viernes, 3 de abril de 2015

Khutbah sobre el Bayat

En el Nombre de Allah,
el Misericordioso, el Compasivo



BismillahirRahmanirRahim

KHUTBA SOBRE EL BAYAT
Alhamdulillah, Alhamdulillah, Alhamdulillahi rabbil alamin wasalatu wa salamu ala Rasulina Muhammadin wa ala alihi wa Sahbihi ajmain nahmadulllahu ta’ala wa nastaghfiruhu wa nashadu an-lailaha ilallahu wahdahu la sharika lah wa nashadu anna sayyidina muhammadin abduhu wa habibuhu wa Rasuluhu Salallahu Alayhi wa ala alihi wa azwajihi wa ashabihi wa atbaihi.
Khulafail rashidin mahdin min ba’di wuzerail immeti alal tahkik. khususan minhum alal amidi khulafai rasulillahi ala  tahqeeq. umara il mu’mineen. Hazreti Abu Bakr wa  Umar wa Uthman wa Ali. Wa ala baqiyati wa Sahabai wa tabieen, Ridwanallahu ta’ala alayhim ajmain.  Ya ayyuhal mu’minun al hadirun, ittaqullaha ta’ala wa ati’uh. inna allaha ma allathina-ttaqaw wal-lathina hum muhsinun. Alhamdulillahi Rabbil Alameen. Wa Salatu wa Salamu ala Ashraf al-Ambiya’i wa Imam al-Mursaleen, Sayyidina wa Mawlana Muhammadin wa ala alihi wa sahbihi ajmain.
Todas las alabanzas son para Allah, el Primero, el Último, el Manifiesto, el Oculto, Aquel que tiene Poder y Dominio sobre todas las cosas.  Y que toda paz y bendiciones sean sobre la Corona de las Creaciones, el Sello de los Profetas, el Imam de los Mensajeros, el Maestro de los primeros y los últimos, el Intercesor del Día del Juicio, la Misericordia para los Universos, Sayyidina wa Maulana Muhammad (‘alayhi salatu wa sallam), y sobre su noble familia y sus benditos compañeros, especialmente sobre los cuatro Khulafa-e-Rashidiin, Hz. Abu Bakr el-Siddiq, Hz. Umar el-Faruk, Hz. Osman el-Ghani y Hz. Ali el-Murtaza (ra), y sobre todos aquellos que les sigan hasta el Último Día.

Ya Ayuhal Muminoon. Oh Creyentes.  Bienvenidos en este Día sagrado de Yummuah,  bienvenidos en el último día de Yumad al-Awwal.  Y bienvenidos mientras nos preparamos para ingresar al mes de Yumad al-Ahir.  Y bienvenidos a los que celebran el día de hoy, en la comprensión de que estamos a solo un mes de las puertas de los tres Meses Sagrados de Rayab, Shaaban y Ramazan.

Oh Creyentes.  Muestren el respeto adecuado a este Yummuah, ya que es un Día sagrado.  Muestren el respeto adecuado a este Yummuah ya que es un Día sagrado en los Cielos y en la tierra.  

Hujjatul Islam Imam al-Ghazali (qs) dice: ‘El creyente bendecido con las bendiciones y los beneficios del Yummuah es quien lo espera ansiosamente y con impaciencia.  Y ay de aquel necio que no está interesado en él y que ni siquiera sabe en qué mañana se ha levantado.’

Oh Creyentes, debemos mantener nuestra promesa.  Los creyentes mantienen su promesa.  ¿Qué promesa es ésa?  La promesa más importante (es): la promesa que le hicimos a nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala, en lo pre-eterno, en el Día de Qalu Bala.  En ese día, Allah subhana wa ta’ala reunió a todos los espíritus y les preguntó: ‘¿Acaso no soy Yo vuestro Señor?’ y todos los espíritus respondieron juntos: ‘Bala. Así es, ciertamente eres nuestro Señor.’

Y nuestro deber en esta vida, la prueba en la vida es ver si mantenemos nuestra promesa a nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala, como dice Allah en la Surah al-Mulk: ´BismillahirRahmanirRahim.  Él creó la vida y la muerte para que pueda poner a prueba cuál de ustedes es el mejor en obras.’  Pero ¿cómo podemos mantener esa promesa cuando esta Dunya, nuestro ego, nuestros deseos y el shaytan nos han vuelto tan despreocupados que hemos olvidado el Día de las Promesas?  ¿Cómo podemos pasar la prueba de esta vida cuando hemos olvidado que estamos siendo puestos a prueba?

Debemos estar con aquellos que recuerdan el Día de las Promesas.  Debemos estar con aquellos que nos ayudaron en el Día de las Promesas.  Y para hacer ello debemos ver a los Sahabi e-Kiram.  Debemos fijarnos en lo que hicieron para cumplir su promesa con Allah subhana wa ta’ala.  Y Allah subhana wa ta’ala menciona cómo cumplieron su promesa en el Sagrado Qur’an diciendo: ‘Ciertamente Allah estuvo complacido con los creyentes cuando te dieron bayat bajo el árbol.  Y sabía lo que había en sus corazones.  De modo que les hizo descender la tranquilidad y los ha recompensado con una Victoria inminente.’

Así que el signo que está dando Allah subhana wa ta’ala es que para que un hombre gane la complacencia de Allah, para que un hombre obtenga la Victoria por Allah, para que un hombre cumpla su promesa con Allah, debe dar bayat.

Como los Sahabi e-Kiram dieron todos ellos bayat al Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam), esta alianza, esta promesa, es uno de los cimientos de esta religión.  El Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) nos advierte en los Hadiths e-Sharif diciendo: ‘aquel que quita su mano de la obediencia, se encontrará con Allah sin defensas para él mismo.  Y quien quiera que muera sin el bayat sobre su cuello, muere la muerte de la Jahiliyyah.’  ¿Y cuál es el significado?

El significado es que el ser humano que no es obediente, el que no tiene bayat, esa persona se encontrará con Allah en calidad de alguien que rompe sus promesas.  Que Allah nos proteja de ese final.  Porque el bayat, en realidad, el bayat es el cumplimiento de la promesa a Allah subhana wa ta’ala.  Allah dice claramente en el Sagrado Qur’an:  ‘Aquellos que te han dado bayat a ti ya Rasulullah, en realidad están dando bayat a Allah.  La mano de Allah está sobre sus manos.  De modo que quien quiera que rompa su promesa, ha roto por él mismo su promesa más grande.  Y quien quiera que cumpla la promesa que tiene con Allah, Allah le dará prontamente una gran recompensa.’
Así que aquellos que dieron bayat y que mantienen su bayat, deben saber que la mano de Allah está sobre sus manos.  Pero en cuanto  a aquellos que rompieron su bayat, deben saber que han roto su promesa con el Señor de los Cielos y la Tierra.  Los musulmanes del siglo 21 dirán: ‘Oh Imam, estás hablando acerca de los tiempos antiguos.  No hay bayat hoy en día.  No hay Emir hoy.  No hay nadie a quien dar bayat.  Los tiempos son diferentes.  Las condiciones han cambiado.  El Islam ha cambiado.’  

No, la ley de Allah no cambia.

Allah subhana wa ta’ala declara a la humanidad en el Qur’an diciendo: ‘BismillahirRahmanirRahim.  Ésa fue la sunnah de Allah en el caso de aquellos que pasaron a la otra vida antes.  No encontrarás ningún cambio en la sunnah de Allah.’

Así que incluso después de que el Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) fuera velado de este mundo, ese bayat continuó.  Ese bayat ha continuado y continúa a través de sus representantes.  A través de sus waris, de sus herederos, a través de los líderes rectamente guiados.  Y ese bayat se mantiene vivo mediante los Sheykhs, mediante los Awliya de Allah.

Si queremos cumplir nuestra promesa con nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala entonces debemos cumplir y mantener nuestro bayat con nuestro Sheykh.  ¿Y cuál es el bayat?  ¿En qué se basa?  ¿Bayat es solo sostener unas manos y decir algunas palabras?

El bayat está basado en la obediencia, la sumisión y la Muhabbat.

Deberíamos preguntarnos: ¿Estamos manteniendo nuestro bayat?  ¿Estamos fortaleciendo esos cimientos de nuestro bayat?  ¿Estamos siendo obedientes a nuestro Sheykh?  ¿Mantenemos la sumisión a nuestro Sheykh?  ¿O tenemos Muhabbat por nuestro Sheykh? ¿O hemos roto nuestra promesa?

Comprendan que en el Día de las Promesas nosotros hicimos esa promesa.  Y comprendan que si en el Día del Juicio somos levantados habiendo roto nuestra promesa con nuestro Sheykh, entonces tal como dice el Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) no tendremos defensa. 
Hemos recibido las más grandes bendiciones en este Ahir Zaman de estar en la yamaat de SahibulSaif Sheykh Abdul Kerim Kebrisi al-Rabbani.  Su mano está sobre nuestras manos.  Y la mano del Sultanul Awliya está sobre su mano.  Y la mano del Santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) está sobre sus manos.  Y la mano de Allah, subhana wa ta’ala, está sobre todos.
Oh Creyentes, no abandonen este firme asidero, esta urwatialwuthqa o seremos quemados por el fuego del arrepentimiento por la eternidad.  Como nuestro Sheykh  SahibulSaif  Sheykh Abdul Kerim Kebrisi al-Rabbani dice: el santo Profeta (‘alayhi salatu wa sallam) dijo: ‘no cometas el error de pensar que estás haciendo un juramento a Allah y que vas a cambiar tu bayat después y vas a encontrar seguridad.’  Todo aquel que ha hecho eso desde ese entonces hasta ahora no ha encontrado seguridad.  No hay seguridad para ellos.  No hay seguridad en dunya ni seguridad en el akhirat para ellos.  Bayat es jurar por Allah que estás en el camino de Allah y de Su Profeta, y continuar.  Si estamos en el camino de Allah y de Su Profeta, entonces debemos tomar las órdenes de Allah muy seriamente.  Entonces nos volveremos amados de Allah y de Su Profeta.

Pedimos a nuestro Señor Allah subhana wa ta’ala ser de aquellos que mantienen su bayat con nuestro Sheykh en esta vida y en la otra.  Insha’Allah.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario