domingo, 27 de junio de 2010

Reconocimiento de Ahlus Sunnah a Maulana Shaykh Nazim



La siguiente información se presenta para dejar constancia, a los buscadores del Camino, de algunas de las gracias que Allah, glorificado sea, derrama en relación a uno de sus siervos fieles en esta época.

* * *

Maulana Shaykh Nazim es reconocido como shaykh y wali de Allah por los Habaib, los shaykhs de tasawwuf en Yemen (por ejemplo, al Habib 'Ali y al Habib Umar).

Por Shaykh Muhammad al Yaqubi, shadhilli ‘alim en Siria.

Por el ya fallecido Shaykh Muhammad Alawi al Maliki, que Allah esté complacido con él, en gran alim y faqih (erudito en ciencias islámicas) que vivió y enseñó en Medina, defendiendo el Islam tradicional frente a los ataques del régimen saudita).

Por Sayyid Yusuf al-Rifa'i (de la tariqa Rifai) en Kuwait; Shaykh 'Isa al-Himyari en Dubai; Sayyid 'Afif al-Din al-Jilani y Shaykh Bakr al- Samarra'i de Baghdad.

Por al-Sharif Mustafa ibn al-Sayyid Ibrahim al-Basir en Marruecos, de la tariqa shadhilli-darqawi (fallecido hace no mucho, que Allah esté complacido con él, quien reconoció a Maulana como Qutb y casó a una hija suya con el hijo de un wakil de Shaykh Nazim).

Por el que fuera el Gran Mufti de Siria, Shaykh Ahmad Kuftaro y sus amigos Shaykh Bashir al-Bani, Shaykh Rajab Dib, y Shaykh Ramazan Dib; los shaykhs y ‘ulama (eruditos islámicos) Kattani en Damasco.

Por el ya fallecido Shaykh 'Abd Allah Siraj al-Din de la tariqa Rifai, en Alepo, Siria (cuya extraordinariao texto sobre las características del Profeta Muhammad, la bendición y la paz de Dios sea con él, es un hito en la literatura disponible en Occidente al respecto), y por el sobrino de Shaykh ‘Abd Allah Siraj al-Din, Dr. Nur al-Din 'Itr.

Por el ya fallecido Mawlana al-Shaykh 'Abd al-Rahman al-Shaghuri, shadhilli darqawi; por su murid en tasawwuf el conocido Shaykh Nuh Ha Mim Keller.

Por Shaykh Samer al- Nass, ‘alim (erudito islámico) nacido en Damasco y que ha estudiado bajo los mayores ‘ulama tradicionales [no wahabis] de Siria y Arabia Saudita; por los shaykhs tijanis de África.

Por el conocido da’i (orador y alguien que se esfuerza en comunicar la invitación al Islam ) Hamza Yusuf.

Por Shaykh Yassir ash-shadhilli de Marruecos, actualmente en Estados Unidos (quien tomó bayat en la tarika naqshbandi haqqani y conoce de cerca a quienes conocieron al gran wali marroquí Shaykh Muhammad ibn al Habib -qs).

Por los estudiantes del fallecido shaykh Muhammad Ibrahim Siqqidui de la tariqa qadiri-razvi (quienes lo recibieron con gran alegría en la visita de Maulana a Sudáfrica).

Por Shaykh Talib Sha de Lahore, Pakistán (de silsilas naqshbandi mujaddidi, chisti, y qadiri, fundador de madrasas allí en Lahore y quien se encontró personalmente a Maulana Sheykh Nazim en 1998 y dijo: él es un shaykh como los shaykhs auténticos que se podrían encontrar ya solo 300 años atrás, tanto en sus enseñanzas, su doctrina y su estación espiritual, y dijo asimismo que Maulana era el shaykh de esta época).

Por el conocido 'alim de Pakistán Shaykh Tahir ul Qadri, líder de un movimiento islámico en decenas de países.

Por el ya fallecido wali Shaykh Khwaja Sufi Muslim Aslam y sus seguidores hoy en día, de tariqa naqshbandi mujaddidi aslami, con presencia tanto en Pakistán como en Inglaterra y otros países.

Por Shaykh Abd al Qader al Jili de Medina, el hijo mayor y khalipha-sucesir del gran wali sidi Muhammad Mahi al Bukhari (conocido como “Abuna Shaykh” o Shaykh al-Bukhari, nacido en Sudán y radicado después en Medina).

Y por muchos otros, shayklhs, ulemas, gentes de todo tipo y condición, como atestiguaron cada uno de los viajes de Maulana Shayh Nazim por todas las tierras islámicas y su recibimiento por creyentes sinceros en Oriente y Occidente a través de las tierras, o como han continuado atestiguando los viajes por todo el mundo de varios de sus khaliphas, recibidos con el mayor respeto y honor a Maulana Shaykh Nazim (aviajes, por ejemplo, a través de India, Indonesia, Malasia, África, etc).

Shaykh Abd al Hadi al Kharsa de Damasco, reconocido ‘alim, mufti y muhaddith (experto en la transmisión de los dichos del profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam), y que aprendiera tasawwuf del respetable wali y shaykh shadhilli 'Abd al-Rahman al-Shaghuri, en una visita al maqam en Damasco (la tumba) de Gran Shaykh Abdullah ad-Daghestani (qs) [el shaykh de Maulana Shaykh Nazim], en presencia de un murid de Maulana Shaykh Nazim, atestiguó frente a los presentes que GranShaykh Abdullah ad Daghestani (qs) fue Qutb en su época.

Cuando un murid de Maulana Shaykh Nazim visitó al wali de Allah (en sus 90 años en aquel entonces), al-Habib 'Ali ibn Ja'far ibn 'Abd Allah al-'Aydarus, de Johore, Malasia, observó que se parecía a Maulana en todos sus aspectos; el murid le pidió un du’a por los musulmanes y las tierras islámicas bajo agresión, y al Habib ‘Ali ibn Ja’far le respondió: “La Ummah está protegida y en buenas manos y en Shaykh Nazim tienes suficiente”.

martes, 22 de junio de 2010

Tres Historias de la Espiritualidad Islámica


TRES HISTORIAS DE SHAH BAHAUDDIN NAQSHBAND
Dijo el extraordinario wali de Allah, el siervo de Dios en el Camino de Sayyidina Muhammad (saaws), el Imam Shah Bahauddin Naqshband, que Dios esté complacido con él y nos beneficie de sus súplicas, acerca de una experiencia de su juventud, al principio mismo de su ingreso en el camino espiritual:

"Un día estaba sentado con un amigo en reclusión cuando los cielos se abrieron y tuve una gran visión y escuché una voz que decía, '¿Acaso no te basta con abandonar todo y venir a nuestra presencia solo?' Esta voz me redujo a un estado de temblor, obligándome a huir de esa casa. Corrí a un río y me arrojé en él. Lavé mi ropa y recé dos ciclos de oración (salat) de una manera que nunca había rezado antes, sintiendo que estaba rezando en la Divina Presencia.

Todo se abrió para mi corazón en un estado de remoción de los velos. El universo entero desapareció y no supe de otra cosa que no fuese rezar en Su Presencia.

En el principio de mi estado de atracción, se me había preguntado, '¿Por qué  vas a ingresar a este Camino?' Yo respondí: 'Para que cualquier cosa que yo diga y cualquier cosa que yo quiera ocurra.' Se me respondió: 'No será así. Cualquier cosa que nosotros digamos y cualquier cosa que nosotros queramos será así.' Yo dije: 'No puedo aceptar eso. Se me debe permitir decir y hacer lo que yo quiera, de lo contrario no quiero este Camino.' Luego recibí la respuesta: 'No, cualquier cosa que nosotros queremos que se diga, y cualquier cosa que nosotros queremos que se haga, es lo que se debe decir y hacer.' Una vez más dije: 'Lo que yo diga y lo que yo haga es lo que debe ser.'

Me dejaron sólo por 15 días hasta que me sobrevino una tremenda depresión. Finalmente escuché una voz que dijo: 'Oh Bahauddin, cualquier cosa que quieras, nosotros te la otorgamos.' Yo me alegré y dije: 'Quiero un Camino [tarika] que conduzca a cualquiera que lo atraviese directo a la Divina Presencia.' Experimenté una gran visión y escuché una voz que decía: 'Se te otorga lo que has pedido [es decir, una guía efectiva y poderosa en la tarika muhammadi, la tarika nakshibendi] (1).'"

En otras ocasiones, Shah Bahauddin Naqshband (qs) narró algunos acontecimientos extraordinarios que le ocurrieron.

Así por ejemplo, relata lo siguiente:

"Un día salí con Muhammad Zahid al desierto. Él era un discípulo veraz y teníamos un pico con el cual cavábamos. Mientras trabajábamos con el pico, discutíamos tan profundos estados de conocimiento que terminamos arrojando el pico a un costado e ingresamos en profundidad al tema de conocimiento espiritual. Profundizamos más y más hasta que la conversación nos condujo al tema de la naturaleza de la alabanza.

Él me preguntó: 'Oh mi shaykh, ¿hasta qué límite llega la alabanza?.' Yo dije: 'La alabanza llega a tal perfección que aquél que alaba tiene poder para decirle a alguien muere y esa persona morirá.' Al hablar yo estaba señalando, sin pensarlo, a Muhammad Zahid, y él inmediatamente cayó muerto. Estuvo en el estado de muerte desde el amanecer hasta el medio día. Hacía mucho calor. Yo estaba muy ansioso ya que su cuerpo comenzó a deteriorarse a causa del excesivo calor. Lo arrastré bajo la sombra de un árbol y me quedé contemplando el asunto.

Mientras contemplaba, una inspiración vino a mi corazón desde la Divina Presencia diciéndome que le dijera: 'Oh Muhammad, ¡vive!' Se lo dije tres veces. En respuesta a esto, su alma lentamente ingresó a su cuerpo y la vida lentamente volvió a él. Gradualmente volvió a su estado original. Fui a mi shaykh (maestro) y le conté lo que había ocurrido. Me dijo: 'Oh hijo mío, Dios te ha dado un secreto que no le ha dado a ningún otro.'"

Otro maestro sufi, Sheij Alauddin al-Attar, narró de Shah Bahauddin Naqshband (qs) lo siguiente:

"En una oportunidad el rey de Transoxiana, Sultan Abd Allah Kazgan, vino a Bukhara. Decidió ir de caza alrededor de Bukhara y mucha gente lo acompañó. Shah Bahauddin Naqshband estaba en una aldea cercana. Cuando la gente se fue de caza Shah Naqshband fue a la cúspide de una colina y permaneció allí sentado.

Mientras estaba allí sentado entró a su corazón el pensamiento de que Dios había dado un gran honor a los santos. A causa de ese honor, todos los reyes de este mundo deberían inclinarse ante ellos.

El pensamiento aún no se le había ido del corazón, cuando un caballero con una corona en la cabeza como la de un rey, se acercó a él y desmontó su caballo. Con gran humildad saludó a Shah Naqshband y permaneció en su presencia de la manera más amable. Se inclinó ante el shaykh pero el shaykh no lo miró. Lo mantuvo de pie durante una hora.

Finalmente Shah Naqshband lo miró y le dijo: '¿Qué haces aquí?' El dijo: 'Soy el rey Sultan Kazgan. Salí a cazar y olí un aroma hermoso, lo seguí hasta aquí y te encontré sentado en medio de una poderosa luz.' El hecho de haber pensado 'todos los reyes de este mundo deberían inclinarse ante los santos [awliyá]' se había vuelto realidad. Es así como Dios honra los pensamientos de Sus santos".


NOTA

(1)  Lo cual recuerda algunos ejemplos notables que se producen sólo en la gran intimidad de los íntimos de Dios para con Dios, glorificado sea, como la historia de Sayyidina Musa, Moisés, la paz sea con él, relatada al respecto por el Profeta Muhammad (saaws) el día de su Viaje al Señor (Laylatul Mir'aj).

A Shah Bahauddin (qs) le fue concedida una guía poderosa y efectiva para que el siervo de Dios que quiera transitar el Camino de Muhammad (saaws), proceda, bajo las lámparas del Noble Libro y el Ejemplo Profético Bendito, de la declaración de fe a la vida plenamente en conformidad a Dios, de la palabra a la realidad, del estado de rebeldía del espíritu al estado de aceptación pura, de la idea a la acción, de la falta de firmeza al estado de absoluta certeza, de la imperfección a la perfección, de la añoranza de Dios al encuentro con su Señor, glorificado sea.

domingo, 20 de junio de 2010

La Religión del Mercado


 
LA RELIGIÓN DEL MERCADO

Casi todos los dirigentes políticos, ya sean de la izquierda tradicional o de la derecha, ya sean del Sur o del Norte, confiesan una verdadera devoción por el mercado, y en particular por los mercados financieros. En realidad habría que decir que ellos han montado una verdadera religión del mercado. Cada día, en todas las casas del mundo que tienen televisión o internet, se celebra una misa dedicada al dios Mercado durante la difusión de la evolución de las cotizaciones de la Bolsa y de los mercados financieros. El dios Mercado envía sus señales a través del comentarista financiero de la televisión o de la prensa escrita. Esto sucede no sólo en los países más industrializados sino también en la mayor parte del planeta. En Shanghai o en Dakar, en Río de Janeiro o en Tombuctú, uno puede saber cuáles son «las señales enviadas por los mercados». En todas partes, los gobiernos han llevado a cabo privatizaciones y han creado la ilusión de que la población podría participar directamente de los ritos del mercado (mediante la compra de acciones) y que como contrapartida se beneficiaría si interpretaba correctamente las señales enviadas por el dios Mercado. En realidad, la pequeña proporción de población trabajadora que adquirió acciones no tiene el más mínimo peso sobre las tendencias del mercado.  

De aquí a algunos siglos, quizás se leerá en los libros de Historia que, a partir de los años ochenta del siglo xx, hizo furor cierto culto fetichista. La expansión así como el poder que llegó a tener dicho culto quizás se relacionará con los nombres de dos jefes de Estado: Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Se destacará que este culto se benefició desde sus inicios de la ayuda de los poderes públicos y de las potencias financieras privadas. En efecto, para que este culto encontrara cierto eco en las poblaciones, fue necesario que los medios de comunicación públicos o privados le rindieran pleitesía cotidianamente. 

Los dioses de esta religión son los Mercados Financieros, a los que se dedicaron templos llamados Bolsa, y en donde sólo son convidados los grandes sacerdotes y sus acólitos. Al pueblo de los creyentes se invita a entrar en comunión con los dioses Mercados mediante la pantalla de TV o del ordenador, el diario, la radio o la ventanilla del banco. Hasta en los rincones más recónditos del planeta, gracias a la radio o la televisión, centenares de millones de seres humanos, a quienes se niega el derecho de tener sus necesidades básicas satisfechas, son convidados a celebrar a los dioses Mercados. Aquí en el Norte, en la mayoría de diarios leídos por los asalariados, las amas de casa y los desocupados, existe una rúbrica del tipo «dónde colocar su dinero», a pesar de que una aplastante mayoría de lectores y lectoras no cuenta ni con una acción en la bolsa. Se paga a los periodistas para que ayuden a los creyentes a comprender las señales enviadas por los dioses. 

Para aumentar el poder de estos dioses sobre el espíritu de los creyentes, los comentaristas anuncian periódicamente que éstos han enviado señales a los gobiernos para indicarles su satisfacción o su descontento. El gobierno y el Parlamento griegos, habiendo comprendido finalmente el mensaje recibido, han adoptado un plan de austeridad de choque que hará pagar la crisis a los de abajo. Pero los dioses siguen descontentos con el comportamiento de España, Portugal, Irlanda e Italia. Sus gobiernos también deberán llevar como ofrendas importantes medidas antisociales para calmarlos. 

Los lugares donde los dioses abruman con la manifestación de sus humores están en Nueva York, en Wall Street, en la City de Londres, en las Bolsas de París, de Frankfurt y de Tokio. Para medir su satisfacción, se inventaron instrumentos que llevan el nombre de Dow Jones en Nueva York, Nikei en Tokio, el CAC40 en Francia, el Footsie en Londres, el Dax en Francfort, el IBEX en España. Para asegurarse la benevolencia de los dioses, los gobiernos sacrifican los sistemas de seguridad social en el altar de la Bolsa , y además privatizan. 

Valdría la pena preguntarse por qué a estos operadores se les ha otorgado esta dimensión religiosa. Ellos no son ni desconocidos ni meros espíritus. Tienen nombre y domicilio: son los principales dirigentes de las 200 multinacionales más grandes que dominan la economía mundial con la ayuda del G7 y de instituciones tales como el FMI —que volvió al centro del escenario gracias a la crisis después de haber pasado un tiempo en el purgatorio—. También actúan el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio, aunque ésta no esté en su mejor momento, nadie sabe si de nuevo puede ser la elegida de los dioses. Los gobiernos no son una excepción: desde la era de Reagan y Thatcher abandonaron los medios de control con que contaban sobre los mercados financieros. Dominados por los inversores institucionales (grandes bancos, fondos de pensiones, compañías de seguros, hedge funds...) los gobiernos les donaron o prestaron billones de dólares para que puedan cabalgar de nuevo, después del desastre de 2007-2008. El Banco Central Europeo, la Reserva Federal estadounidense, el Banco de Inglaterra prestan diariamente, con un tipo de interés inferior a la inflación, enormes capitales que los inversores institucionales se apresuran a utilizar en forma especulativa contra el euro, contra las tesorerías de los Estados, etc. 

Actualmente, el dinero puede atravesar fronteras sin ninguna imposición fiscal. Cada día circulan en el mundo 3 billones de dólares saltándose las fronteras. Sólo menos del 2 % de esta suma se utiliza directamente en el comercio mundial o en inversiones productivas. Más del 98 % restante se dedica a operaciones especulativas, en especial sobre las monedas, los títulos de la deuda o las materias primas. 

Debemos terminar con la trivialización de esta lógica de muerte. Se necesita crear una nueva disciplina financiera, expropiar a este sector y ponerlo bajo el control social, gravar con fuertes impuestos a los inversores institucionales que primero provocaron la crisis y después se aprovecharon de ella, auditar y anular las deudas públicas ilegítimas, instaurar una reforma fiscal redistributiva, reducir radicalmente el tiempo de trabajo con el fin de poder contratar masivamente, pero sin disminuir los salarios, etc. En dos palabras, comenzar a poner en marcha un programa anticapitalista.


Traducido por Griselda Pineiro y Raul Quiroz.
Eric Toussaint es presidente del CADTM Bélgica (Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, www.cadtm.org ),  es doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Lieja (Bélgica) y de la Universidad de Paris VIII (Francia). Es autor de Banco del Sur y Nueva Crisis internacional (editorial Viejo Topo, Barcelona, Enero 2008; editorial Abya-Yala, Quito, Junio 2008;  Observatorio DESC, La Paz, Octubre 2008), autor de Banco mundial, el golpe de estado permanente (El Viejo Topo, Barcelona, Enero 2007; Editorial Abya-Yala, Quito, Julio 2007; CIM, Caracas, Agosto 2007; Observatorio DESC, La Paz, Noviembre 2007); autor de La Bolsa o la Vida (CLACSO, Buenos Aires, 2004; Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2004; editorial Abya-Yala, Quito, 2002); Coautor con Damien Millet de 60 Preguntas/60 respuestas sobre la Deuda , el FMI y el Banco Mundial, Icaria/Intermón Oxfam, Barcelona, 2010.


Tomado de:

Global Research, May 10, 2010


jueves, 17 de junio de 2010

LA NOCHE SAGRADA DE RAGHAIB


LAYLATUL RAGHAIB


Muchos reportes tradicionales resaltan con gran énfasis el mérito especial de ayunar en el primer jueves de Rajab, y de realizar la oración ritual durante la primera noche del viernes de ese mes.

El siguiente reporte ha llegado a nosotros a través del Sheikh Imán Abu'l-Barakat Hibatu ibn al-Mubarak as-Saqati (ra), quien cita una fuerte tradición en apoya de su autenticidad: El Mensajero de Allah (saws) una vez dijo:

Rajab es el mes de Allah, Sha’ban es mi mes, y Ramadan es el mes de mi Comunidad.

Alguien le preguntó entonces: “O Mensajero de Allah", ¿qué quiere decir exactamente, cuándo usted dice que Rajab es el mes de Allah?" Entonces lo explicó (saws):

"Yo lo llamo el mes de Allah porque está específicamente asociado con el perdón, porque se detiene todo derramamiento de sangre, porque en él Allah rescata a Sus Profetas, porque en él, Él rescata a Sus santos de las manos de sus enemigos, y porque cualquiera que ayuna durante este mes queda señalada para recibir tres cosas de Allah. La primera y segunda de éstas es el perdón por todos los pecados que él ha comprometido previamente, y la virtud impenetrable para el resto de su vida. En cuanto a la tercera, el no sufrirá la sed la sed en el Día de la más Grande Revisión".

A estas alturas un viejo y débil hombre se puso de pie y dijo:

“O Mensajero de Allah", soy físicamente incapaz de ayunar durante todo el mes", entonces el Mensajero de Allah (saws) le respondió:

"Ayuna durante el primer día del mes, durante el día que entra en el medio de él, y también durante el último día del mes, ya que entonces usted recibirá la misma recompensa de alguien que ha ayunado el mes entero, desde que una buena acción es igual a diez en valor del mismo tipo”.

"Es muy importante, sin embargo, que ninguno de ustedes descuide el Primer Viernes de Rajab [que, conforme al cómputo islámico, empieza al atardecer del jueves], ya que ésa es la noche [la noche del jueves] que los ángeles llaman la Noche de Conceder los Deseos. Esto es porque, cuando el primer tercio de la noche ha pasado, no habrá ni un solo ángel en los cielos, ni en cualquier región de la tierra. Ellos estarán todos reunidos en la Kaa'ba y en el área que la rodea inmediatamente. Allah se dignará a notar que ellos se han congregado allí, y Él dirá: "Mis ángeles, Pídanme cualquier cosa que ustedes deseen"! Su contestación a esto será: "Nuestro Señor, los que nosotros deseamos es que Usted conceda el perdón a aquellos que fielmente guardan el ayuno en Rajab", después de lo cual Allah les dirá: “¡Ya lo He hecho!”

Autor: Hazreti Abdul Qadi al Jilani (ks)