jueves, 29 de septiembre de 2011

Salahuddin, Islam y Jerusalén en palabras de Shaykh Nazim




Reino ayubí, establecido sobre Egipto, Siria, Mesopotamia, el Yemen y el Hijaz

Salahuddin al Ayyoubi (Saladino)
[con turbante verde, tocado de majestad y cubierta reminiscente de un taj]


Ésta es la figura del Gran Jehangir (Conquistador Mundial), el Invencible, el León de Allah, el Sultán que reveló la verdadera medida de los Cruzados, el Sultán Victorioso del Mundo Islámico, Salahuddin Al-Ayyoubi, que el paraíso sea su lugar de descanso.

Fue un gran sultán del ilustre Imperio Selyúcida.  Con un ejército de 100,000 hombres derrotó a los ejércitos de la cruz, y arruinó una vez más el sueño (de los Cristianos) de tomar Jerusalén.

Derrotó al rey más orgulloso de Europa, Ricardo Corazón de León, y desparramó sus cruces.


Después de su victoria definitiva no hubo más cruzadas (1). Que Allah recompense a este bendito santo y guerrero de Dios con una morada en el Más Elevado Paraíso.


Maulana Shaykh Nazim al Haqqani (qs), en: 
Saltanat - LA MAJESTAD Y MAGNIFICENCIA DEL ISLAM.  



(1) Es decir, no más nada que se asemejara a un peligro real en virtud a una cruzada.

* * *



Salahuddin al Ayyoubi, radiallahu anhu, no sólo fue defensor del Islam ante los cruzados sino que fue un estricto defensor de Ahlus Sunnah wal Yamaah frente a la desviación shia fatimí que se había instaurado en Egipto, y que él erradicó del poder. 

Musulmán sunni, de escuela a’shari en aqidah y propulsor de khanqas (dergahs sufis de tasawwuf muhammadi) en los territorios a su cargo, bajo sus órdenes libró Jihad  en la campaña para recuperar Jerusalén, el notable Imam Hanbali Muwaffaq ad-Din ‘Abdu’llah ibn Ahmad ibn Qudama al-Maqdisi (A.H. 541–620), nacido en Palestina, más conocido como Ibn Qudama.

Ibn Qudama fue estudiante de Shaykh Abdelqader al Jilani (qs), a quien visitó poco antes de la muerte del famosísimo shaykh sufi, en su viaje en búsqueda de conocimiento que realizó desde Damasco.

De la biografía de Ibn Qudama, traducida por Muhtar Holland, leemos:

“Cuando Salah ad-Din [Saladin] Yusuf ibn Ayyub mobilizó los ejércitos del Islam en el año hijri 583, con el propósito de enviar lejos a los Cruzados y purificar Tierra Santa deshaciéndose de ellos, Imam al-Muwaffaq, su hermano Shaikh Abu ‘Umar, los hombres jóvenes de su familia y los nobles discípulos de su casa, estuvieron entre los guerreros bajo estas victoriosas banderas.  Shaikh Abu ‘Umar tenía cincuenta y cinco años, mientras que Shaikh al-Muwaffaq [Ibn Qudama] tenía 42 años.  Ellos y la élite de sus discípulos tenían una tienda de campaña, en la cual se encontraron con los guerreros en la causa de Allah. Ambos fueron objeto de respeto y atención de parte del Rey al-’Adil, el hijo de Sultan Salah ad-Din. Al-Muwaffaq [Ibn Qudama] gozó después del mismo respeto y atención, e incluso más, de parte del Rey al-’Aziz, el hijo del Rey al-’Adil”.


* * *


NOTAS BIOGRÁFICAS


El nombre completo de Salahuddin en árabe era Salah Ad-Din Yusuf bin Aiub, también llamado Al Malik An-Nasir SalahAd-Din Yusuf I. Nació en el año 1137/38 d.C. en Tikrit, Mesopotamia, y murió el 4 de marzo de 1193, en Damasco. Se convirtió en Sultán de Egipto, Siria, Yemen y Palestina; fue fundador de la Dinastía Ayubida, y uno de los más famosos héroes musulmanes. En las guerras contra los cruzados cristianos logró el éxito final con la captura disciplinada de Jerusalén (el 2 de octubre de 1187), terminando así los 88 años de ocupación de los francos. El gran contraataque cristiano de la tercera cruzada fue rechazado por su genio militar.

Salahuddin nació dentro de una importante familia kurda. La noche de su nacimiento, su padre, Nayem Ad-Din Aiub, reunió a su familia y se mudaron a Aleppo, entrando allí al servicio de ‘Imad Ad-Din Zanqi bin Al Sunqur, el poderoso gobernador turco en el norte de Siria. Creciendo en Balbek y Damasco, Salahuddin fue aparentemente un joven común, con un mayor gusto por los estudios religiosos que por el entrenamiento militar.


Su carrera formal inició cuando se unió al personal de su tío Asad Ad-Din Shirku, un importante comandante militar bajo el Amir Nuruddin, quien era el hijo y sucesor deZanqi. Durante tres expediciones militares dirigidas por Shirkuh a Egipto para evitar que caiga ante los cristianos latinos (gobernadores francos de los estados establecidos por la primera cruzada), un complejo de tres vías de lucha se desarrolló entre Amalric I y el rey latino de Jerusalén, Shawar –el poderoso Ministro de Estado del califa fatimida egipcio– y Shirkuh. Después de la muerte de Shirkuh y la orden de asesinar a Shawar,Salahuddin fue designado comandante de las tropas de Siria en Egipto y Ministro de Estado del califato fatimida en 1169, a la edad de 31 años. Su relativamente rápido ascenso al poder puede ser atribuido a sus propios talentos emergentes. Como Ministro de Estado de Egipto, recibió el título de Rey (Malik), aunque era mayormente conocido como el Sultán.

La posición de Salahuddin fue después reforzada cuando, en 1171, abolió el débil e impopular califato fatimida shiita, proclamó el regreso del Islam Sunni a Egipto y se convirtió en el único gobernante del país. Aunque, teóricamente, permaneció por un tiempo un gobernador por Nurudin, esa relación concluyó con la muerte del Amir sirio en 1174. Utilizando los vastos recursos agrícolas de Egipto como una base financiera,Salahuddin pronto se instaló en Siria con un pequeño, pero estrictamente disciplinado, ejército para reclamar la regencia en nombre del hijo menor de su antiguo líder.

Sin embargo, pronto abandonó este reclamo, y desde 1174 hasta 1186 persiguió celosamente la meta de unir, bajo su propio estándar, todos los territorios musulmanes de Siria, el norte de Mesopotamia, Palestina y Egipto. Esto se logró mediante una diplomacia hábil respaldada, cuando era necesario, por la acción rápida y decidida de la fuerza militar. 

Gradualmente su reputación creció como un líder generoso y virtuoso, pero firme, alejado del engaño, la ostentación y la crueldad. En contraste con la amarga discrepancia e intensa rivalidad que obstaculizó a los musulmanes en su resistencia a los cruzados, la consistencia del propósito de Salahuddin los indujo a armarse nuevamente tanto física como espiritualmente.

Cada acto de Salahuddin era inspirado por una intensa e inquebrantable devoción a la idea del Yihad contra los cruzados cristianos. Esta era una parte esencial de su política para alentar el crecimiento y esparcimiento de las instituciones religiosas islámicas. Buscó sus eruditos y predicadores, fundó universidades y mezquitas para que hicieran uso e ellas y los comisionó para escribir trabajos edificantes, especialmente sobre el Yihad. A través de la regeneración moral, que era una parte integral de su propia forma de vida, trató de recrear en su propio reino algo del mismo fervor y entusiasmo que había demostrado ser tan valioso para las primeras generaciones de musulmanes cuando, cinco siglos antes, habían conquistado la mitad del mudo conocido.

Salahuddin también tuvo éxito en cambiar el balance militar en su favor uniendo y disciplinando un gran número de fuerzas rebeldes en lugar de emplear las mejoradas técnicas militares. A finales de 1187, fue capaz lanzar toda su fuerza en la lucha con ejércitos similares a los de los del reino latino de los cruzados. El 4 de julio de 1187, con el permiso de Al-lah, usando su agudo sentido militar y la carencia de este por parte de su enemigo, Salahuddin atrapó y destruyó, de un solo golpe, a un ejército exhausto y sediento de cruzados en Hattin, cerca de Tiberias en el norte de Palestina.

Tan grandes fueron las pérdidas en las filas de los cruzados en esta batalla, que los musulmanes estuvieron rápidamente en condiciones de casi derrumbar todo el reino de Jerusalén. Acre, Toron, Beirut, Sidón, Nazaret, Cesarea, Nablus, Yaffa (Iafo), y Ascalon (Ashqelon) cayeron en un lapso de tres meses. Pero el principal logro de Salahuddin y más desastroso golpe para todo el movimiento cruzado se produjo el 2 de octubre de 1187, cuando Jerusalén, ciudad sagrada tanto para los musulmanes como para los cristianos, se rindió ante el ejército de Salahuddin después de 88 años de haber estado en manos de los francos. En total contraste con la conquista de la ciudad por los cristianos, cuando la sangre corría libremente durante el salvaje asesinato de sus habitantes, la reconquista musulmana estuvo marcada por la conducta civilizada y cortés de Salahuddin y sus tropas.

Sin embargo, su éxito repentino, por el cual en 1189 vio a los cruzados reducidos a la ocupación de solo tres ciudades, fue empañado por su fracaso en capturar Tiro, una fortaleza costera casi invencible, a la que los sobrevivientes cristianos de las recientes batallas habían acudido. Este iba a ser el punto de reunión del contraataque latino. Muy probablemente Salahuddin no anticipó la reacción europea ante su captura de Jerusalén, un evento que impactó profundamente a Occidente y al cual éste respondió con una nueva llamada para una cruzada. Además de los muchos nobles y famosos caballeros, esta cruzada, la tercera, llevó a los reyes de tres países a la batalla. La magnitud del esfuerzo cristiano y la fuerte impresión que causó sobre sus contemporáneos, dio al nombre de Salahuddin, como su gallardo y caballeroso enemigo, un lustre agregado que sus victorias militares, por sí solas, nunca le habrían conferido.

La cruzada misma fue larga y agotadora y, aunque a veces impulsivo, el genio militar de Ricardo I –el Corazón de León– no logró casi nada. Ahí reside el más grande –pero a menudo no reconocido– logro de Salahuddin. Aún contando con agotados y poco dispuestos a luchar caudillos feudales, comprometidos con la lucha solo durante una temporada limitada cada año, su fuerte voluntad y determinación le permitió combatir a los más grandes campeones de la cristiandad y mantenerlos en línea. Los cruzados retuvieron poco más que un precario punto de apoyo en la costa del levante mediterráneo, y cuando el rey Ricardo abandonó el Medio Oriente, en octubre de 1192, la batalla se acabó. Salahuddín se retiró a su capital en Damasco.

Pronto, las largas estaciones de campaña y las interminables horas en la silla le pasaron la factura, y murió. Y mientras sus parientes ya estaban luchando por obtener pedazos del imperio, sus amigos descubrieron que el más poderoso y generoso gobernador del mundo musulmán, en su renuncia a las riquezas materiales, no había dejado suficiente dinero siquiera para pagar su propio entierro. 


La familia de Salahuddin continuó gobernando sobre Egipto y las tierras vecinas como la Dinastía Aiubita, hasta 1250.

Salahuddin fue enterrado en un mausoleo en el jardín a las afueras de la mezquita Umayya, en Damasco, Siria.



Maqam o lugar de descanso de Salahuddin al Ayyoubi.
Fatiha por él.





domingo, 25 de septiembre de 2011

Transmítele los saludos de Allah

En el Nombre de Dios,
el Misericordioso, el Compasivo


Espadas de Sayyidina Abu Bakr as-Siddiq, que Allah esté compalcido con él

Allah-swt- enalteció a Abu Bakr por sobre el resto en el Sagrado Qur’an:

“No son iguales los que de vosotros gastaron antes de la conquista y combatieron, pues éstos tienen el mayor grado” (57:10)


Abdullah ibn ‘Umar narra que una vez el Mensajero de Allah (asws) estaba sentado con Hadrat Abu Bakr, quien vestía una túnica en la que llevaba espinas como botones en el pecho.

En ese momento, Yibril descendió desde los cielos y luego de transmitir los saludos de Allah para el Profeta (asws), le preguntó:

“¿Por qué veo que Abu Bakr viste una túnica que ha abotonado en su pecho con espinas?”.

El Mensajero de Allah (asws) contestó:

“¡Oh Yibril! Él ha invertido toda su riqueza en mi antes de la conquista de Meca y no ha dejado nada para si mismo”.

Yibril dijo al Profeta (asws):

“Transmítele los saludos de Allah, y dile que su Señor pregunta: ‘¿Te sientes a gusto conmigo en este estado de pobreza, o estas disgustado?”.

El Mensajero de Allah (asws) se volvió a Abu Bakr y le dijo:

“¡Oh Abu Bakr! Yibril se encuentra aquí. Te transmite los saludos de Allah, Quien pregunta: ‘¿Te sientes a gusto conmigo en este estado de pobreza, o estás disgustado?’”.

Sayidina Abu Bakr comenzó a llorar y dijo:

“¿Puedo estar a disgusto con mi Señor? ¡Estoy satisfecho con mi Señor! ¡Estoy satisfecho con mi señor!”.

---------

Fue mencionado por Abu Nu'aym en su Hilyatul-Awliya' (Vol.7 Pag.105) y en su Fadhaa'il us Sahabah, narrado por Abu Hurayra. Ibn Kathir lo comentó basado en la cadena de narradores como se menciona en Muntaha Kanzul Ummal (Vol. 4 pag. 353).

De: "Hilyat us Sahaba" de Sheyj Muhammad Kandhalvi

Traducido por la dergah osmanli nakshibendi de Argentina.

jueves, 22 de septiembre de 2011

La Estación Siddiq y la Fe de Hierro

En el Nombre de Dios,
el Misericordioso, el Compasivo


La Estación Siddiq en el Islam


Maulana Sheyj Nazim dice:

“La estación de ‘Siddiq’ es la más elevada de todas las estaciones luego de la estación de la Profecía. Quien recibe su educación espiritual a través de las enseñanzas de la Orden Naqshbandi puede finalmente alcanzar la estación de Siddiq, la estación de la Absoluta Veracidad. En toda religión, esta estación de Siddiq, es el mayor horizonte de devoción por la Verdad, particularmente en el Islam.”


* * *

El Desafío de la Confianza Total


Hablando sobre el Miraj, el Ascenso hacia los cielos y a la Divina Presencia, de Sayyidina Muhammad (asws), Sheyj Abdul Kerim Effendi dice lo siguiente:


“El incidente del Miraj fue causa de separación entre los creyentes y los incrédulos, entre los creyentes y los hipócritas. Cuando el Sagrado Profeta (asws) regresó contando lo que había sucedido, los incrédulos pensaron que ahora tendrían una gran arma en sus manos y que habrían de utilizarla en todos lados y contra todos alrededor del Profeta (asws); ellos le dirían: “Estás loco”, y los Sahabas se alejarían de él.

En ese momento hubo tantos creyentes que creyeron en Abu Yahil y en los demás que estaban atacando, y cambiaron su línea hacia el lado de los incrédulos. Hasta ese momento eran creyentes, pero cuando Abu Yahil llegó utilizando su propia inteligencia, diciéndoles: “Mirad, ¿es esto posible? Este hombre está loco. No lo sigáis más”, tantos empezaron a cambiar sus caminos.

Mas ellos estaban buscando a los grandes que mantienen los pilares del Islam, y así llegaron hasta Abu Bakr. Dijeron: “Si también engañamos a éste, entonces todos los que están junto a él (el Profeta) van a abandonarlo.”

Entonces fueron hasta Abu Bakr as-Siddiq y le dijeron:

“Oh Abu Bakr, tu eres un hombre inteligente y ahora venimos a ti con inteligencia. Ese hombre que estás siguiendo, ahora, y aunque tú no lo has visto aún, dice que ha ido en Miraj en muy poco tiempo durante la noche y ha vuelto con todas esas historias. ¿Qué dices de esto? Eres un hombre inteligente."

Les dijo: “Si él lo dijo, lo acepto. No necesito escucharlo. ¿Ustedes dicen que él dijo eso?” Respondieron: “Asi es”.

Él les dijo: “Entonces lo acepto porque ahora tengo evidencia suficiente para entender que Allah no tiene limitaciones para ese Profeta (asws). Él es un Profeta.”

Alhamdulillah.

Por esta razón a Abu Bakr se le dio el título de “Siddiq”, “el más veraz”. Alhamdulillah.

Estamos siguiendo su camino. Estamos siguiendo el Camino Nakshibendi, que es el Camino Siddiqi, el camino que proviene de Abu Bakr y llega hasta nuestro tiempo.”


* * *


La tariqa entrena en la confianza y la estación del Siddiq

Explicó Sheij Abdul Kerim Effendi:

Los Sahaba al-Kiram miraron al Profeta (sws).  Ellos no dijeron: “Las ayats nos vienen de Allah”.  Dijeron: “El Profeta”.  Se concentraron en el Profeta (sws).  El Profeta (sws) fue una bendición para ellos, para nosotros y para toda la humanidad.  La misericordia de Allah nos llegó por su mano.  Si no fuera por el Profeta (sws) ninguna misericordia nos llegaría.  Nos llegaría el castigo.  La misericordia nos ha llegado por ese Profeta (sws).  Hoy en día la misericordia nos está llegando por aquellos que se aferran firmemente al Profeta (sws) y que muestran el respeto debido a ese Profeta (sws).

No podemos poner a nuestro Shaykh a un lado y decir: “Yo llegué donde el Profeta (sws) y llegué donde Allah”.  Entonces no llegarás a ninguna parte porque ahora la misericordia nos está llegando mediante nuestro Shaykh. El Auxilio de Allah nos está llegando mediante la mano de nuestro Shaykh.  Si no te gusta él y si lo haces a un lado entonces estás en pérdida.  Si algo empieza a abrirse para nosotros, si vemos que el mundo y todas las cosas empiezan a trabajar (para nosotros) y cuando les hablamos a la gente (el mensaje espiritual del Islam) empiezan a creer y a seguirnos, no deberíamos tomar eso como cosa de nosotros mismos.  Decimos: “Esto está ocurriendo debido a nuestro Shaykh.  Esta persona ha aceptado porque la luz de nuestro Shaykh le apareció mediante mi a esa persona.  Si sólo es algo de mi, entonces no es bueno para nada”.

(…)

Cuando algunas personas alzaron sus cabezas contra Abdul Qadir Jilani (qaddasallahu sirruh) se dieron la vuelta y se volvieron Wahhabis.  Se convirtieron en la cabeza de los Wahhabis.  Ellos tenían el conocimiento.  Aprendieron el conocimiento libresco.  Pero perdieron la conexión espiritual porque todo lo que hubiera a llegarles desde Allah se supone que les alcanzaría de las manos de Abdul Qadir Jilani (qaddasallahu sirruh).  Ya que hicieron eso a un lado, aprendieron el conocimiento pero se acabaron a sí mismos.  Y en libros de historia hoy en día se les llama Wahhabis.  ¡Wahhabis!

De modo que debemos abrir nuestros ojos y nuestros corazones, y debemos pedir ser correctos para permanecer en el Sirat-ul Mustaqim.  En los tiempos que se están aproximando, esto se va a convertir en algo más peligroso.  Por supuesto, Grandshaykh está diciendo, y no sólo Grandshaykh sino todos los santos que vinieron y han pasado, están diciendo: “El ejército del Mahdi, los creyentes en el tiempo del Mahdi, se van a dividir en tres grupos diferentes.  Un grupo se irá a convertir en incrédulos en el Mahdi, un grupo se convertirá en mártires en esa guerra y un grupo permanecerá y vivirá con el Mahdi e Isa (alayhi salam) después de la guerra”. Todos también están pensando sobre esto (diciendo), ocurrió esto, ocurrió eso, ocurrirá esto y ocurrirá aquello.  

Mahdi (alayhi salam) no va a venir de cielo con un cesto.  Y la llave del Mahdi (alayhi salam) está en manos de Shaykh Mawlana.  Él tiene esa llave.  Él es el maestro del Mahdi.  Pueden tomarlo del otro modo.  Pero él es el maestro.  Los que tienen [aunque sea] un poco de razón dicen: “Muy bien, mi deber es mirar a Shaykh Mawlana y a nadie más.  Adondequiera que Shaykh Mawlana se dirija, a eso es a lo que debo mirar”.  Adondequiera que Shaykh Mawlana nos dirija diciendo: “Ahora miren a éste”, eso es lo que debemos mirar.  De otro modo, es muy peligroso.

La gente fue puesta a prueba en el tiempo del Profeta (alayhi salatu wa salam) y Allah y Su Profeta (sws) nos están diciendo que la gente de Ahir Zaman también van a ser puestos a prueba.  Y el Santo Profeta (sws) nos está diciendo: “Tened cuidado de la confusión del Dajjal ya que la confusión del Dajjal es muy grande.  Puede engullir a mucha gente”.  

El Dajjal es también un ser humano en su forma física.  Allah le va a dar algunos otros poderes para que se los muestre a sus gentes y para probar (a los creyentes).  El punto final de todo este asunto está yendo ahora de nuevo a la fe.  Si tu fe es fuerte, si te estás aferrando firmemente y te estás sometiendo firmemente a aquel a quien te has aferrado entonces estás seguro.  De otro modo, hay un gran signo de interrogación al frente.

Esto es para mi, para ti y para todo el que haya de prestar atención.  Si alguien quiere tomar esto para sí, que lo haga.  Si alguien dice: “No, no acepto estas palabras”, entonces que no las acepten.  Todo el que vaya a atacarme, las puertas están abiertas las 24 horas.  Sólo estoy diciendo las condiciones en las que estoy y en las que está el mundo entero.  Shaytan está viniendo.  Si estás encontrando un pequeño error en tu Shaykh entonces Shaytan va a derribarte.  ¡Acabarte!  Shaytan encontró un error.  Un error, no un millón.  Encontró un error en Allah cuando dijo: “¿Cómo hiciste esto?  No se suponía que me postrara ante Adam.  Se supone que él debe estar postrándose ante mi porque yo Te he estado adorando durante todos estos siglos y Tú acabas de crear a ése”.  Dijo que esto era un error.  Eso lo derrumbó y lo acabó.  Siglos de adoración se convirtieron en cero y perdió todo.

Si mantenemos esto con vida dentro de nosotros, entonces observaremos correctamente todo lo que hacemos, y (entonces) nos volvemos y pedimos a nuestro Señor:

“¡Ya Rabbi!  No nos hagas de los desobedientes.  Hoy los desobedientes son los que se vuelven desobedientes a sus maestros.  Creemos y aceptamos que nuestro maestro Shaykh Mawlana Nazim al-Hakkani al-Kibrisi Hazretleri es el Sultanul Awliya.  Él es el maestro de maestros.  Creemos en él, lo aceptamos y sólo de él escuchamos Tus palabras y Tus órdenes.  No sabemos de nada más.  

Escuchamos por medio de él.  Por medio de él escuchamos las palabras de su y Tu Profeta (sws).  

No podemos entender el hadiz o nada.  Nosotros sólo le miramos.  Haznos comprender más correctamente y haznos mostrarle más obediencia a él.  Si tenemos algún pensamiento erróneo en nuestros corazones quita ello de nuestros corazones por el amor a él”.


·         Sinceridad en la entrega


“… mi vida es para Allah y Su Profeta y para Sheykh Mevlana. Insha'Allah pido de Allah – (Sheykh Effendi se dirige a los que le escuchan en la dergah) también en presencia de ustedes -  que no me desviaré de este modo de fe en que creo en Sheykh Mevlana.  Y si voy a hacerlo le pido ahora mismo a Allah que tome mi vida, ahora mismo en este minuto.  No dudo en decir que, si un día voy a desviarme, es major para mi irme de esta vida ahora mismo” (Sheyj Abdul Kerim Effendi)

* * *


Pero ¿cómo sabremos si un Shaykh es verdadero?


"Quienquiera que construya su fe exclusivamente sobre pruebas demostrativas y argumentos deductivos, construye una fe en la cual es imposible confiar.

Porque él está afectado de lo negativo de las constantes objeciones". 

Sheij Muhammad Ibn al Arabi (qs)



Maulana Sheyj Nazim nos habla de un signo sutil:


"Si una persona se sienta con un verdadero Maestro, siente paz, reposo y satisfacción, se siente muy contento.  Ése es el signo.  En su presencia olvida todos sus problemas y se siente como el pez en el agua.

¿Por qué la gente va al mar?  Porque cuando entran al agua, encuentras reposo y alegría.  El espíritu también busca un océano.  En nuestras vidas necesitamos una persona que sea como un océano para que nuestros corazones puedan disfrutar y estar satisfechos con esa persona"


Tras el signo, no obstante, un buscador puede ser asaltado por multitud de dudas intelectuales, conforme al espíritu incrédulo y de duda general en esta época.  Lejos de alimentar el espíritu de discusión y la agitación mental del buscador, Sheij Effendi  responde lo siguiente (1):


"Tu deber es seguir.  Pero no lo haces.  Tu ego dice: no. Eh, Shaytan es más astuto que tú y yo.  Él tiene tanto conocimiento que incluso engañó a Adam (alayhi salam). Adam (as) no tiene igual en si creación.  Allah subhana wa ta'ala lo creó solo a él de ese modo.  A ninguna otra criatura Allah subhana wa ta'ala la creó como a Adam (as).  No te creó ni a ti ni a mi así.  No creó a nuestro Profeta (sws) así.  No creó a ningún profeta así.  

Él dedicó tiempo, le puso un diseño.  Y Allah le dio una advertencia a Adam (as), diciéndole: `Éste Shaytan es tu enemigo.  Ten cuidado.'

Y Adam (as) se puso débil en un punto y Shaytan se las arregló para engañarlo.

Por esa razón Allah subhana wa ta'ala nos dice: `No importa lo que ocurra, no se debiliten en la religión.  Aférrense firmemente si son creyentes porque al final ustedes vencerán'

Así que el Santo Profeta (sws) nos dice: `Si vives con el conocimiento que conoces, si aplicas el conocimiento que conoces a ti mismo' … porque hoy demasiada gente hay que viene y me dice:

`¿Cómo vamos a saber esto, Sheykh?´ y ´¿Cómo vamos a saber eso?’

Y

´¿Cómo vamos a saber si este Shaykh está en lo correcto?' ´´¿Cómo vamos a saber si este Shaykh está equivocado? '

Ésta es otra confusión y fitna que proviene del Shaytan.

Es tan fácil.  Muy simple.  

Pero por supuesto, el ego declara algo, diciendo: `Yo soy tan bueno.  Así que observar para encontrar a los buenos'.

Y el Santo Profeta (sws) nos dice: 

`Si vives sinceramente con el conocimiento que conoces, si aplicas del conocimiento que conoces a tu vida, Allah subhana wa ta'ala te enseñará el conocimiento que no conoces'.

Así que entonces, cualquier conocimiento simple que conoces, si no eres un hipócrita y si vives conforme a ese conocimiento, todo otro conocimiento que te concierna, Allah subhana wa ta'ala te lo enseñará.  

No te preocupes.




__________

NOTA:

(1)  Aquellos capaces de esta confianza, están en el camino de la fe del Siddiq que complació al Mensajero (saaws).  

Para quienes no abren su corazón con esta confianza, el proceso en cada caso puede ser distinto, y el riesgo está a su lado.  Buenas noticias para los creyentes de la fe firme y antigua, la fe incondicional, la fe de Sayyidina Abu Bakr.


miércoles, 21 de septiembre de 2011

Consejo contra las crisis económicas

En el Nombre de Dios,
el Misericordioso, el Compasivo





07 de agosto 2011 Lefke, Chipre 

(Mawlana Shaykh habla con un murid.) 



Mawlana Sheik Nazim: ¿Cuándo te vas, hoy día? 


Murid: Mañana por la mañana 


Mawlana Sheik Nazim: ¿A España? 


Murid: Para España y luego a Argentina 


Mawlana Sheik Nazim: ¿Argentina? Tú eres nuestro amigo (sonrisas y Mawlana le da palmaditas en la cabeza). Argentina. ¿Cómo están nuestros hermanos y hermanas de allí? 


Murid: Muy bien, muy bien, a usted le extrañamos mucho. El país está en crisis económica y pedimos un consejo de su parte. 

(Mawlana Sheik Nazim habla en inglés)

Los santos Compañeros (radiallahu ‘anhum ‘ajmain) del Sello de los Profetas santo (sallallahu ‘alayhi wa sallam) comían dos, tres o cinco dátiles al día y no se quejaban. 

Ahora la gente está desperdiciando su dinero, musrif (1), gastando sin un buen propósito.  Ésa es la causa y razón principal de la crisis económica: la gente es musrif, desperdician su dinero, y no guardan su dinero para lo que les es obligatorio para ellos de comer y vestir. 

En la época de la colonia británica (en Chipre) nos vestíamos y nuestra mami zurcía los pantalones en las rodillas y la espalda. Me puse mis zapatos, por dos años y un zapatero los parchó con cuero, así que los usé dos años más. Y para mis calcetines, mami los zurcía. Mi dinero semanal en el bolsillo a cada Jumu `ah era medio piastre, medio penique  (¡y yo estaba feliz)! 

Ahora la gente debe mantenerse (en un estilo de vida humilde).


Existe un hadiz del Profeta (saaws):


ما عال من اقتصد 
maa 'al man iqtasaad. 

Quien guarda lo que Allah (swt) le concedió, sin desperdiciarlo, nunca caerá en una crisis económica. 

Todas las naciones están desperdiciando (2). ¿Creen que el Señor de los Cielos no está mirando? 

(A continuación, habla en turco).

Ahora la gente, especialmente los musulmanes, siguen las costumbres occidentales en todo y, por lo tanto, se vuelven más y más pobres hasta que ya no les queda nada. 
¡Una barra de pan solía alimentar a diez personas!  Ahora ya no comen pan o comen un poco y tiran (el resto) a la basura. 


El Señor de los Cielos no está contento con tales siervos.  Estoy pidiendo el perdón del Señor de los Cielos, ya que no somos buenos siervos, no seguimos los caminos celestiales, Tariqat al-Jannah (el Camino al Paraíso). No están siguiendo el camino del Profeta (saaws), ¡sino el camino del shaytan! 

Por lo tanto, deben ser pacientes y deben [guardar, usar sin desperdicio] los favores de Allah el Todopoderoso; de lo contrario, si tocan (a la puerta de Allah) ¡nadie va a abrir! 

Gracias.


---------------------------------


NOTAS:
(   
         (1) De ‘Ishraf, desperdiciar.  Explicaba una vez Shaykh Abdul Kerim que el capitalismo es haram porque su fundamento es ‘Ishraf, el desperdicio.  En esa sola frase se compendia la interminable producción de nuevas necesidades, el consumismo, y la estructura de la economía basada en la perpetua ampliación de mercados, es decir, de necesidades artificiales.

     (2) Algunos indicadores:

“… una tercera parte de los alimentos que se compran en el Reino Unido termina en la basura.  Además, el 60% de toda la comida desechada está intacta, afirma la organización financiada por el gobierno” (Fuente: BBC.  El gran desperdicio de comida).

“Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), más de 50 por ciento de los alimentos producidos en el mundo se desperdician como resultado de la ineficiencia en la cadena de producción controlada por humanos, como es el caso de restaurantes y cocinas industriales” (Fuente: artículo de Teorema Ambiental, Revista Técnico Ambiental).