con los creyentes cuando te dieron bayat bajo el árbol.  Y sabía lo que había en sus corazones.  De modo que les hizo descender la tranquilidad y los ha recompensado con una Victoria inminente.’

Así que el signo que está dando Allah subhana wa ta’ala es que para que un hombre gane la complacencia de Allah, para que un hombre obtenga la Victoria por Allah, para que un hombre cumpla su promesa con Allah, debe dar bayat.

Como los Sahabi e-Kiram dieron todos ellos bayat al Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam), esta alianza, esta promesa, es uno de los cimientos de esta religión.  El Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) nos advierte en los Hadiths e-Sharif diciendo: ‘aquel que quita su mano de la obediencia, se encontrará con Allah sin defensas para él mismo.  Y quien quiera que muera sin el bayat sobre su cuello, muere la muerte de la Jahiliyyah.’  ¿Y cuál es el significado?

El significado es que el ser humano que no es obediente, el que no tiene bayat, esa persona se encontrará con Allah en calidad de alguien que rompe sus promesas.  Que Allah nos proteja de ese final.  Porque el bayat, en realidad, el bayat es el cumplimiento de la promesa a Allah subhana wa ta’ala.  Allah dice claramente en el Sagrado Qur’an:  ‘Aquellos que te han dado bayat a ti ya Rasulullah, en realidad están dando bayat a Allah.  La mano de Allah está sobre sus manos.  De modo que quien quiera que rompa su promesa, ha roto por él mismo su promesa más grande.  Y quien quiera que cumpla la promesa que tiene con Allah, Allah le dará prontamente una gran recompensa.’
Así que aquellos que dieron bayat y que mantienen su bayat, deben saber que la mano de Allah está sobre sus manos.  Pero en cuanto  a aquellos que rompieron su bayat, deben saber que han roto su promesa con el Señor de los Cielos y la Tierra.  Los musulmanes del siglo 21 dirán: ‘Oh Imam, estás hablando acerca de los tiempos antiguos.  No hay bayat hoy en día.  No hay Emir hoy.  No hay nadie a quien dar bayat.  Los tiempos son diferentes.  Las condiciones han cambiado.  El Islam ha cambiado.’  

No, la ley de Allah no cambia.

Allah subhana wa ta’ala declara a la humanidad en el Qur’an diciendo: ‘BismillahirRahmanirRahim.  Ésa fue la sunnah de Allah en el caso de aquellos que pasaron a la otra vida antes.  No encontrarás ningún cambio en la sunnah de Allah.’

Así que incluso después de que el Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) fuera velado de este mundo, ese bayat continuó.  Ese bayat ha continuado y continúa a través de sus representantes.  A través de sus waris, de sus herederos, a través de los líderes rectamente guiados.  Y ese bayat se mantiene vivo mediante los Sheykhs, mediante los Awliya de Allah.

Si queremos cumplir nuestra promesa con nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala entonces debemos cumplir y mantener nuestro bayat con nuestro Sheykh.  ¿Y cuál es el bayat?  ¿En qué se basa?  ¿Bayat es solo sostener unas manos y decir algunas palabras?

El bayat está basado en la obediencia, la sumisión y la Muhabbat.

Deberíamos preguntarnos: ¿Estamos manteniendo nuestro bayat?  ¿Estamos fortaleciendo esos cimientos de nuestro bayat?  ¿Estamos siendo obedientes a nuestro Sheykh?  ¿Mantenemos la sumisión a nuestro Sheykh?  ¿O tenemos Muhabbat por nuestro Sheykh? ¿O hemos roto nuestra promesa?

Comprendan que en el Día de las Promesas nosotros hicimos esa promesa.  Y comprendan que si en el Día del Juicio somos levantados habiendo roto nuestra promesa con nuestro Sheykh, entonces tal como dice el Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) no tendremos defensa. 
Hemos recibido las más grandes bendiciones en este Ahir Zaman de estar en la yamaat de SahibulSaif Sheykh Abdul Kerim Kebrisi al-Rabbani.  Su mano está sobre nuestras manos.  Y la mano del Sultanul Awliya está sobre su mano.  Y la mano del Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) está sobre sus manos.  Y la mano de Allah, subhana wa ta’ala, está sobre todos.
Oh Creyentes, no abandonen este firme asidero, esta urwatialwuthqa o seremos quemados por el fuego del arrepentimiento por la eternidad.  Como nuestro Sheykh  SahibulSaif  Sheykh Abdul Kerim Kebrisi al-Rabbani dice: el santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) dijo: ‘no cometas el error de pensar que estás haciendo un juramento a Allah y que vas a cambiar tu bayat después y vas a encontrar seguridad.’  Todo aquel que ha hecho eso desde ese entonces hasta ahora no ha encontrado seguridad.  No hay seguridad para ellos.  No hay seguridad en dunya ni seguridad en el akhirat para ellos.  Bayat es jurar por Allah que estás en el camino de Allah y de Su Profeta, y continuar.  Si estamos en el camino de Allah y de Su Profeta, entonces debemos tomar las órdenes de Allah muy seriamente.  Entonces nos volveremos amados de Allah y de Su Profeta.

Pedimos a nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala ser de aquellos que mantienen su bayat con nuestro Sheykh en esta vida y en la otra.  Insha’Allah.